Inicio > Coaching > ¿Qué Es Lo Que Te Mueve Hacia Lo Desconocido? ¿Y Qué Es Lo Que Te Frena Ante Los Cambios?

¿Qué Es Lo Que Te Mueve Hacia Lo Desconocido? ¿Y Qué Es Lo Que Te Frena Ante Los Cambios?

Que te mueve hacia los desconocido y que te frena hacia los cambios

 

Curioso, muy curioso.

Las personas por un lado afrontamos lo desconocido con ilusión, pero somos a la vez capaces de frenarnos ante los cambios.

Lo que parece una incoherencia en principio, esconde mecanismos psicológicos muy marcados y claramente adaptativos.

Primero, no es que haya personas que les gusten los cambios y otras que no, sino que hay personas que gestionan de distinta manera el cambio.

En general todos tendemos a producir cambio cuando ciertas situaciones sobrepasan el umbral de aburrimiento. Pero el umbral de aburrimiento cambia de persona en persona. Por eso hay personas que buscan los cambios con más frecuencia que otras.

Pero en general, incluso a “los culos de mal asiento” pueden en ocasiones sentarles mal los cambios.

La razón es que a nadie le gusta un cambio que no haya podido elegir o cuyos términos, tiempos, modalidades y condiciones no puede controlar o decidir.

Por eso, la principal razón que nos lleva a afrontar cambios y movernos hacia lo desconocido con mayor o menor ilusión, no reside en el cambio en sí o en sus condiciones coyunturales y materiales, sino en la percepción de control que una persona pueda tener de ese cambio.

A mayor percepción de control, más ilusión. A menor percepción corresponderá menos ilusión o incluso frustración.

Pero el cambio no tiene que ver solo con el destino hacia el que una persona de dirige, sino, también con el presente que tiene que abandonar.

Cuando una situación presente no supone estimulo alguno, o incluso es motivo de frustración, el cambio, y por tanto el abandono de la condición presente, será mucho más dinámico y voluntario por parte de la persona.

El problema pero surge cuando esa misma situación, incluso en la mediocridad que pueda suponer para la persona, satisface por otro lado aquellas necesidades básicas que permiten a la persona vivir con cierta tranquilidad y comodidad.

Ahí es cuando la persona, asentada en su propia “zona de confort”, percibe por un lado la ilusión y el deseo de cambiar pero, por el otro, el miedo a tener que abandonar una situación con la que en cierta medida se conforma.

Es en esos momentos que la persona se debate entre dar el paso o quedarse quieta.

Estos bloqueos pueden superarse en unos casos identificando las creencias limitantes que impiden a la persona actuar y,  en otros casos identificando aquellas expectativas también limitantes que pueden envolver a la persona en un espejismo ilusorio que le hace ver lo que persigue como un éxito seguro y le impide contemplar otras posibilidades alternativas más eficaces.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: