Inicio > Coaching, Psicología > ¿Puede Una Persona Con Depresión Lograr Objetivos Con El Coaching?

¿Puede Una Persona Con Depresión Lograr Objetivos Con El Coaching?

Óscar Sánchez Hernández es Doctor en Psicología (mención de Doctorado Europeo) y experto en Psicología Positiva. Licenciado en Psicología. Máster en Recursos Humanos, Especialista en Inteligencia Emocional. Ha dedicado los últimos años a la investigación, aplicación y formación de diversas temáticas de la Psicología Positiva en distintas universidades europeas y americanas (Vanderbilt University, Nashville (USA), University of Warwick, Coventry (UK), Claremount Graduate University, California (USA) y Universidad de Murcia. Es además director, terapeuta y formador del centro de Psicología Positiva, SANDER PSICÓLOGOS: BIENESTAR Y CIENCIA (2012- actualidad), y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva.

¿Son las psicopatologías y trastornos psicológicos una limitación para conseguir objetivos vitales? ¿Puede una persona con depresión plantearse objetivos vitales y ser acompañada en un proceso de coaching sin tener por qué “curarse” antes de su depresión?

DSCF2416Primero habría que definir de qué hablamos cuando hablamos de “Coaching”, un término quizá demasiado genérico. Habría que hablar más bien de técnicas y protocolos de actuación. Por ejemplo en el libro Positive Psychology in Practice de Linley y Joseph (2004), en uno de sus capítulos se detallan las influencias de distintas terapias en las diversas técnicas usadas por los coach (terapia centrada en soluciones, terapia cognitivo-conductual, terapia multimodal de Lazarus, Teoría de sistemas, inteligencia emocional, modelo transteórico de cambio de Prochaska y DiClemente, psicología positiva y enfoque de fortalezas…). Segundo, lo mejor en estos casos es ampararse en el conocimiento basado en la evidencia, tal y como hizo Seligman, Rashid y Parks (2006) con la Psicología Positiva: realizó un estudio en una muestra de personas con depresión grave mediante un diseño experimental, con asignación aleatoria a tres grupos. En uno se les aplicó tratamiento estándar , en otro psicoterapia positiva mediante un manual con técnicas y sesiones detalladas y en el tercero tratamiento estándar con medicación antidepresiva. Los resultados señalaron que el 55% de los pacientes que se sometieron a la psicoterapia positiva, el 20% que siguió el tratamiento estándar y sólo el 8% de tratamiento estándar junto con fármacos, consiguieron la remisión. No sería adecuado hablar de manera intuitiva acerca de si es efectivo o no el Coaching, sin disponer antes de datos basados en la evidencia. Creo que el Coaching puede beneficiarse del enfoque científico de la Psicología Positiva por esta misma razón.

Creo que la terapia debe aborar la parte psicopatológica como la que concierne a la Psicología Positiva (objetivos vitales, fortalezas…)

Una persona parapléjica puede plantearse el objetivo de jugar al baloncesto, intentarlo y lograrlo desde sus limitaciones sin tener porque curarse antes de su problema. ¿Es posible plantear lo mismo desde las limitaciones de una depresión?

Eso es cierto, pero en todo caso, de camino a su objetivo no dudemos de que iniciaría y acabaría siendo seguida en sus intentos por profesionales sanitarios y facultativos que analicen constantemente hasta qué punto el reto puede tener efectos colaterales o beneficios en la persona. Con la psicología pasa un poco lo mismo. Quizá una persona se plantee lograr objetivos vitales y retos desde la depresión, aunque esto no quita la conveniencia de que en ese intento reciba un seguimiento por parte de profesionales cualificados: en este caso por parte de psicólogos. En definitiva, claro que se puede plantear un objetivo vital y tratar de alcanzarlo desde las limitaciones de una depresión, de hecho esto siempre se ha hecho en psicología puesto que el mero hecho de salir uno de la depresión, representa un objetivo. Ahora bien, uno puede trabajar con un Coach, al igual que un parapléjico tiene un entrenador para jugar a baloncesto a ciertos niveles, a la vez que es conveniente que reciba una seguimiento psicológico, tal y como ese parapléjico es conveniente que necesite a personal sanitario para no “morir en el intento”. En el caso concreto que me propones tanto la persona que está parapléjico como la persona que padece una depresión podrían beneficiarse de un psicólogo especializado en ocio terapéutico, muy en la línea de la psicología positiva, donde se trabaja estos objetivos en estas poblaciones que has señalado.

¿Sería legítimo atender a una persona con Depresión desde el Coaching, ayudándole a conseguir sus objetivos vitales sin tener porque intervenir previamente y terapeúticamente en ese trastorno? ¿Es más, sería efectiva la intervención?

Permíteme que te cuente una idea de una conferencia, que impartió en el último Congreso de Psicología Positiva, Imma Puig Santos, psicóloga del Barsa. Nos comentó que “lo que no se comprende no puede verse”. Para ello relató una ocasión en la que se le averió su coche. Llamó a su mecánico y, al llegar este y comprobar que le ocurría al coche, procedió a explicarle y señalarle que había pasado ” como ves el manguito ha fallado y…” al mismo tiempo que iba señalando diversas partes del motor. Imma nos comentó “yo le decía a todo que si pero yo…no veía nada”. Con esto quiero señalar que en mi opinión una persona con un problema psicológico necesita un profesional de la psicología capaz de moverse desde la Psicología Clínica, la Psicología de la Salud y llegar a enfoques más positivos como la Psicología Positiva o el Coaching. Si una persona no está formada en estos ámbitos no podrá “ver” qué está ocurriendo y cuál sería la mejor manera de ayudar a este cliente. Aplicaremos la técnica más adaptada al momento y situación concreta. Para ello debemos de estar al tanto de las técnicas que científicamente han demostrado mejores resultados a un problema psicológico concreto y en la fase concreta en la que se encuentra la persona en cuestión. Previamente es necesaria una adecuada evaluación psicológica que recoja tanto las variables psicopatológicas como las que provienen de la Psicología Positiva. También debe de trabajarse de forma multidisciplinar para dar el servicio óptimo a la persona que se acerca en busca de ayuda. De esta forma creo que sería posible que, de forma paralela, un psicólogo formado en Psicología Positiva y en Coaching, junto con otro profesional de la psicología formado en Psicología Clínica y de la Salud, pudieran trabajar en equipo con una persona que padezca un problema psicológico

¿Podemos considerar una intervención que trata de desarrollar el potencial positivo y los recursos de una persona como una “terapia”? ¿Es adecuado entender como “terapia” solo aquellas intervenciones basadas en eliminar el trastorno?

El objetivo de la terapia es conseguir una salud óptima en la persona y, como ya declaró la OMS en 1946 “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no únicamente la ausencia de enfermedades o dolencias” que realizan los profesionales sanitarios. La terapia psicológica la realizan los profesionales de la psicología. La terapia debe de abarcar, tanto el alivio y curación de los síntomas psicopatológicos, como los objetivos vitales, fortalezas, recursos personales y sociales y demás ámbitos que desde la Psicología Positiva y otras vertientes buscan ayudar a las personas a encaminarse hacia la dirección de ese estado completo de bienestar físico, mental y social.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: