Inicio > Psicología > ¿Te Preocupas o Te Ocupas?

¿Te Preocupas o Te Ocupas?

www.optimacoaching.es

Según lo escrito por Robin Sharma, una persona suele tener alrededor de 60000 pensamientos diarios.

Lo increíble es que el 90% de ellos de promedio suele ser igual que  los del día anterior.

Lo cual sorprende por la poca capacidad del ser humano de innovar y la gran facilidad con la que se ancla al pasado.

En todo caso es comprensible ya que al día de hoy somos principalmente el fruto de nuestro pasado más que la antesala de nuestro futuro.

Lo que sí me llama la atención es que la gran mayoría de esos pensamientos que se repiten suelen tener una configuración muy similar: se trata de fantasías, especulaciones y recuerdos sobre hechos ocurridos o susceptibles de ocurrir.

En todo caso se trata de fantasías ya que está comprobado científicamente que tanto cuando recordamos, como cuando imaginamos, utilizamos la misma área del cerebro: la parte frontal.

Esto nos dice que tanto las expectativas y preocupaciones sobre el futuro como los recuerdos del pasado son en fin de cuentas fantasías por no estar (ninguno de ellos) ubicados en la inmediatez del aquí y ahora.

Las expectativas y preocupaciones son fantasías por ser simplemente algo que no necesariamente ocurrirá.

Los recuerdos son fantasías por ser algo que ya no está aquí y no puede ser reproducido de la misma manera ni en el presente ni en el futuro.

Un dicho chino cuenta que no podemos bañarnos en el mismo río dos veces, porque ni nosotros seremos los mismos, ni por el río correrá la misma agua.

Lo cual hace que me pregunte ¿Está bien aprovechado nuestro potencial mental si el 90% de nuestros pensamientos son iguales a los del día anterior?

Los días cambian: cada día puede representar una  nueva oportunidad para nosotros de cambiar nuestras vidas, y simplemente lo dedicamos a hacer y pensar lo mismo que el día anterior.

¿Está bien aprovechado nuestro potencial mental si los pensamientos que repetimos día tras días tienen que ver con asuntos que ya ocurrieron o que podrían ocurrir y que en todo caso no están aquí?

¿Está bien aprovechado nuestro potencial mental si el 90% de nuestros pensamientos tratan de asuntos que no podemos controlar porque ya no están aquí o porque no necesariamente lo estarán en un futuro?

¿Es positivo y útil pre-ocuparse?

Sí, porque preocuparse es una palabra formada por dos palabras: “pre” y “ocuparse”.

Pre-ocuparse viene a decir hacer esa cosa indefinida que está antes de ocuparse: lo cual no es ocuparse de algo sino hacer otra cosa, llamémosla “X”.

Cuando nos preocupamos nuestra atención no está en la ocupación del presente, sino en un limbo indefinido que no se sabe lo que es.

Puede que cuando nos preocupemos nuestra atención esté en lo que deseemos o en lo que queramos evitar, pero no en lo que precisamos hacer para ello.

Otro dicho chino cuenta que si tenemos nuestros ojos fijados en el destino que queremos alcanzar, no nos quedarán ojos para el camino que tenemos que recorrer.

Todo ello puede llevar a la conclusión de que quizás ocuparse sea más productivo de pre-ocuparse.

Decía John Lennon: “La vida es lo que pasa mientras tú estás haciendo otros planes”.

¿Dónde quieres estar? ¿En la vida o en esos planes?

La mejor manera de vencer las preocupaciones sobre futuro, los pesares, la melancolía, o los rencores del pasado es quizás volvernos a centrar en el aquí y ahora.

Esto no tiene nada que ver con no querer mirar a los problemas o no afrontarlos: todo lo contrario.

Estar en el presente trata precisamente de no caer en el error de la “huida hacia delante” para no ver el presente como en impedir la parálisis por el miedo en un futuro incierto.

Estar en el presente permite no “refugiarse en un pasado supuestamente mejor”,  así como tampoco dejarse intoxicar por en los pesares, las culpas, y los rencores que éste pueda traer.

Centrarnos en el presente, prestarle toda atención y ser conscientes  de lo que estamos viviendo nos ayuda por un lado a vivir más intensamente y, por otro a evitar mal gastar nuestro tiempo mental en pensamientos que solo nos traen mal sabor, ansiedad o inquietudes sobre hechos no consumidos, probables pero no seguros, posibles, eventuales o incluso que ya pasaron.

La atención consciente se basa en dedicar el tiempo a la tarea actual e inmediata: esto nos hace más productivos, innovadores y felices.

Estar en el presente no prescinde de tener metas o aprovechar la experiencia. Estar en el presente no quita el mirar de vez en cuando hacia el futuro para establecer objetivos y el buscar en el pasado recursos útiles para afrontar mejor los retos.

El problema surge cuando nos dejamos llevar por esas visiones hacia adelante o esas pesquisas en el pasado hasta perder de vista la inmediatez de la tarea.

Y en ese dejarnos llevar acabamos como un barco sin timón, ni capitán, ni rumbo: no hay puertos que esperan a barcos  que no saben a dónde se dirigen.

¿Cómo podemos conseguir eliminar nuestras preocupaciones?

Una técnica muy simple es la visualización: una vez oí la frase “Tengo preocupaciones como granos en la cara”.

Siguiendo esa similitud muy kinestésica es posible representar a las       preocupaciones como granos en la cara y atribuir a cada preocupación un grano.

¿Te gusta tu cara con tantos granos? Pues así está tu alma cuando la cargas de preocupaciones.

¿Qué harías si tuvieras tantos granos en la cara? Pues hazlo con tu alma.

¿Emprenderías una lucha contra los granos comprando pastosas cremas  y lavándote con olorosos jabones especiales? ¿Dedicarías gran parte de tu tiempo mirándote al espejo para ver si se pasan los granos con esas cremas? ¿Evitarías salir para que te vieran ciertas personas en ciertos lugares? ¿Evitarías conversar cara a cara con aquella persona que te gusta y a la que quieres gustarle?

¿O simplemente los dejarías pasar para que se fuesen tal y como vinieron?

Lo mismo puedes hacer con las preocupaciones: decidir si dedicarles tiempo, o dejar que sea el mismo tiempo que haga su curso con ellas mientras tú te ocupas de otras cosas.

¿Y ahora qué?

¿Cuántos granos tienes en la cara de tu alma?

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: