Archivo

Archive for 25 marzo 2015

¿Ayuda la Autoayuda? La venta del optimismo y del pensamiento positivo

Camino Al Cambio 3 copia

Inspirado por el artículo de Alfonso Alcántara (Yoriento) titulado:

¿Ayuda la autoayuda? La venta del optimismo y del pensamiento positivo.

Quisiera aportar unos matices sobre esta temática con la que me alineo en ciertas medidas y con alguna reserva que trataré de detallar.

Antes que todo, lo curioso es que el mismo post puede considerarse autoayuda…entonces: ¿creerle o no creerle? ¿útil o no útil? ¿ayuda o no ayuda?

Esta bien recordar que por analizar y pansa,r y cambiar de creencias, si esto no implica la acción, entonces poca creencia habremos cambiado y tal vez estemos auto mintiéndonos. Esto nos pasa muchas veces que consumimos literatura de autoayuda. No es tanto lo que nos venden, sino como nosotros lo tomamos, con qué expectativa lo hacemos y con qué intenciones leemos y aplicamos lo que los libros nos cuentan. Por tanto todo es bajo nuestra propia responsabilidad. 

El post parece hacer hincapié más en la acción y en el cambio de acción que en las palabras que uno lee. Pero no hay que olvidar que a una acción siempre le antecede un pensamiento, y que es cierto que las personas que cosecharon éxitos lo hicieron porque antes que todo su manera de pensar les llevó a actuar y hacer lo que luego se convirtió en éxito. Para que la autoayuda ayude, hay que entender que acciones y pensamientos van juntos y eliminar una cosa de las dos o dar prioridad a una sola de las dos, podría ser falaz. Aún así por pensar y actuar como quienes lograron grandes resultados, esto no nos convertirá de por sí en personas de éxito y es bueno tenerlo presente ya que falta otro ingrediente: las relaciones y los entornos. Por ejemplo, podemos hacer lo mismo que hizo Steve jobs en nuestro pequeño pero cierto es que a Steve Jobs le fue bien en ese contexto, y puede que aplicar los mismos consejos de un libro de autoayuda que modela a Steve Jobs no nos convierta en personas que lograremos los resultados de Steve Jobs porque a lo mejor la micro cultura de donde estemos actuando y el nivel de relaciones poco influyentes que a lo mejor logremos, no nos conduzca a la misma línea de resultados.

También parece que el post, prime a la acción sobre la reflexión. La acción es un ingrediente necesario para que la autoayuda ayude, y se agradece ser pragmático y recordarlo. Pero cuidado con los riesgos de volver a un modelo conductivo radical más propio de los años ’60. Solo con cambiar la accion, posiblemente tampoco estemos realizando un cambio congruente y alineado con los intereses valores y creencias de una persona.

No obstante, con estos matices coincido con Alfonso y matizaría tu títular: La autoayuda no ayuda, si no se lleva a la acción y si se abusa de ella.La comparo más bien a aquellos fármacos que usados en pequeñas dosis y de vez en cuando, cuando sea necesario, puede ayudar a obrar resultados muy útiles, pero que tomado con frecuencia genera tolerancia y pierde su capacidad de efectos, generando incluso efectos colaterales.

Hay muchos devoradores de literatura de autoayuda que son compulsivos asi como los hay de eventos de crecimiento personal, coaching etc. que, en su intento de búsqueda de la piedra filosofal, del santo gríal, de la quimera de la sanación etc, caen en el olvido de que el análisis quizá les haya llevado a la parálisis. Acaban como aquellas personas obsesionadas por la comida sana o por las dietas o por el culto del cuerpo que, en su exceso, tergiversan su buena intención inicial deformando finalmente sus hábitos, cuerpo y entorno, hasta perder la capacidad de disfrutar de su día día en aras de ser coherentes con un interés que convirtieron en ideal.

Un libro como Quien se llevó mi queso puede ser mas transformador si leído aisladamente y tratado de aplicar a diario durante meses y años y vuelto a leer una veintena de veces (porque esto requiere su aplicación) antes que ser leído una vez con la intención de pasar al siguiente.

Llevo 4 años leyendo repetidas veces El Monje que vendió su ferrari, teniéndolo presente a diario y creo que ni estoy al 8% de su aplicación: de hecho ni siquiera he llegado todavía a tener el ferrari para saber si seré capaz de desprenderme de él.

Y lo curioso es que cada vez que vuelvo a leer mi propio libro Camino Al Cambio me asombro al pensar: está genial! Lo escribí yo de verdad? Como pude haberlo escrito yo? Tengo que aplicarlo ya!

¿Por qué Es Aconsejable Que Un Coach Tenga Formación Específica en Psicología?

Coaching Psicologo

Este no es un post que trata una vez más de hincar el dedo en la tan conocida controversia que ve enfrentados algunos Coaches y otros Psicólogos (cuando esto sucede, ambos suelen tienen mucho en común, sobre todo su intransigencia hacia el otro), sino que trata de sintonizar y armonizar posturas.

Aún admitiendo y siendo muy respetuoso y condescendiente con todos los Coaches que no son psicólogos y con todos los psicólogos que no saben realmente lo que es el Coaching, afirmaré primero que muchos de los problemas surgidos entre Coaches y Psicólogos se deben precisamente al desconocimiento de unos acerca del área de trabajo de los otros.

En todo caso, quizá, usando un lenguaje más propio del Coaching, más que preguntarse un “por que” a este asunto, habría que preguntarse un “para qué” y cambiar la pregunta en: “Para qué es aconsejable que un Coach tenga formación específica en Psicología?

En este post trataré de contestar tanto al “por qué” como al “para qué”.

El “por que” proviene del mismo desconocimiento que desde el mundo del Coaching se tiene acerca de la psicología, confundiendo la psicología (en su más amplio abanico de aplicaciones) con la psicoterapia. En este sentido está claro que el Coaching no es una psicoterapia, pero también es cierto que en el Coaching se trabaja sobre creencias, pensamientos, comportamientos y emociones, ámbitos que siempre han sido territorio de trabajo exclusivo de los psicólogos.

El por qué un Coach debería tener conocimientos de psicología (bastaría con un bienio de formación), reside en el hecho de no ser conscientes muchos Coaches no psicólogos que, aún preguntando, sin decir a una persona lo que tiene que hacer, el Coach acaba influyendo en los procesos psicológicos de un Coachee. Para tomar consciencia de ello bastaría con preguntar a un Coach no psicólogo en base a qué criterios suele elegir hacer una pregunta u otra a su cliente en un momento dado de una sesión: ¿Por qué elige esa pregunta y no otra? ¿Para qué? ¿Con qué finalidad?

La respuesta a esta pregunta delata de manera evidente que el Coach tiene una intención de influir en los procesos psicológicos del cliente, aunque lo haga desde el desconocimiento de qué proceso psicológico se trata y desde la falta de consciencia en ello, aún con toda la buena fe del mundo.

Si por ejemplo nos encontramos ante una situación en el que el Coachee desea alcanzar una objetivo, pero se siente impedido en hacer lo que es preciso que haga para lograrlo, y usamos por ejemplo la pregunta: ¿En qué otras ocasiones fuiste capaz de hacer algo parecido?, desde el enfoque de un Coach no psicólogo es evidente que estamos “animando” al Coachee a encontrar recursos en sí mismo para ver si es capaz de hacerlo; desde el enfoque de un Coach-Psicólogo es evidente que estamos tocando el Consctructo del Empowerment y que, conociendo datos basados en la evidencia investigadora publicada en literatura sobre como es este constructo, de qué manera funciona y que factores lo mueven, un Coach-Psicólogo puede valorar si es el momento adecuado de hacer esa pregunta o, si acaso, plantear otra pregunta: “Qué podrías aprender en caso de intentarlo y fallarlo”, que sin embargo toca el Constructo de la Resiliencia en lugar del Empowerment.

Realmente la cosa no parece tener mucha trascendencia puesto que ningún Coach, siendo o no psicólogo estaría prestando un servicio realmente profesional en el caso de adelantarse al cliente y pensar que es lo que “le viene mejor” en un momento dado, pero sí es importante que conozca la trascendencia de cada una de sus preguntas como para saber al menos qué es lo que está moviendo en el cliente mientras le pregunta.

Y un coach que sin saberlo hace palanca en el constructo del Empowerment en lugar de hacerlo sobre la Resiliencia, es responsable de los procesos que genera en su cliente y no podemos alienar esa responsabilidad en el desconocimiento de las implicaciones que esto tiene para el coachee, para su salud psico-emocional, para su integridad, autoestima y, por qué no, de cara también al servicio por el que el Coach cobra y a su legitimidad ética: como se suele decir, el desconocimiento de la norma no exime a uno de sus propias responsabilidades .

Los que somos Coaches y además Psicólogos nos hemos dado cuenta de la importancia de todo esto en estos años de experiencia: mientras un Coach simplemente hace preguntas para animar la reflexión de su cliente no siendo consciente de qué procesos y mecanismos psicológicos toca, un Coach-psicólogo si es consciente de ello, por lo que puede hacer preguntas acertadas y orientadas al servicio que realmente pretende ofrecer a su cliente y por el que el cliente decide y paga en todo momento.

Es muy importante por estas razones, de un lado sensibilizar a los Coaches que no son psicólogos de las implicaciones que está teniendo su servicio en sus clientes y, por el otro, regular esta actividad para que los programas de Coaching que salgan al mercado tengan en cuenta un mínimo de horas de formación en psicología, orientada a este fin.

A favor de todo esto se presenta muy propicia la propuesta de reforma de los grados universitarios que pretende ejecutar el gobierno de España que vería una reducción del primer grado de tres a dos años: esto permitiría ofrecer una formación básica que podría ser la vía por la que finalmente se regularía la actividad profesional del Coaching mediante un primer bienio de formación básica en psicología y, luego, la especialización que corresponda (Coaching Ejecutivo, Sistémico y de Grupos, Deportivo, De Vida, etc.).

Ahora venimos al “para qué” es aconsejable que los Coaches tuvieran esa formación de base:

– Para mejorar la eficacia de los protocolos de intervención.
– Para unificar prestaciones de servicio bajo criterios más homologables en el mercado.
– Para garantizar un servicio más profundo y preciso a sus clientes y un feed-back más profesionalizado.
– Para elevar su categoría profesional y finalmente igualarla a nivel institucional a la de un psicólogo.
– Para eliminar de una vez el enfrentamiento que ve a Coaches y Psicólogos separados y considerando sus servicios como excluyentes y en antítesis, siendo profesionales que trabajan en ámbitos que han de entenderse como totalmente complementarios.

A fin de cuentas, todos saldríamos ganando.

Categorías:Otros Etiquetas: , , ,

¿Quieres Un Proceso de Coaching Gratis Conmigo? – Öptima Coaching Te Lo Regala

Banner Optima

Querido/a amigo/a, me complace informarte de que la empresa Öptima Coaching sorteará un proceso de Coaching Gratuito entre las personas que se suscriban a su newsletter semanal a lo largo de este mes.

Yo mismo seré quien ejecutará directamente el proceso con el ganador/a.

El 31 de Marzo conoceremos el ganador/a que podría ser una de las personas que reciban este mail.

Para participar al sorteo habrá que seguir el procedimiento a continuación:

Ir al a página optimacoaching.es

  1. Buscar entre los Slides de portada aquel que menciona el Sorteo del Coaching
  2. Poner el Correo Electrónico en la ventanita de ese Slide para suscribirse al boletín
  3. El sorteo será público y se realizará el 31 de Marzo a partir de las 13 horas en el CEEIM (Murcia).

Para más información puedes contactar con info@optimacoaching.es / @robcrobu (twitter).

Muchas Gracias por tu atención.

Categorías:Coaching Etiquetas: