Archivo

Archive for 24 junio 2012

Normas de Comunicación Positiva: ¿Cual es la más Importante para ti?

www.optimacoaching.es   

Investigando en las Reglas de Comunicación que permiten mejorar o garantizar una buena convivencia en un Equipo de Trabajo, en una Empresa, como en una Pareja o una Familia, detallaré a continuación los que más me han parecido importantes.

Independientemente de la lista a continuación, ruego al amable lector/a que participe en el debate:

a)      Indicando las 3 normas que le parecen más importantes;

b)      Añadiendo otras posibles que se le ocurran.

La lista de normas contiene las siguientes intenciones:

  1. Comunicarse en primera persona plural antes que en primera persona singular
  2. Proponer antes que imponer decisiones
  3. Proponer soluciones antes que criticar o quejarse
  4. Asumir la propia responsabilidad ante un problema antes que culpar o criticar al otro
  5. Proponer alternativas antes que manifestar una disconformidad o negación
  6. Dialogar antes que discutir desacuerdos
  7. Preguntar antes que afirmar ideas
  8. Confiar antes que sospechar de las intenciones del otro (buscar la intención positiva del otro antes que sospechar sobre su intención negativa)
  9. Comprender antes que corregir (buscar la comprensión de las razones  ajenas antes que los fallos para corregir)
  10. Buscar soluciones antes que razones
  11. Aceptar antes que rechazar propuestas
  12. Preguntar antes que interpretar en caso de dudas
  13. Escuchar antes que juzgar al otro
  14. Explicar y argumentar antes que decidir
  15. Compartir antes que repartir responsabilidades
  16. Asumir antes que evitar tomar decisiones
  17. Opinar antes que juzgar
  18. Contrastar antes que suponer ideas
  19. Asumir antes que justificar errores y responsabilidades
  20. Sugerir antes que pedir cambios al otro

25 Pasos para Ayudar a una Persona a Encontrar Empleo

www.optimacoaching.es

(Derivado de Post Anterior)

¿Por qué a veces no conseguimos encontrar trabajo pese a proponérnoslo?

Es posible que nos quedemos en la expresión del simple deseo de encontrar trabajo, pero no en lo que se nos requiere hacer para conseguirlo: partiendo del deseo  “Quiero encontrar trabajo”,  se puede definir el objetivo con las siguientes 25 preguntas:

  1. En qué lugar geográfico te gustaría encontrarlo?
  2. En qué sector?
  3. En qué entorno laboral (Empresa, Equipo, Lugar Físico) te gustaría trabajar?
  4. En qué horario del día te gustaría trabajar?
  5. Qué te gustaría hacer en el trabajo?
  6. Con quienes te gustaría trabajar?
  7. Para quienes te gustaría hacer tu trabajo?
  8. Qué conocimientos y habilidades/ recursos crees que va a necesitar ese trabajo?
  9. Crees tener esos conocimientos y habilidades/ recursos?
  10. Cómo podrías adquirirlos?
  11. Qué te gustaría expresar a través de ese trabajo?
  12. Qué intereses, o necesidades tuyas te gustaría que el trabajo pudiese satisfacer?
  13. Qué te gustaría conseguir con ese trabajo?
  14. Que te gustaría que te aportase ese trabajo?
  15. Que te gustaría aportar a ese trabajo?
  16. Qué tipo de puesto de trabajo crees que puede cumplir con todo lo que acabas de responder?
  17. Qué tipo de empresa?
  18. Qué sector profesional?
  19. Qué has hecho hasta el momento para conseguirlo?
  20. Qué ha funcionado/ Qué no ha funcionado?
  21. Qué no has hecho?
  22. Qué crees que podrías hacer todavía?
  23. Para cuando lo podrías hacer?

Tras estas preguntas, una persona acaba de tener más claro cual es su plan de acción para el objetivo porque ha acotado el objetivo, lo tiene contextualizado: y el contexto es lo que hace que el objetivo tenga un significado para la persona.

Además, este programa de preguntas acaba con comprometer a la persona con el objetivo centrándola en lo que tiene que hacer para conseguirlo antes que en esperar pasivamente conseguir algo que al inicio de las preguntas era un simple deseo.

La persona así acaba de centrarse en lo que depende de ella para superar el problema y conseguir el objetivo, en lo que puede controlar, antes que lo que no puede hacer: cuando tenemos claro lo que podemos controlar, lo que depende de nosotros, y un plan de acción para realzarlo, es cuando nos resulta más fácil hacerlo.

Está claro que luego ocurrirán cosas que no dependan de nuestra voluntad y posibilidades (como la crisis, los bancos, el gobierno, la reforma laboral, el sector, etc.), pero la clave está en no perder el marco de referencia que es seguir haciendo lo que está en nuestras manos para conseguir lo que nos proponemos, y volver a redefinir nuestro plan de acción cada vez que percibimos que el haciendo las cosas de una manera, no obtenemos los resultados objetivados.

Categorías:Sin categoría Etiquetas: , , ,