Archive

Archive for 16 abril 2015

A esto le llamo yo automotivación.

anaorganic

Muy buenos días a todos!!

Madre mía lo que acabo de descubrir que comparto con vosotros, me parece genial, como dicen los franceses, “súper”, sin más, es “súper”.

Hoy pensaba escribir algo sobre motivación y vaya si lo he encontrado.

Me partía de risa viendo el vídeo, a la niña le gustan un montón de cosas, le gustan sus pijamas, eso me ha encantado, su corte de pelo, toda su familia, su cosas, toda su casa,jajajjaja, ¿no es genial?

Pues esa es una de las claves para automotivarse, yo creo.

Ya hace muchos años, pero muchos, una persona me comentó que en su empresa, una multinacional, en cursos de formación/motivación, les ponían delante de un espejo y les hacían decir: “soy feliz, soy el mejor”. He de reconocer que por aquel entonces me chocó, a todos nos hizo reir, sobre todo el imaginar a todos esos ejecutivos delante de un…

Ver la entrada original 259 palabras más

Categorías:Otros

¿Insatisfacción o Ambición? La importancia de Canalizar Adecuadamente las Emociones Difíciles

AmbiciónEn una ponencia de un reconocido escritor en temas de autoayuda oí decir una vez: “el ser humano es insatisfecho por naturaleza”.

La cosa me hizo pensar mucho al respecto y llegué a la conclusión de que, como siempre, existen varias formas de canalizar emocionalmente las experiencias que tenemos.

Ante un mismo hecho o una misma experiencia, es posible que algunas personas sientan cierta insatisfacción.
Pero en esto hay que ver como juega el factor “expectativa previa”.

La expectativa que tenemos acerca de una experiencia marca irrevocablemente la lectura que haremos a posteriori de la misma.

Y siempre tenemos expectativas, otra cosa es que nos aferremos y apeguemos demasiado a ellas o que las dejemos pasar con una actitud más “mindful”.

En la medida en que nos apeguemos a una expectativa y la realidad nos devuelva una evidencia que juzguemos con “menor valor” respecto a lo que teníamos previamente imaginado, es posible que entonces surja la “insatisfacción”.

Pero en ese mismo momento podemos decidir si quedarnos en esa emoción o darnos cuenta de que simplemente esa emoción está siendo producida por una expectativa que, a fin de cuentas, es a su vez la resultante de nuestra propia ambición.

La ambición no es mala en sí ya que nos permite proponernos metas, incluso de difícil alcance, y en muchas ocasiones lograrlas: sin la ambición el hombre no habría logrado volar, cruzar el océano atlántico, inventar la escritura, el teléfono, la WIFI, o la tecnología necesaria para tener ciudades como Roma hace 2000 años, Nueva York hace 100 años, o Dubai en estos tiempos.

La cuestión entonces está en tomar consciencia de que tenemos una ambición y que, simple y llanamente, lo que hemos hecho hasta el momento no ha sido suficiente como para satisfacerla a todos los efectos.

Desde este nuevo punto la atención entonces puede pasar a qué hacer de nuevo para lograr lo que nos proponemos.

Quizá nos demos cuenta de que nuestra manera de actuar simplemente no estuvo a la altura de nuestra ambición, o que nuestra ambición estuvo desproporcionada respecto de nuestras reales habilidades y condiciones.

Tomando consciencia de ello quizá canalizaremos mejor esa “insatisfacción inicial” en una ambición constructiva y positiva hacia el logro de nuevos resultados o hacia el desarrollo de los recursos y habilidades necesarias para su logro.