Inicio > Psicología > Pienso Luego Actúo; Actúo Luego Existo…

Pienso Luego Actúo; Actúo Luego Existo…

Decía Descartes: “Pienso, luego Existo”.

Pienso Luego ExistoSegún Descartes la toma de consciencia del simple pensar es suficiente para que una persona se dé cuenta de que está viva y que tiene parte en este mundo.

¿Pero ha cambiado algo en el ser humano en 400 años de historia como para seguir vigente este axioma?

Desde luego hubieron tres revoluciones industriales de por medio y, aún sobreviviendo a las primeras dos de ellas, este pensamiento ha tenido que enfrentarse a la tercera, la de las TIC’s (tecnología de la información y comunicación), que ha ubicado al ser humano en un mundo de hiper-conexiones que le permite estar en continuo contacto directo con otras personas y en el que la consciencia social y la consciencia pública, están asumiendo un rol cada vez más relevante, por encima de la consciencia personal e individual.

Vivimos en la era de la productividad y del “todo documentable y demostrable en imágenes”. Todo comportamiento humano es de alguna manera visible o tiene que serlo. Si una persona o una empresa hoy no está en las redes sociales, se dice de ella que no existe o, mejor dicho, siquiera se dice algo de ella.

El afán por ser visibles en todo momento pasa por otro axioma atribuido a Oscar Wilde: “No importa que hablen bien o mal de ti, lo importante es que hablen”.

Y esto nos lleva a otro axioma, de Gandhi: “Las acciones expresan prioridades”. Esta frase explica que el ser visible tiene que ver básicamente con qué comportamientos manifestamos a los demás y con el hecho de que el comportamiento es lo que demuestra las intenciones y prioridades de las personas, por encima de sus palabras. A una persona se le reconoce no por lo que dice, sino por lo que hace (o al menos es razonable confiar en ello).

Las acciones hablan más que las palabras. Y son las acciones lo que demuestran lo que realmente cree y piensa la persona, por tanto: “pienso luego actúo”.

Añadiendo la frase de Gandhi, podríamos concluir entonces que una persona define su identidad y su existencia en base a cómo actúa y a lo que hace con su comportamiento, ya que ese comportamiento es lo meramente visible a los demás, por lo que los demás se forjarán una opinión acerca de esa persona en base a como esa persona actúa: por tanto, “actúo luego existo”, en el sentido de que en base a como actúo, definiré mi existencia.

Pero si lo pensamos, lo que parece una evolución del pensamiento humano a lo largo de cuatro siglos de historia, nos devuelve a 1600 años antes de Descartes, cuando el Discípulo Mateo cita la famosa frase del nuevo testamento: “Los reconocerán por sus obras”.

En definitiva, esto nos demuestra que en dos mil años de historia, en poco ha cambiado el pensamiento humano, aunque sí, mucho se ha confundido y tergiversado por el camino.

Anuncios
  1. 03/12/2014 en 6:33

    Tienes toda la razon; excelente Gracias

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: