Inicio > Deporte y Competición, MIndfulness > Como Reducir Sufrimiento y Preocupaciones Y Mejorar Rendimiento y Concentración Con Mindfulness

Como Reducir Sufrimiento y Preocupaciones Y Mejorar Rendimiento y Concentración Con Mindfulness

DOS TÉCNICAS ALTAMENTE EFICACES:

Circulacion CelesteExisten dos maneras útiles para orientar la mente ante situaciones que generan preocupación, sufrimiento, o malestar.

Estas dos maneras son las mismas que se entrenan tanto en el deporte de Alto Rendimiento, como en las Disciplina Meditativas, con el fin de disciplinar la mente y mantener el esfuerzo constante, centrado en el objetivo.
Para distinguirlas, las hemos llamado: técnica de CONCENTRACIÓN y técnica de FLUIDEZ.


CONCENTRACIÓN:

Se trata de elegir a priori un punto de atención, o una sucesión de puntos de atención, según la duración del esfuerzo, y mantenerla presente a lo largo de todo el tiempo que dura el ejercicio. La pauta a seguir en este caso es estar presente en todo momento acerca de donde está nuestra mente y cuáles son nuestros pensamientos. Se trata de asumir el rol de espectador externo que observa la mente que al principio tiene que estar centrada en un punto de atención y que, conforme se desvíe, hay que volver a centrar en ese punto llamándole la atención con cariño, compasión, y sin reproches o arrepentimientos. Esta técnica es la que se entrena en la meditación ZaZen y Vipassana y que se encuentra también en el método de Mindfulness MBSR y y en algunos ejercicios iniciales del método MBET. Esta metodología, parafraseando las palabras de Osho, se centra en la concentración y consiste en cerrar la mente en torno a un solo punto: es decir estrechar la mente para que solo esté centrada en un punto y así no permita la entrada de pensamientos intrusivos. En el supuesto de que entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que bien se vuelva originalmente al punto de atención elegido, o bien, si el pensamiento intrusivo persiste, se preste entonces atención a ese pensamiento, sin porque dialogar o especular sobre él. En este último caso la intención consiste en tomar consciencia con lo que nos hace sentir, y aceptando ese sentimiento con el mismo cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco desvanezca, y entonces volver a centrar la mente en el punto de atención inicial elegido. Este método se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.


FLUIDEZ:

Esta técnica trata de abrir el campo perceptivo a todas las experiencias del momento, incluyendo las sensaciones provenientes de los 5 sentidos y los pensamientos de la mente en sí. Es una técnica más próxima a la meditación Taoista, y que se puede encontrar en los ejercicios más avanzados del método Mindfulness MBET. En lugar de “estrechar la mente” alrededor de un solo punto, se abre al máximo el campo perceptivo tratando de captar toda le información, sin por ello aferrarse necesariamente a una u otra. Es una manera de gestionar la mente basada en el sentir constante del devenir de las cosas, con la disposición abierta en aceptar todo lo que ocurra, sin establecer preferencias con un aspecto u otro de la experiencia. Todo es útil en principio y nada es bueno ni malo. Este enfoque basado en la síntesis de extremos, se centra en el entrenamiento de la no dualidad y de la búsqueda del equilibrio como punto neutro, en lugar de la felicidad como opuesto al malestar o sufrimiento. En el supuesto de que en esta práctica entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que se le de el mismo tratamiento que a la demás información, bajo la intención de aceptación incondicional, también en este caso con cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco aparezca otra sensación o información y entonces la mente la capte y, para hacerlo, abandone la anterior. Esta técnica se basa en el sentir constante, prestando atención al lugar donde surgen y evolucionan las sensaciones, ubicándolas en el espacio y en el cuerpo sin tratar de controlarlas o manipularlas. Un buen indicador de que estamos manipulando la experiencia en lugar de sentirla es el uso de las palabras: en la medida en que nos encontremos poniendo palabras para describir lo que sucede, estaremos entonces manipulando la situación con nuestro pensamiento, ya que el pensar es de por sí una manera de poner palabras a lo que se siente. Una buena manera de entrenar el sentir evitando ponerle palabras es dejándose llevar prestando atención al lugar donde sentimos la sensación física del momento, ponerle forma y observar como esa forma evoluciona conforme evoluciona la sensación y la experiencia. Este método también se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: