Archivo

Archive for 30 octubre 2014

Diferencias entre psicología y coaching

Siendo Psicólogo y conociendo a Alejo, comparto muchas cosas de este artículo, aunque algunos detalles menores no. Cuanto menos esclarecedor porque pone de manifiesto la real reflexión que es: ¿A qué profesionales y con qué formación de base (Académica) debería atribuirse la competencia de “hacer coaching”?

Psicología del Rendimiento

El coaching es psicología, pero la psicología es más que coaching

Un coach es experto en tecnología comunicativa para hacer descubrir los objetivos y acompañar al cliente en el compromiso de lograrlos. En este sentido, el coaching es una herramienta metodológica más de la psicología, aunque por las vicisitudes del mercado la etiqueta coaching se ha hecho un hueco fuera de la psicología, cosa que ha permitido que personas no graduadas en psicología ofrezcan los servicios de coaching gracias a diferentes certificaciones emitidas por las propias empresas de formación.

Un psicólogo ofrece las garantías de una formación universitaria y de formar parte de un colectivo con un Colegio Profesional desde donde se marcan las directrices éticas y deontológicas, cosa que asegura al cliente la seriedad y profesionalidad del servicio.

El psicólogo está entrenado por defecto en las técnicas comunicativas y de entrevista, pero además y a diferencia del coach no…

Ver la entrada original 1.422 palabras más

Anuncios
Categorías:Otros

El Presente No Se Puede Pensar, Solo Se Puede Sentir: Resolviendo 5 Dudas Sobre el Mindfulness

Lo que últimamente está en la boca de muchos (El Presente) se puede convertir en la unidad más difícil de conceptualizar y concretar.

Vivir el presente: algo que muchos predican pero muy pocos saben realmente practicar, y que consiste de alguna manera el fin último de muchas actividades meditativas y algunas que otras terapéuticas.

Cuadro Electricidad 55X40¿Pero en qué consiste vivir el presente? Vivir el presente no tiene que ver con la búsqueda de la felicidad. Por vivir el presente uno no va a ser más o menos feliz, o al menos no es conveniente enfocarlo con esa finalidad. Más que de felicidad, vivir el presente tiene que ver con encontrar uno su propio centro. Encontrarse a sí mismo, tenga lo que tenga dentro, le guste o no le guste, tiene que ver con conectar con la naturaleza de uno mismo para luego decidir qué hacer con ella. Básicamente se trata de aprender a manejar los mecanismos de la atención como para estar constantemente centrada en lo que vaya ocurriendo en el conjunto de la persona, tanto a nivel de sensaciones, como de emociones, pensamientos y acciones.

¿Tenemos esa capacidad de verdad? Todos nacemos con esta capacidad: los niños son capaces de reírse de lo mismo infinitas veces. Pero conforme vamos desarrollando la memoria, forjamos conceptos, recuerdos, e ideas que nos llevan a interpretar el mundo exterior e interior en base a conceptos pre-definidos. Así es como poco a poco nos alejamos de esa capacidad y a lo largo de la vida acabamos por “perderla” fruto además de la influencia de un modelo educativo basado esencialmente en la lógica y la racionalidad.

¿Cómo podemos entrenar y recuperar esa capacidad? Prestando atención a nuestro cuerpo y nuestras sensaciones conforme vamos funcionando. La atención en la respiración o en las sensaciones corporales es un buen anclaje al presente, aunque requiere una práctica con una metodología más o menos estructurada.

¿Por qué no se puede pensar el Presente? Cuando practicamos, nos damos cuenta que el presente es una unidad casi imperceptible, que no se puede pensar, solo se puede sentir. En el momento en que nos encontremos que estemos pensando algo acerca del presente, entonces era será la mera y clara señal de que ya no estaremos en el presente. En el momento en que pensemos acerca de algo, interviene el hemisferio izquierdo del cerebro, el del lenguaje, la lógica, la racionalidad y el análisis: esteremos entonces pensando. Cuando esto ocurra, si nuestra atención se mueve hacia esos pensamientos, ya no estará en las sensaciones del momento, por lo que se estará perdiendo el instante presente.

¿Qué hacer cuando nos vemos alejados del vivir el presente, inmersos en preocupaciones y malestar? Para volver al presente, tendremos entonces que volver a prestar atención a las sensaciones del momento, que irán cambiando en cada momento. No se trata de seguir el auto-dialogo con los pensamientos, sino de limitarse sentir, aprendiendo a separar lo que es una sensación de lo que es un pensamiento o juicio acerca de ella. Este es el primer paso de entrenamiento que se puede conseguir solo con la práctica.

Así es como podemos decir que prestar atención a las sensaciones del momento nos abre a la experiencia presente, mientras que prestar atención a los pensamientos, nos cierra ante esa posibilidad.

Categorías:MIndfulness Etiquetas: ,

10 Comportamientos Que Te Hacen Feliz

Los lectores de este blog ya saben que la filosofía que se propone es que no hay camino a la felicidad, ni tampoco la felicidad es el camino, sino que la felicidad es el principio, una actitud que nace desde dentro, una intención que impregna todo pensamiento emoción y acción de una persona y que independientemente de los resultados que obtenga, le ayudará a vivir en armonía y equilibrio consigo misma y con su alrededor.

Arco IrisPero, ¿Cuáles son los 10 comportamientos que, practicados día tras día, nos entrenan en esa disposición llamada “Felicidad”?

  1.  Tener Visión de Futuro clara todos los días: un propósito vital por el que vale la pena hacer las cosas.
  2. Realizar todos los días acciones concretas hacia objetivos concretos e inmediatos alineados con esa visión de largo plazo.
  3. Identificar los juicios negativos y darles la vuelta. Entender que el éxito y el fracaso son lo mismo: juicios acerca de resultados, y como tales no son lo que sucede, sino como nosotros podríamos estar viéndolo, por lo que ese punto de vista no estará completo y cuanto menos distorsionado.
  4. Configurar el problema diario más importante como oportunidad de crecimiento, y disponerse a afrontarlo: todo problema representa una oportunidad para mejorar nuestro grado de experiencia y habilidades. Todo tiene una utilidad, otra cosa es que no seamos capaces de verla.
  5. Evaluar las experiencias diarias en una escala positiva por su aportación al crecimiento personal en lugar de juzgarlas negativamente. Es demasiado fácil mirar la parte de inconvenientes, pero esos inconvenientes son el precio que tenemos que estar dispuestos a pagar si de verdad queremos algo. Y si no estamos dispuestos a pagarlo, es que lo deseamos, pero no lo queremos.
  6. Buscar una crítica ajena al día y valorarla como oportunidades de mejora.
  7. Encontrar las oportunidades personales en los beneficios y logros ajenos. Si entendemos que todo beneficio de los demás puede aportarnos un reflejo positivo, dejaremos la envidia de lado y además estaremos dispuestos a ayudarles: esto genera conexiones y sinergias muy útiles.
  8. Ofrecer facilidades incondicionalmente a los demás para el logro de sus objetivos, al menos una vez al día. Sin esperar nada a cambio: disfrutar de que los demás disfruten, lejos de pensar si es a cuesta nuestra.
  9. Tomar una decisión cada día siendo conscientes de estar pagando un precio: estar dispuestos a deshacerse de lo superfluo, aunque parezca importante.
  10. Tener un gesto de cariño y cuidado de los cercanos todos los días: tener claro que ante los reveses de la vida, los que nos darán la última palmadita o el abrazo más sincero, serán personas que se cuentan en los dedos de una mano.

Como Reducir Sufrimiento y Preocupaciones Y Mejorar Rendimiento y Concentración Con Mindfulness

DOS TÉCNICAS ALTAMENTE EFICACES:

Circulacion CelesteExisten dos maneras útiles para orientar la mente ante situaciones que generan preocupación, sufrimiento, o malestar.

Estas dos maneras son las mismas que se entrenan tanto en el deporte de Alto Rendimiento, como en las Disciplina Meditativas, con el fin de disciplinar la mente y mantener el esfuerzo constante, centrado en el objetivo.
Para distinguirlas, las hemos llamado: técnica de CONCENTRACIÓN y técnica de FLUIDEZ.


CONCENTRACIÓN:

Se trata de elegir a priori un punto de atención, o una sucesión de puntos de atención, según la duración del esfuerzo, y mantenerla presente a lo largo de todo el tiempo que dura el ejercicio. La pauta a seguir en este caso es estar presente en todo momento acerca de donde está nuestra mente y cuáles son nuestros pensamientos. Se trata de asumir el rol de espectador externo que observa la mente que al principio tiene que estar centrada en un punto de atención y que, conforme se desvíe, hay que volver a centrar en ese punto llamándole la atención con cariño, compasión, y sin reproches o arrepentimientos. Esta técnica es la que se entrena en la meditación ZaZen y Vipassana y que se encuentra también en el método de Mindfulness MBSR y y en algunos ejercicios iniciales del método MBET. Esta metodología, parafraseando las palabras de Osho, se centra en la concentración y consiste en cerrar la mente en torno a un solo punto: es decir estrechar la mente para que solo esté centrada en un punto y así no permita la entrada de pensamientos intrusivos. En el supuesto de que entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que bien se vuelva originalmente al punto de atención elegido, o bien, si el pensamiento intrusivo persiste, se preste entonces atención a ese pensamiento, sin porque dialogar o especular sobre él. En este último caso la intención consiste en tomar consciencia con lo que nos hace sentir, y aceptando ese sentimiento con el mismo cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco desvanezca, y entonces volver a centrar la mente en el punto de atención inicial elegido. Este método se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.


FLUIDEZ:

Esta técnica trata de abrir el campo perceptivo a todas las experiencias del momento, incluyendo las sensaciones provenientes de los 5 sentidos y los pensamientos de la mente en sí. Es una técnica más próxima a la meditación Taoista, y que se puede encontrar en los ejercicios más avanzados del método Mindfulness MBET. En lugar de “estrechar la mente” alrededor de un solo punto, se abre al máximo el campo perceptivo tratando de captar toda le información, sin por ello aferrarse necesariamente a una u otra. Es una manera de gestionar la mente basada en el sentir constante del devenir de las cosas, con la disposición abierta en aceptar todo lo que ocurra, sin establecer preferencias con un aspecto u otro de la experiencia. Todo es útil en principio y nada es bueno ni malo. Este enfoque basado en la síntesis de extremos, se centra en el entrenamiento de la no dualidad y de la búsqueda del equilibrio como punto neutro, en lugar de la felicidad como opuesto al malestar o sufrimiento. En el supuesto de que en esta práctica entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que se le de el mismo tratamiento que a la demás información, bajo la intención de aceptación incondicional, también en este caso con cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco aparezca otra sensación o información y entonces la mente la capte y, para hacerlo, abandone la anterior. Esta técnica se basa en el sentir constante, prestando atención al lugar donde surgen y evolucionan las sensaciones, ubicándolas en el espacio y en el cuerpo sin tratar de controlarlas o manipularlas. Un buen indicador de que estamos manipulando la experiencia en lugar de sentirla es el uso de las palabras: en la medida en que nos encontremos poniendo palabras para describir lo que sucede, estaremos entonces manipulando la situación con nuestro pensamiento, ya que el pensar es de por sí una manera de poner palabras a lo que se siente. Una buena manera de entrenar el sentir evitando ponerle palabras es dejándose llevar prestando atención al lugar donde sentimos la sensación física del momento, ponerle forma y observar como esa forma evoluciona conforme evoluciona la sensación y la experiencia. Este método también se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.

Las 13 Mejores Frases Sobre El Éxito: Elige La Que Más Se Adapta a Tí

Son 13 meditaciones twiteadas de Roberto Crobu acerca del éxito.

  • El éxito uno o lo anhela o lo cosecha.Number One
  • El éxito: o lo obtienes momentáneamente como resultado de lo que haces, o lo tendrás para siempre como deseo.
  • El éxito sin la acción no será un resultado, sino un simple deseo.
  • El éxito no se coge, sino que a uno se lo dan.
  • El éxito tal y como se entiende en general es una condición que no se logra, se otorga.
  • Al éxito uno no llega, sino que es el éxito que le llega.
  • El éxito no es una condición humana estática y definitiva, sino transitoria.
  • Al éxito uno no llega…. sino que como mucho pasa por él.
  • El éxito no tiene porque ser el punto final del camino, sino un paso más del mismo.
  • El éxito no es una puerta de entrada al que se llega, sino una vía de salida (exit).
  • El éxito nunca es un resultado, sino el juicio acerca de ese resultado: al igual que el fracaso.
  • El éxito nunca está asegurado, los resultados sí.
  • El éxito nunca está asegurado, la expectativa de éxito puede que sí.
  • El éxito nunca está asegurado. Hacer lo que uno desea o considera adecuado sí.
  • El éxito nunca está asegurado. El disfrute, por lo que uno hace sí.
Categorías:Coaching Etiquetas: