Archivo

Archive for 28 noviembre 2013

Roberto Crobu Presenta Su Libro “Camino Al Cambio”

El pasado 19 de Noviembre se publicó on line el nuevo libro de Roberto Crobu, titulado “Camino al Cambio” en el portal del editor donde se puede descargar un capítulo gratuitamente siguiendo el enlace a continuación:

Descargar Capítulo Gratis en:

http://www.bubok.es/libros/229231/Camino-al-cambio

Camino al Cambio - Roberto Crobu - Portada Miniatura MiniaturaEl libro estará a la venta de manera exclusiva y promocional en ese mismo enlace hasta el día 3 de Dicembre, cuando se hará posible encontrarlo en las librerías con el siguiente ISBN: 13:978-84-686-4239-0

El mismo día 3/12 Roberto Crobu presentará oficialmente el libro en la tienda Fnac de Murcia (C.C. Nueva Condomina) en un acto multitudinario, acompañado de personajes del mundo de la empresa y economía murciana, con el siguiente Programa:

19:00 – Introducción: Presenta Paco Viudes (Experto en Social Media y Autor del libro ROIemotions).

19:05 – Presentación del libro con charla sobre Motivación y Procesos de Cambio a cargo de Roberto Crobu,

19:40 – Coloquio con mesa de invitados: Encarna Guirao (Dra. RRHH de Hero), Javier Navarro (Pdte. de Adimur), Jose Miguel Ortiz (Tesorero y Vocal de AJE), Manoli Marín (Pdta. de OMEP), Manuel García (Dr. de RRHH de El Pozo), Miguel Moreno (Dr. de RRHH de Verdimed y Pdte. de Dirección Humana).

20:20 – Preguntas al autor.

20:30 – Sorteo de Ejemplar Gratuito del libro entre los inscritos.

Colaboran en Evento:

Presentación LibroPresentación LibroPresentación LibroPresentación Libro

La asistencia es gratuita siendo necesario confirmar haciendo click a continuación y rellenando el formulario:

<a href=”https://www.ticketea.com/caminoalcambio&#8221; title=”Registrarse para el evento”>
<img src=”https://d24ger8p6rl9gx.cloudfront.net/static/images/buttons/registeronline.20a34f3b9c08.png&#8221; alt=”Registrarse para el evento” />
</a>

Camino al Cambio es una obra en la que se funden enfoques y técnicas de Motivación, Coaching, Recursos Humanos, Liderazgo y Desarrollo Personal orientado a la Consecución de Objetivos y Gestión del Cambio, hábilmente reflejadas, en un cuento sencillo pero profundo, que esconde las claves de la felicidad en el trabajo.

“Un día Ángel encuentra a Miguel, el que fue su antiguo Jefe y del que ahora ocupa el puesto. La visión de Ángel sobre su trabajo cambiará al escuchar el cuento que Miguel le confía: un cuento en el que el protagonista, trabajando para un simple objetivo, descubre que es la felicidad…”

Roberto Crobu, psicólogo, coach, conferenciante, y propietario de la firma http://www.optimacoaching.es/ . Es miembro de Dirección Humana, de Aje, colaborador de Adimur y Omep, y de distintos medios de comunicación como rtve, La Ser, orm, y La 7RM.

Presentará en Murcia su primer libro escrito “como herramienta de apoyo para acercar encuadres de Coaching a la gestión de Líderes y Mandos, y para ayudar a las personas que trabajan en empresas o por su cuenta, a encontrar la realización en el trabajo mediante un mayor acercamiento a sus propósitos vitales”.

Categorías:Eventos Etiquetas: , , , ,

Así Como Respiras, Así Es Tu Vida…

Abrazar el arbol

Esta es una nueva conclusión a la que he llegado tras practicar 45′ de Zhan Zhuang en la postura nº21 la Postura del Palo, también llamada en Qi Gong postura de abrazar el árbol.En la postura de abrazar el árbol se pasa por distintos estados emocionales debido a la exigencia de la postura: fortaleza, aburrimiento, miedo, tensión, impaciencia, alegría, etc.. Curiosamente pero no casualmente, la alegría suele llegar al final, tras atravesar todas las demás. Y con estas emociones, practicando la atención plena desde la intención del mindfulness, se puede tomar consciencia de como va cambiando el patrón de respiración.

El Zhang Zhuan (hoy Qi Gong) es disciplina perteneciente a la medicina tradicional china que ofrece al amplio mundo del mindfulness una serie de actividades y recursos básicos. Concretamente el Zhang Zhuan ha sido investigado como terapia en distintos Hospitales de China y sus efectos expuestos en congresos de medicina a lo largo de todo el mundo.

Así es como recoge Dennis Lewis el resultado de una vida dedicada a investigar patrones de respiración: una respiración superficial, una vida superficial, una respiración profunda, una vida profunda, una respiración desordenada, una vida de estrés y confusión, una respiración forzada indica una vida forzosa, una respiración rica de suspiros y espasmos, una vida triste, una respiración con inspiraciones más fuertes que espiraciones, conecta con la rabia o el enfado, y al contrario, con el júbilo y la alegría, una respiración con apneas o con flujos de inspiración corto y ràpido, indica una vida rica de miedos, una respiración contraída, restringida y sofocada, con culpabilidad y arrepentimiento….

Al contrario, una respiración larga, con inhalaciones fluídas profundas, largas y pausadas, con unos ciclos de entre 20 y 40 segundos, conecta con estados de amor, compasión, serenidad, templanza y bondad.

Parece que cada emoción tiene su correspondiente patrón de respiración y conocerlo, puede ayudarnos a educarnos mejor en la gestión eficaz de nuestras emociones.

Si además entendemos las emociones (del latin -emovere = poner en movimiento) como ese mecanismo que representa la antesala de las acciones y comportamientos, es decir la chispa que hace que actuemos en el mundo material, de aquí viene la importancia de saber modular con eficacia los distintos patrones de respiración con el fin de ofrecer al mundo unas respuestas adecuadas a las situaciones que vamos afrontando en el día a día.

Pero si por un lado vivimos unavida habitualmente “emocionalmente castrada” no nos imaginamos lo poco que sabemos sobre nuestra respiración. Nadie nos educó para respirar, y debido a eso hemos desarrollado patrones automáticos de respiración como respuesta asociada a las emociones que vivimos.

Esta asociación (que los expertos en PNL no dudarían en llamar como un verdadero anclaje ancestral) hace que al sentir una emoción pongamos en marcha el mapa de repiración correspondiente. Pero también es cierto que este principio funciona también al contrario: al cambiar nuestro patron de respiración, podemos cambiar y transformar nuestros estados emocionales basculando hacia patrones funcionales afines a emociones más agradables.

Esto nos devuelve a un punto importante: en nuestra vida tiende a predominar aquellas emoción asociada al patrón de repiración que más reproducimos.

De ahí la importancia y la gran eficacia clínia de todas las técnicas de gestión de la respiración como las de Jacobson, el método de reducción del estrés basado en Mindfulnes de John Kabat Zinn, y el Qi Gong, el Tai Chi y el Yoga, que basan su disciplina en el control de la respiración inclusive asociado a la visualización.

Así como respiras, así es tu vida…

LA EXCELENCIA NO ENTIENDE DE CIENCIA

La Excelencia No Entiende de Ciencia

En más de una ocasión me he preguntado que opinará un científico investigador en Psicología sobre el libro “El Hombre En Busca De Sentido” de Viktor Frankl. Porque el caso de Frankl es tan singular y vinculado a la excelencia del sentir, pensar, y actuar humano que desde luego no encaja con la gran mayoría de la gente.

Viktor Frankl, ingresado en un campo de concentración consiguió sobrevivir durante muchísimo tiempo viendo como sus compañeros, mujer e hijos (creo eran hijas) dejaban su vida ahí. Él mismo cuenta que el motivo de tanto aguantar pese a los edemas y a la pérdida de dedos del pié por congelación,era debida al hecho de tener muy claro el sentido vital de aquella experiencia como paso necesario para luego publicar su libro y contar a la comunidad Psicológica de la Época sus hallazgos en como piensa y actúa una persona en situaciones similares.

Pero Claro Frankl, frente a los millones de judíos muertos y asesinados por los Nazis es una excepción. Es quizás ese porcentaje de error a la tésis que soportarían las ciencias  sociales que en un campo de concentración, lo normal es acabar muerto tras “x” tiempo de permanencia, con un alpha de .01 o .05.

Lo mismo podríamos decir de Mandela que tras 27 años de cárcel, consiguió cambiar el destino de su patria, siendo elegido presidente. ¿Qué probabilidades científicas tiene un ex-presidiario de ser elegido presidente de su país?

Lo mismo podríamos decir de Thomas Edison quien, tras más de 11000 experimentos, dio con la bombilla que iluminó nuestras casas durante 100 años, siendo tan coherente con sus propósitos como seguir en sus intentos en contra de lo que afirmaban los “científicos” de la época acerca de él (que era un loco, un fracasado, y que estaba perdiendo el tiempo).

Lo mismo podríamos decir de Einstein, quien dio la vuelta a la mecánica Newtoniana con la teoría de la relatividad.

O de Nicolás Kopénrico quien se atrevió a decir que no era la tierra, sino el sol, el astro que ocupaba el centro del universo.

O Cristobal Colón, quien se atrevió a surcar el oceáno en busca de las Indias en una época en la que la “ciencia” afirmaba que la tierra era plana y en ese charco acababa

También era cientificamente imposible que una persona afroamericana (con piel negra) pudiera ser elegido presidente de los EE.UU hasta hace 6 años.

O el caso del periodista Norman Cousins quien, tras caer gravemente enfermo y paralizado, ante las escasísimas esperanzas de vida que le dieron los médicos por no haber tratamiento, decidió sin resignarse, a cerrarse en casa a ver películas de humor mientras un amigo le inyectaba grandes cantidades de vitamina C. No obviamente, pero se curó.

O por qué no citar los ejemplos modernos que nos ofrece el deporte: Michael Jordan, quien desafió las leyes de la gravedad, o aquel caso de unos corredores que rebajaron el tiempo de ejecución de sus pruebas en contra de lo que decían los “científicos”, y que sobre ellos se dijo: “Como no sabían que era imposible, entonces lo consiguieron”.

Todo estos ejemplos de excelencia son casos evidentes de personas singulares, de la excelencia personificada en el poder humano de ir más allá de sus “limitadas” posibilidades.O mejor dicho, de lo que otros juzgan de manera pretenciosa que son sus limitaciones, creyendose poseedores de la verdad al esgrimir sus tesis como “cientificamente válidas y contrastadas”.

¿Qué diría hoy Sócrates si nos viera hablar por el móvil?   ¿Qué diría hoy Magallanes si viera pasar un avión con personas por encima de su cabeza, mientras navegara por las olas del oceano?

Y la evidencia es que las “ciencias sociales” basándose en criterios de probabilidad sobre “la mayoría de los casos con un mínimo margen de error”, no contemplan estos casos como científicamente probables, o los justifican como “las excepciones que confirman la regla”, abogando por lo que hace o por cómo se comporta la mayoría.

Bajo esta premisa se basa el sistema educativo, el social, y el sanitario principalmente.

Es así como niños con una inteligencia minimamente superior a la “media”, acaban siendo suprimidos por un sistema educativo que favorece un servicio destinado a las mentes “normales” (o porque no decir más bien medio-cres).

O como ciertas enfermedades tengan que tratarse con metodología convencional solo porque es “la que funciona para la mayoría”.

Viktor Frankl para la ciencia quizás nunca existió, o no sea posible. O quizás sea lo que llaman la excepeción que confirma la regla”. Quizás no se le otorgue el valor tan trascendental que sin embargo ha tenido su libro en transformar la vida de muchas personas en el mundo, incluso por encima e muchos hallazgos fruto de investigaciones sobre masas, basadas en lo que llaman “la evidencia empírica”.

Bajo este supuesto, pensemos en el gran poder limitante que tiene confiar en las “ciencias que basan sus resultados en probabilidades”: que según las previsiones recientemente publicadas (tras estudios proyectivos basados en la ciencia de la estadística) dicen que dos de cada tres enfermaremos de cáncer y por tanto afrontaremos esta eventualidad con resignación. Que hoy en día una persona con cáncer tiene muchas probabilidades de morir y afrontará la enfermedad con esta creencia dominante. Que un deportista, en teoría no se esforzaría tanto para mejorar sus marcas si le dicen que es imposible. Que un niño negro del barrio de Brooklyn en EE.UU. no se esforzaría para salir de la micro-cultura criminal que prevalece en su barrio porque los estudios dicen que no tiene prácticamente posibilidades de hacerlo.

GripeLa lamentable campaña de vacunación de la gripe 20013-14 del Servicio Murciano de Salud  pronuncia la siguiente frase: “la única alternativa a la vacuna”, encima de un dibujo que refleja una habitación (con colres y decoración tristona), con una cama, una mesilla y otros detallitos que además transmiten la sensación de soledad y desamparo. Insinuando que “O te vacunas, o caerás enfermo/a”. Dando la enfermedad como segura, y el medicamento como “salvación”.  ¿A qué intereses responde esta campaña? ¿A los de tener una sociedad que promueve la excelencia? Creo más bien a atentar en contra la salud mental pública, fomentando el miedo y la fobia.

Y esto nos pone en la evidencia de los hechos: la ciencia social, al basarse en las probabilidades calculadas sobre “la mayoría de los caso examinados” no hace más que apoyar y fomentar un sistema de mediocridad que mucho dista de la excelencia que tratamos de perseguir cada día.

Las ciencias sociales son en definitiva sinónimo de mediocridad y no de excelencia.

Personalmente creo que seguir y asumir como válidos ciertos datos demográficos provenientes de estudios sobre masas, no hace más que anclarnos en la mediocridad y la limitación del pensamiento.

Personalmente creo más en los ejemplo de excelencia previamente citados y de cómo el efecto de aprendizaje vicario de Bandura (es decir el aprendizaje basado en la observación de modelos) a partir de modelos de excelencia, sea el mejor método para trascender esa mediocridad.

Si buscas la excelencia, te será muy difícil conseguirlo si confías ciegamente en cierta “ciencia”.

La excelencia no conoce ciencia.

¿Es más Importante lo que Sabes o Como lo Transmites?

Propiedades emergentesA nadie le gusta oir o ver a alguien que recibe las atenciones de las personas, de su equipo, de los directivos de su empresa o de los medios, y cosecha éxito o fama por divulgar ideas o contenidos de los que uno se siente propietario.

En la sociedad de la información y del conocimiento, con la gran cantidad de datos que circulan por las distintas redes, teniendo en cuenta las leyes de “sinergías”, “serindipidad” y “propiedades emergentes” quizás tengamos que hacernos a la idea de que “las ideas no son de nadie y pertenecen a todos” (twittealo), de que quizás todo lo primario esté inventado y lo nuevo que se descubre no es más que lo que emerge desde la mezcla de conocimientos compartidos (twittealo), lo que hace que el propietario de una idea sea más bien la comunidad y no quien simplemente “la canaliza”, a menos que no provengan de conclusiones sobre investigaciones de corte científico en las que unas personas pusieron tiempo y recursos para hallar algo contrastado de alguna manera, lo cual es legítimo que les convierta en propietarios intelectuales del hallazgo.

Pero mientras nos basamos en la intuición como proceso creativo, por esas mismas leyes es posible que en dos partes del mundo distintas, dos personas distintas acaben forjando el mismo pensamiento, mediante un libro parecido o una melodía parecida: de esta manera solo podrían ser propietarios de la forma en la que plasman esa idea, pero no de la idea: ¿Nos imaginamos si los Egipcios y los Maya se hubieran peleado sobre la propiedad intelectual de las pirámides como concepto? ¿Sería justo que unos acusasen de plagio a otros que crearon algo parecido en un periodo parecido, mediante proyectos de edificación parecidos, sin que ninguno de los dos supiera de la existencia del otro? Somos simples canalizadores de ideas ajenas a nosotros, no propietarios (twittealo): la comunidad o el equipo al que pertenecemos, tiene derecho a disponer de ellas como resultado del conocimiento que nos aporta como ingrediente base.

Esto nos lleva a una conclusión importante: en el mundo de hoy no es importante lo que uno sabe, sino lo que hace y crea con ello (twittealo), junto a los conocimientos de los demás. Otra conclusión es que, lo que no se transmite, no existe ni tiene valor (twittealo) o, dicho de otra manera, el valor de una idea lo determina su coeficiente de alcance y difusión, no la idea misma (twittealo) .

Por eso, no vale la pena enfadarse cuando oimos a alguien que transmite masivamente a un grupo o equipo, apoyado por los directivos, un mensaje o la conclusión de algún razonamiento, a lo que nosotros llegamos ya hace tiempo en nuestra profesión, como si nos hubieran “robado” la idea y se estuvieran benficiando de ella más que nosotros.

¿Acaso no hubo en la historia nadie que hubiese merecido el mismo reconocimiento que Gandhi o Mandela o Luther King o los U2 por tener  las mismas ideas o crear algo con ella de la misma calidad o hacer mejor música? NO! Tajantemente no, porque seguramente no fue tan capaz como ellos de transmitirlas, trabajar, luchar, y asumir todas las consecuencias que implicaron el divulgarlas y el ser coherentes con ellas.

El hecho de que nosotros ya  sepamos lo que otros transmiten, no nos convierte en propietarios de esa idea (twittealo): solo nos dice que no fuimos capaces de divulgarla tan bien como otros consiguieron (twittealo) .

¿Qué Precio Tiene Tu Felicidad?

Piña con PiñonesNo hay cosa que me pone más alegre contento y feliz que el hecho de encontrarme una Piña llena de Piñones en el suelo, recién caída del árbol.

Y el hecho no es tan usual debido a que el continuo recurrir a árboles estériles en los parques públicos hace esto más difícil, además de ser habitualmente los perros los que pillan estos sabrosos y aromáticos frutos, cuando caen del árbol al suelo, y los reducen a nada.

Portanto tienen que darse una serie de conjunciones astrales importantes para dar con uno de ellos en la ciudad y que esté inmaculado.

Hoy los astros se alinearon de manera especial porque tuvieron que pasar muchas cosas más:

1. Que se me parase  mi coche en el medio de la autovía de casa al trabajo.

2. Que se rompiera el indicador de gasolina haciéndome veer que tenía gasolina mientras no tenía ni una gota.

3. Que pensando en un daño mayor, llamase al servicio en carretera del seguro.

4. Que el seguro me diera por error el teléfono de un taller que según ellos era concertado, pero que en la realidad no es así porque rompieron el acuerdo hace unos meses.

5. Que a la vuelta encontrara un accidente en el tramo opuesto de la autovía que nos paró un tiempo (esto fue determinante porque pasaron algo como 2 horas y media, y probablemente esto dio el tiempo necesario a la piña para que cayera del árbol).

6. Que la grúa dejase el coche en ese taller.

7. Que tuviera que irme a casa en el tranvía, lo cual hizo que de camino entre el taller y la parada, viera esa piña caída en el árbol para mí.

No importa el coche, no importa el dinero que vaya a costar la reparación, no importa la subida de la prima del seguro por el parte, no importan las 2 horas y media del tiempo perdido, no importa que estaré sin coche una semana aproximadamente: todo esto es obvio e inevitable ya. Lo que importa es la piña con los piñones que están en mis manos.

Es que mi felicidad y la ilusión de mi hijo al pasar una tarde rompiendo piñones y comíendolos, no tienen precio.

 

¿Mindfulness o Mind-Flow-Less? ¿Eres Mind-Full o eres Mind-Flow?

En mi práctica constante de la atención plena he meditado mucho sobre el término “Mindfulness”. La verdad es un término muy bonito, pero que no hace otra cosa que insistir en un concepto que es el de “mind”, es decir “mente”.

Lo que he podido comprobar en esta práctica es que es muy fácil “caer” atrapados en lo “mental” cuando la meditación puede llegar mucho más lejos y trascender incluso la mente, en un plano holístico que vá más allá de la simple simbiosis cuerpo-mente.

No me refiero a nada esotérico.

Practicando laMeditacion Deporte 1 atención plena es muy fácil acabar uno muy concentado en lo que hace. Pero la concentración no es lo mismo que la consciencia, puesto que la mente concentrada se fija en un solo punto y automaticamente excluye todo lo demás, mientras que la consciencia plena trascende todo esto englobando en la experiencia todas las sensaciones en todas sus facetas, conforme vengan, conforme se manifiesten, abrazándolas conforme fluyan, sin necesariamente quedarse o identificarse con unas concretas. Decía Osho al respecto que “La concentración es la mente que se estrecha, mientas que la consciencia es la mente que se abre” (Click para twuitear).

Cuando el mindfulness se practica no con atención-concentración, sino con atención consciente, se acerca el concepto de mindfulness al concepto de Flujo (M. Czyksentmihaliy) tanto en lo que se refiere a la experiencia práctica como al juego fonético de las dos palabras (mindful y mindflow).

Pero en efecto, cuando nos encontramos “fluyendo”, pese a ser plenamiente conscientes, experimentamos precisamente la “ausencia” de la mente en lugar que su presencia: los pensamientos van y vienen, pero es como si no fueran nuestros y los estuviéramos contemplando desde la distancia. No nos sentimos identificados con la mente, con los juicios o con ciertas creencias: trascendemos todo esto. Trascendemos el plano mental. Por tanto, lo que experimentamos es más bien la “ausencia” de la mente en lugar de su manifestación y presencia. Ausencia entendida no como eliminación, sino como ausencia de influencia alguna por parte de ciertos pensamientos sobre nuestro estado emocional. Los pensamientos que llegan a manifestarse, no afectan a las emociones y se rescinde de alguna manera el triángulo de dependencia entre sensaciones-pensamientos y emociones.

En definitiva, se trata más bien de Mind-Less (del inglés: sin mente) y no Minf-Ful (que alude al término inglés “Full” que indicaría entonces: mente llena).

Si a todo esto añadimo el concepto de fluir en este estado, quizás sea más propio hablar de Mind-Flow-Less (= sin flujo mental) en lugar de Mind-Ful-Ness (en pleno flujo mental)

Y tú ¿practicas Mind-Ful-Ness o Mind-Flow-Less?

Categorías:MIndfulness Etiquetas: ,