Inicio > Psicología > “CIENTÍFICO NO ES SINÓNIMO DE MEJOR, NI DE MÁS EFICAZ”

“CIENTÍFICO NO ES SINÓNIMO DE MEJOR, NI DE MÁS EFICAZ”

 

Creer que algo que es “científico” sea mejor es una de las mayores falacias que puede cometer un investigador.

Es la evidencia de que, reducido a los mínimos niveles, también la ciencia se basa en creencias.

 

Extracto del Libro “Camino al Cambio” de Roberto Crobu (Capítulo 29):

 

29 CHAMANParece que nos tranquiliza mucho ser conscientes de la explicación de los problemas, pero la explicación no es la solución: para obtener una solución hay que ir más allá de las explicaciones y actuar activamente, con voluntad, determinación y creencia en lo que hacemos.

Todo esto tiene que ver con la excesiva autoridad que hemos conferido a la «ciencia» como poseedora de la verdad más respetable antes que a las creencias, es decir, a pensamientos acerca de cosas, basados en nuestra confianza, antes que a la razón.

A fin de cuentas, nuestras decisiones se basan en creencias y no en ciencias. No existe nada hoy en día que pueda considerarse cierto y seguro, a menos que no lo veamos con los ojos de las creencias y de la fe: incluso una supuesta ciencia «exacta» como la física, llegada a los niveles de sofisticación de la física cuántica, deja de manejar el concepto de seguridad para hablar de probabilidad. Así lo expone el principio de indeterminación de Heisenberg: a un determinado nivel de observación no es posible ubicar con exactitud la posición en el espacio de una partícula elemental, ya que el mero hecho de observarla modifica su desplazamiento, y solo por aproximación probabilística podemos hallar su posición en el espacio. De este modo, no podemos predecir con seguridad que mañana lloverá o hará buen tiempo, tan solo podemos aproximarnos mediante la probabilidad, y por tanto con un margen de error.

También las evidentes limitaciones de otras ciencias como la medicina y la farmacia están progresivamente abandonando el concepto falaz de «seguridad» entre causas y consecuencias de los tratamientos que promueven. Ante la misma enfermedad, no es seguro que un tratamiento o fármaco pueda conseguir curarnos a todos de la misma manera, en el mismo grado y en el mismo plazo de tiempo. No todos los tratamientos antiedad que venden las casas de cosmética nos producen el mismo porcentaje de «rejuvenecimiento» con seguridad. Tampoco se conoce la forma de curar o evitar el cáncer al cien por cien y simplemente se ha aceptado la quimioterapia como la «terapia convencional», bajo una decisión que tiene que ver más con la política que con la práctica.

El sistema de conocimiento científico de la era positivista al que hemos otorgado la «autoridad» moral de poseer la «razón» y la «verdad» durante el siglo xx está mostrando en este nuevo siglo xxi todas sus limitaciones: ya no basta con argumentar que una idea, una teoría, un método, un tratamiento o un producto está testado científicamente para afirmar que necesariamente sea mejor o más eficaz, menos invasivo o que provoque menos efectos colaterales que los que no fueron testados. Ya no basta ni nos sirve la etiqueta de «científico» para garantizar que un método, una idea, una teoría o un producto sea «mejor» que otro.

Lo que nos dice el hecho de que algo esté probado científicamente no es que funcione más o menos que otros métodos no científicos, no convencionales o simplemente «alternativos», sino el hecho de que mediante un procedimiento científico se puede describir y explicar de manera lógica y racional la «magia» de sus efectos, es decir, cómo actúa, cómo funciona y por qué surte los efectos que produce. Nada más. Hoy en día, «científico» significa solo esto.

He aquí otro concepto digno de ser aclarado, y es el término despreciativo con el que se tildan en ocasiones respetabilísimas metodologías como «alternativas». Ante eso es conveniente preguntarse: ¿alternativas con respecto a qué? ¿A lo establecido? ¿Establecido por quién? ¿Bajo qué intereses? ¿Es lo mismo decir «convencional» y «alternativo» que «correcto» e «incorrecto»? ¿No estaremos cometiendo una falacia al pensar que, tal vez, algo que consideramos convencional o comúnmente aceptado tenga que ser necesariamente mejor o más conveniente que lo que tildamos como «alternativo»?

Podemos creer que una idea, una teoría o un «razonamiento» tenga mayor respeto y «validez» que otros simplemente por demostrarnos, mediante explicación lógica y relaciones de causa-efecto, el porqué de su funcionamiento. Pero, a fin de cuentas, esto no será otra cosa que una mera creencia: una creencia no diferente de la creencia de que otro método (de esos que se llaman «alternativos») del que no se sabe ni cómo ni por qué funciona, sea capaz de aportar soluciones efectivas; una creencia basada en la creencia de que si se puede explicar lógicamente el funcionamiento de algo, entonces ese algo tiene mayor valor y es más digno de respeto; una creencia basada en que solo tiene respeto y valor lo que se pueda explicar racionalmente. A fin de cuentas, creencias; creencias personales y, como tales, actos de fe en los que la «verdad» está más cerca de lo que creemos nosotros antes que de lo que creen los demás.

 

Anuncios
  1. Javier Martinez
    31/10/2013 en 7:32

    Tanto el título como el contenido me parece de lo más “peligroso”.

    Entiendo que “mejor” es un concepto relativo. ¿Mejor que …?. Lo que si podemos afirmar es que “científico” es más fiable que lo esotérico, la intuición individual o las creencias de un chamán. Por si fuera poco cuando se crítica el concepto “científico” se suele hacer frente a brujería camuflada de ciencia que precisamente simula utilizar su verdadero método para validar eficacias que no puede demostrar.

    Que algunos crean que científico es sinónimo de precisión y certeza absoluta no deslegitima el concepto y el método científico. La determinación probabilística del principio de heisenberg es tremendamente científica: determina una posición o velocidad con mucha mayor precisión de lo que sería posible sin Científico tan poco es sinónimo de definitivo.

    Actualmente hay mucha gente buscando conectar las teorías que tan bien explican el mundo macro con aquellas que explican el funcionamiento de las partículas más pequeñas. Quizá algún día –y a lo mejor lo vemos- esa “nueva” teoría científica pueda eliminar incluso esa incertidumbre de heissenberg. Cuando hablas de medicina….

    Si de lo que hablas es de una mala aplicación del método científico o de que sería necesario utilizar muestras más numerosas…de acuerdo, pero eso no invalida ni hace malo el método científico.

    Cuando hablas de cómo se desprecia algunas alternativas. ¿Te refieres a la homeopatía?. Ella misma se deslegitima con un total ausencia de pruebas más allá del conocido –y recogido- efecto placebo.

    Estas alternativas ofrecen soluciones similares a las de la brujería como la “luz de Saturno”, o el “Canto de Delfín”. Los supuestos gurús de esta técnica se desprecian así mismo con cosas como estas:

    http://www.ediciones-narayana.es/spektrum-homoeopathie/forcing-physicality-a-case-of-light-of-saturn?fromOverview=%2Faktuelles.php%2Fpage%2F4&SN4b164cb605d98=jc7j073lgtb7pf2bmla937r9e4&t=1382818736&books_lang=es

    Por otra parte, cuando la homeopatía parece más sería de cara a la mayoría es cuando simula utilizar precisamente… el método científico. Un poco paradójico sí que resulta.
    También llama la atención cómo se criminaliza la industria médica científica (farmacia) mientras parecen estupendas y geniales las tiendas web, las consultas, las clínicas y los libros que mueve la homeopatía.

    En fin, con todos mis respetos,… tu artículo no tiene por donde cogerse.

    • 31/10/2013 en 9:49

      Gracias Javier por comentar. En efecto no estoy en contra del método científico. Sí lo estoy respecto de esas falacias que con gran facilidad se cometen de pensar que sea poseedor de verdades absolutas y que al final la acercan más a una “religión” y a todo lo que trata de demonizar por el otro lado: es curioso como cayendo hacia un extremo, al final uno se acerca más al otro extremo opuesto…. Creo que lo peligroso es más bien caer en esto…
      Caer en los extremos tanto hacia el de la ciencia como hacia el del procedimiento intuitivo y holístico basado en la eficacia inmediata o en la no invasividad, no lo considero vantajoso en ninguno de los dos casos. Simplemente desmitifico el poder que se esta tratando de atribuir a la ciencia (sobretodo la ciencia social basada en la demografía, epidemiología y estudios de masas), para volver al centro de la cuestión.
      Si he dado la impresión de caer en el otro extremo, desde luego es cosa que no descarto como algo puntual, pero con la que tampoco me caso o apoyo.
      Lejos de generalizaciones sobre aspecto muy concretos como la homeopatía etc… ahí no entro. Sí me consta que hay quien trata de investigar sobre ello, pero como en todo hay intereses, muchas instituciones gobernadas por otras lobbies, cierran la puerta a esta posibilidad. No es de extrañar si un día los mismsos que fabrican hoy medicamentos halopaticos, sean un día los que fabriquen los homeopáticos. Creo que los seres humanos podríamos prescindir de muchos de esos productos de ambos lados si ólo nos centrásemos en cambiar pautas de pensamiento y hábitos, pero esto es otro discurso. Creo que cuando se tocan estos temas, no es cuestión de ciencia, sino de industria y comercio ya que puestos a investigar, tarde o temprano se descubrirían cosas por ambos lados. Lo veo más parecido al tema del famoso coche que no contamina y que va con agua que no interesa a ninguna lobbie (de momento) que se acabe vendiendo y por eso no se investiga. Pero repito no deseo entrar en eso porque nos desvía del núcleo de la cuestión que está basado en creencias limitantes que surgen del apoyar una tesis científica como algo definitivo, verdadero y absoluto.
      Estoy muy de acuerdo con cuando dices:
      “Que algunos crean que científico es sinónimo de precisión y certeza absoluta no deslegitima el concepto y el método científico. La determinación probabilística del principio de heisenberg es tremendamente científica: determina una posición o velocidad con mucha mayor precisión de lo que sería posible sin Científico tan poco es sinónimo de definitivo”.
      Muchas gracias de verdad por fomentar la reflexión y aportar tus ideas. Un saludo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: