Inicio > Inteligencia Emocional, Psicología > ¿Qué Precio Tiene Tu Felicidad?

¿Qué Precio Tiene Tu Felicidad?

Piña con PiñonesNo hay cosa que me pone más alegre contento y feliz que el hecho de encontrarme una Piña llena de Piñones en el suelo, recién caída del árbol.

Y el hecho no es tan usual debido a que el continuo recurrir a árboles estériles en los parques públicos hace esto más difícil, además de ser habitualmente los perros los que pillan estos sabrosos y aromáticos frutos, cuando caen del árbol al suelo, y los reducen a nada.

Portanto tienen que darse una serie de conjunciones astrales importantes para dar con uno de ellos en la ciudad y que esté inmaculado.

Hoy los astros se alinearon de manera especial porque tuvieron que pasar muchas cosas más:

1. Que se me parase  mi coche en el medio de la autovía de casa al trabajo.

2. Que se rompiera el indicador de gasolina haciéndome veer que tenía gasolina mientras no tenía ni una gota.

3. Que pensando en un daño mayor, llamase al servicio en carretera del seguro.

4. Que el seguro me diera por error el teléfono de un taller que según ellos era concertado, pero que en la realidad no es así porque rompieron el acuerdo hace unos meses.

5. Que a la vuelta encontrara un accidente en el tramo opuesto de la autovía que nos paró un tiempo (esto fue determinante porque pasaron algo como 2 horas y media, y probablemente esto dio el tiempo necesario a la piña para que cayera del árbol).

6. Que la grúa dejase el coche en ese taller.

7. Que tuviera que irme a casa en el tranvía, lo cual hizo que de camino entre el taller y la parada, viera esa piña caída en el árbol para mí.

No importa el coche, no importa el dinero que vaya a costar la reparación, no importa la subida de la prima del seguro por el parte, no importan las 2 horas y media del tiempo perdido, no importa que estaré sin coche una semana aproximadamente: todo esto es obvio e inevitable ya. Lo que importa es la piña con los piñones que están en mis manos.

Es que mi felicidad y la ilusión de mi hijo al pasar una tarde rompiendo piñones y comíendolos, no tienen precio.

 

Anuncios
  1. Patricia
    06/11/2013 en 22:56

    Me encantó tu artículo de la piña, en efecto, yo creo que la vida va hilando los momentos para tener esos momentos que yo les llamo mágicos, gracias!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: