Archivo

Archive for 30 enero 2014

¿Sabes Crear Felicidad? Reflexiones Sobre Felicidad, Sufrimiento y Coca Cola

ZeroEn general, asociar la Felicidad al consumo de sustancias no es más que fomentar la adicción a esas sustancias. Eso ocurre también con la renombrada marca de bebidas que desde hace unos años está tratando de vincular su nombre al estado más perseguido y buscado por el ser humano terricola del siglo XXI.

La realidad es que nadie se siente más feliz bebiendo una coca cola, aunque subconscientemente son muchos los que la compran persiguiendo reforzar ese anclaje emocional penelero (de PNL y no de Pene, ni de Pena), entre la bebida y ese estado de ánimo.

Resumiendo, asociar la Felicidad al beber CocaCola no te llevará a otra cosa que no sea infelicidad, por dejar que lo exterior controle tu interior: que sean cosas ajenas a tí que te den o te quiten felicidad.

En definitiva, asociar la Felicidad al beber CocaCola por eso no te llevará a otra cosa que no sea la infelicidad por no ser dueño de tus emociones.

No hay que olvidar que la Felicidad es el opuesto del sufrimiento. Es por tanto un extremo. Perseguir los extremos no es desde luego estar en el punto de equilibrio de la vida de una persona. 

Por esa misma regla de tres, a más Felicidad que anheles, más sufrimiento puede que atraes por reforzar en tu subconsciente que estás buscando algo que no tienes. Es decir: si la buscas es que NO TIENES FELICIDAD.

 Por tanto, toda búsqueda de Felicidad es también búsqueda de sufrimiento, por acusar su ausencia.

 Y esto no es malo en sí. Forma parte del Yin y Yang de la vida en el más puro sentido taoista. La busqueda de la Felicidad no puede prescindir del sufrimiento. Hay que atravesar antes el valle del sufrimiento para saber que es la felicidad. Esto no tiene que ver que te tengas que volver masoquista y buscar el sufrimiento voluntariamente pensando que por ello encontrarás automaticamente la felicidad. Eso del sentido biblico del sufrimiento lo dejamos a otras formas de manipulación más eclesiasticas aunque trasnochadas (me refiero a la iglesia, pero vale también la mesquita, y jardin del zazen tampoco se salva de ese precepto para sus discipulos) .

Total, la Felicidad es lo opuesto al sufrimiento. Por tanto, negar el sufrimiento en busca de la felicidad es negar también la felicidad.

Quizás se equivoca ese ser humano terricola del siglo XXI persiguiendo la felicidad como si fuera la panacea, puesto que al final acabará en un estremo u otro, o saltando entre ellos.

Quizás no se trata de buscar algo fuera de nostros como si fuera el santo grial, ni tampoco buscarla dentro de uno mismo. Quizás el error conceptual reside no tanto en el lugar de dónde buscarla, sino en el mero y simple hecho de la búsqueda en sí.

Quizás la Felicidad solo se pueda Crear y Experimentar. Pero no buscar.

Ahora bien ¿Sabes crear felicidad? ¿Eres creador/a de felicidad?

¿Haces algo para crearla o simplemente la esperas?

Anuncios

El Mindfulness MBET Reduce Ansiedad y Preocupaciones e Incrementa El Compromiso En El Trabajo

Piedras Equilibrio 1De los primeros datos de la investigación que estoy realizando en Mindfulness a través del Programa MBET (Mindfulness Based Emotional Transformation), en conjunto con la empresa Öptima Coaching y el Dpto. de Psicología Social y del Trabajo de la Universidad de Murcia, se perfila un primer avance de resultados muy interesantes.

La práctica del programa MBET, realizado y cumplido en un amplio porcentaje con respecto a las tareas y ejercicios que implica, ha devuelto información interesante acerca de las siguientes variables, calculadas sobre el conjunto de las mediciones promedias realizadas con los asistentes, mediante un modelo de investigación Test-Retest.

Baja la Ansiedad un 16% (Test BAI – Beck)

Baja el Nivel de Preocupaciones un 13% (Test PSWQ)

Incrementa el Engagement (Compromiso) en el trabajo un 12% (Test de Salanova y Schaufeli)

Los resultados, calculados sobre una muestra todavía no representativa de profesionales trabajadores y empleados de empresas, hacen presagiar la posibilidad de obtener una significatividad importante que otorgaría a la investigación una validación científica, en el supuesto de ampliarse a un colectivo más amplio y numeroso, e incentivan la necesidad de seguir investigando en esta línea.

El programa MBET consta de 10 sesiones de 2,5 horas de duración cada una en el que se imparte un temario específico sesión por sesión, basado en contenidos de Psicología Cognitivo-Conductual, PNL y Psicología Positiva, acompañado con el entrenamiento en técnicas de acercamiento y aproximación a la meditación Vipassana y a la realización de ejercicios de Qi Gong, una gimnasia  terapéutica perteneciente a la medicina tradicional china.

El 27 y 31 de Enero de este año iniciarán la 3ª y 4ª edición del Curso de Entrenamiento, cuyo programa, fechas y condiciones de asistencia y participación se pueden consultar en este enlace.

MINDFULNESS – Programa MBET (Mindfulness Based Emotional Transformation)

Despertar La Consciencia Es Darse Cuenta Que No Necesitas Terapia

¿Porque muchas personas pasan de taller en taller de autoayuda y crecimiento personal, de terapia en terapia, de coaching en coaching y no acaban de encontrar esa felicidad o bienestar que buscan?

Hay personas que se pasa09 REFLEJOSn largos periodos de su vida saltando de terapia en terapia. Y uso aquí el término “terapia” en el sentido más amplio y existencial del término: es decir cualquier actuación realizada por una persona externa que usa técnicas de cualquier tipo (cientificas y no, clínicas o no) para producir en nosotros efectos que gener algún cambio orientado hacia lo que deseamos conseguir. Bajo esta premisa, dentro de este término, entendido de esta manera, puede entrar la psicoterapia, la psicoanálisis, las terapias gestalt, PNL, psicología positiva, talleres de autoayuda y crecimiento personal, coaching, reiki, terapias regresivas, hipnosis, flores de bach, terapias esotéricas y ancestrales, terapias esenias, pleyadianas etc., etc., etc..

La cuestión no está en la elección de lat erapia en sí. Si una es mejor o más efectiva que otra. Aquí no me posiciono ni a favor ni en contra de ellas. La cuestión es la actitud con la que se acude a recibir este tipo de servicio y el mensaje subyacente que enviamos a nuestra mente y nuestro cuerpo a la hora de hacerlo.  Y el mensaje es el siguiente:

“Necesito algo o alguien ajeno a mi para cambiar lo que es propio de mí”.

Total incoherencia…. ¿Cómo algo desde fuera, fuera de nuestro auto-control, puede cambiar algo está dentro y que depende de nuestro control?

Y aquí viene el siguiente mensaje aún más devastador para nuestro subconsciente:

“No tengo el control de lo que pasa dentro de mí”.

Y por ende:

“Lo que viene desde fuera es lo que me dirige”.

Basicamente significa asumir que uno ha perdido el control de su vida, o mejor dicho , de la vida de su ser. Y, peor aún: que otorga el destino de su ser a algo o alguien que hará con él lo que cree oportuno, desde su personal y ajeno punto de vista, no desde las necesidades intrínsecas de quien esperimenta ese malestar.

Esto no está mál e incluso útil y lo comparto y defiendo si es durante cortos periodos de tiempo y delimitados.  Es asumible de vez en cuando y en ciertos momentos concretos de la vida de una persona.

Pero el problema surge cuando una persona pasa de terapia en terapia, de búsqueda en búsqueda. De cursos de autoayuda en talleres de crecimiento personal.Y hace de eso un habito que le acompaña en la vida.

Se mete en una y entra en otra nueva, secundando una búsqueda indefinida de algo indefinido que no acaba de encontrar.

Y lo que no acaba de encontrar es su propio ser, porque lo ha perdido. Porque mientras sigue en este acto de búsqueda, está por otro lado diciendose a sí misma que no tiene control su ser.

Dificilmente encontrará alguien a su ser más profundo, si decide otorgar el control del mismo a personas ajenas a él/ella. Acabará más confuso y perdido.

Hace poco llegué a la siguiente conclusión: leer libros de autoayuda (me considero autor dentro de este género) puede ser contraproducente cuando se hace sin un problema efectivo a afrontar en la vida. Leer más libros de los que uno en principio necesita para resolver un problema efectivo e inmediato, es desde luego contraproducente ya que genera insensibilidad a los efectos que podría tener cuando de verdad uno lo necesite.

Sería parecido al efecto de tomar muchos antobioticos que luego nos hace inmunes a sus efectos a la larga.

Pero lo mismo pasa con visionar programas como Supernanny, Hermano Mayor, Kitchen’s Nighmare, y el abuso de asumir complejos vitamínicos.

Eso no quita que la sociedad demanda este tipo de productos cada vez más y no deja de ser una señal de un ligero despertar de consciencias hacia una mirada más adentro del ser humano que, pese a no traducirse todavía en acciones y cambios concretos, no deja de ser un pasito adelante que nos acerca un poquito más hacia ese paso tan fundamental y necesario para concretar el cambio en acciones. Acciones que paradojicamente nunca serán suficiente como para decir que ese cambio se haya dado definitiva y concluyentemente.

Confío que estamos siempre en el camino al cambio… y la paradoja está en que nunca será suficiente el recorrido hecho como para decir que hayamos llegado.

Lo importante es el camino. Y nuestro ser lo encontraremos por el mero hecho de estar caminando, no necesariamente por llegar a algún destino concreto.Mejor dicho: ni siquiera lo encontraremos porque no hará falta encontrarlo: nuestro ser ya está con nosotros en ese camino. Simplemente tomaremos consciencia de que está ahí donde no lo estábamos buscando: mirábamos muy lejos buscándolo quin sabe donde como aquel que busca las llaves de su coche y luego se da cuenta que las lleva en el bolsillo. Simplemente. Conectaremos más directamente con él. Y eso es la consciencia.

No hace falta buscar fuera algo que ya está dentro con nosotros. Simplemente hay que mirarse adentró y poner las condiciones como para que esa mirada sea atenta, despierta, consciente. Y poner las condiciones significa actuar. Caminar. Seguir adelante. Afrontar y resolver uno sus problemas actuando con ellos, no contra de ellos. Un problema es una oportunidad de cambio y mejora personal, no un enemigo al que hay que vencer.

Todo sirve en pequeña o mayor medida, pero en las dosis adecuadas, como para permanecer atentos y despiertos en ese camino para disfrutar de él,  y sobretodo seguir caminando (actuando) para seguir adelante, sin pararse ante eventuales obstáculos y problemas, o perderse por el mismo, peleándo uno con su propio ser, o  tratando de llegar a algún destino concreto.