Archivo

Archive for the ‘Deporte y Competición’ Category

Cambia De Actitud: Pasa Del “Esque” Al “Ysi”

Lo que sientes depende de a lo que prestas atención. Y si tu atención se va hacia pensamientos negativos, éstos predispondrán tu cuerpo a actuar a la defensiva. Y actuar a la defensiva no siempre está reñido con afrontar una situación de manera eficaz.

Podemos decir que ahí donde tu atención se detenga, condicionará no solamente tus emociones, sino también tus acciones. Y las acciones son lo que te separa de los resultados que quieras obtener: dependiendo de la manera en la que actúes, cambiaras el destino de los acontecimientos para obtener unos resultados u otros.Y tal como piensas, acabarás actuando.

Existe un patrón de pensamiento defensivo muy dañino y limitante a la hora de afrontar ciertas situaciones. Es muy frecuente entre las personas que constantemente buscan una justificación para no tomar decisiones valientes.

Se trata de aquellas personas que siempre tienen un problema por cada solución, en lugar de una solución para cada problema.

Ese patrón de pensamiento se instala y enquista en dos palabras tremendamente paralizantes con las que inician cada frase: “Es que….”

Lo que suele seguir a esas palabras es normalmente un argumento que trata de neutralizar la propuesta recibida. Hagamos un ejemplo:

  • Coach: ¿Cómo sería para ti afrontar ese problema actuando como lo hizo tu adversario?
  • Coachee: Es que a él le favorecieron los árbitros.
  • Coach: ¿Qué hubiera hecho en caso de que no le favorecieran?
  • Coachee: arriesgarse jugándosela a todo o nada.
  • Coach: ¿Te atreverías a jugártela a todo o nada?
  • Coachee: Es que hay que tener suerte para que te salga bien.
  • Coach: ¿Y además de suerte que habría que tener?
  • Coachee: Valentía, pero es que el cementerio está lleno de valientes.
  • Coach: ¿Solo los valientes van al cementerio?
  • Coachee: No, todos acabamos ahí tarde o temprano.
  • Coach: ¿Entonces qué te planeas hacer?
  • Coachee: Es que mi situación no es la misma que la suya….

 

Hand stopping falling dominoes - domino effect

Corta el flujo de tus pensamientos, programando otras frases: Pasa del Esque al Ysi

Es muy complicado sacar del hoyo a personas con este patrón si no entendemos la necesidad de cambiar su enfoque “Es que” con otra entradilla de frase. Como la mente se auto-programa en la medida en la que usa ciertas palabras, es conveniente en ese caso desviar la atención del Coachee en otros aspectos. Se trata de pasar el “Es que…” al “Y si…”. El resultado puede ser sorprendente:

  • Coach: ¿Cómo sería para ti afrontar ese problema actuando como lo hizo tu adversario?
  • Coachee: Es que a él le favorecieron los árbitros.
  • Coach: ¿Y si se diera la casualidad de tener los árbitros a favor, que harías?
  • Coachee: arriesgarme jugándomela a todo o nada.
  • Coach: ¿Te atreverías a jugártela a todo o nada?
  • Coachee: Es que hay que tener suerte para que te salga bien
  • Coach: ¿Y si tuvieras suerte, demos por hecho que la tengas, que otras cosas deberías tener para ganar?
  • Coachee: Fuerza, Constancia y Concentración.
  • Coach: ¿Y si la fuerza la constancia y la concentración fueran características tuyas, que tendrías que haber hecho para lograrlas?
  • Coachee: entrenar sobretodo los movimientos rápidos y de ataque y centrar mi atención en su cintura, y ser capaz de mantener la mirada en sus ojos más tiempo que él.
  • Coach: ¿Entonces qué te planeas hacer?
  • Coachee: voy a entrenar con un compañero estos aspectos.

 

El “Y si” conecta a la persona con resultados positivos, detonando una serie de conexiones neuronales y emocionales que llevan a la personas a moverse hacia el escenario deseado, mientras que el “Es que”, conectando con escenarios negativos y desmotivadores, con mayor frecuencia conecta a la persona con tratar de evitar esas circunstancia. La prioridad de evitar la circunstancia detona una serie de mecanismos biológicos defensivos de “huida”, que alteran la prioridad de la persona, siendo ésta la de preservar su propia condición. La prioridad es protegerse y, desde este enfoque, se pierde toda posibilidad de formular ideas orientadas a afrontar y superar la situación: parece que el “es que” active el cerebro más primitivo, el reptiliano, que toma las riendas de la situación para dirigir comportamientos instintivos de acción-reacción. El “Y si”, sin embargo al facilitar la creación de escenarios deseados, la visualización, parece activar la zona pre-frontal de la corteza del cerebro, haciendo que actuemos desde el neocortex, la parte más evolucionada del cerebro, que gobierna las funciones ejecutivas y decididas.

Obviamente estamos en el campo de las suposiciones, y es que no hay investigación científica que corrobore esta hipótesis, pero:  ¿Y si fuera cierto?

Roberto Crobu Presenta su segundo libro “Liderar la Incertidumbre”

CARTEL PRESENTACIÓN LIBRO

El autor, dará a conocer su segundo libro el próximo Jueves 17 de Marzo en El Corte Inglés acompañado de Bruno Dureux, Fernando Abad y José Luís Mendoza García

La obra, con prólogo de Juan Carlos Cubeiro y una colaboración de Edurne Pasaban, será presentada oficialmente el próximo 17 de Marzo, a las 19:30 en el aula cultural de El Corte Inglés, Gran Vía. La presentación, abierta al público hasta completar aforo, incluirá una master class de media hora gratuita, impartida por el autor, y un debate con la mesa redonda en la que participarán D. Bruno Dureux, presidente del Círculo de Economía de la Región de Murcia, D. Fernando Abad, director del diario MurciaEconomía, y D. José Luís Mendoza García, Director del Dpto. de Relaciones Internacionales de la UCAM.

En su interior el libro trata el Liderazgo desde la perspectiva del Mindfulness, aprovechando la historia de siete deportistas de élite (Mireia Belmonte, Tersa Perales, Edurne Pasaban, Tom Brady, Michael Jordan, Valentino Rossi y Ayrton Senna), para explicar los procesos de toma de decisiones y funcionamiento de la mente a la hora de afrontar grandes retos y propósitos vitales, camino a la excelencia en cualquiera de los ámbitos que decidamos actuar en nuestra vida. Así es como el autor redescubre valores como el Esfuerzo, la Perseverancia, la Oportunidad, La Atención, la Pasión, la Resiliencia y la Valentía.

Con el fin de organizar la llegada de los asistentes y prever la afluencia, se ha puesto a disposición un enlace para confirmar asistencia en este enlace:

http://www.ticketea.com/entradas-conferencia-presentacion-libro-liderar-la-incertidumbre-roberto-crobu/

El libro también cuenta con video de presentación en el enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=xhpZVHByX18

Y una página de Facebook para información sobre los detalles de su producción y contenido:

http://www.facebook.com/liderarlaincertidumbre/?ref=bookmarks

El Jueves siguiente, 24 de Marzo, se repetirá presentación en FNAC con conferencia y debate, en esa ocasión conducido por Lola Gracia.

 

Rossi-Márquez: un caso para la Psicología Deportiva. Conversación con Joaquin Dosil, Psicólogo del Motociclismo

Rossi MarquezRecién terminado mi segundo libro, iniciaba a frotarme las manos por la magnífica coincidencia de que Valentino Rossi volviera a ganar un mundial. Ya le consideraba una pieza pasada a la historia, tanto que hace año y medio, cuando ya tenía casi todo el libro configurado, pensé en documentarme sobre el piloto para completar un capítulo donde veía que podría quedar bien su ejemplo para explicar un concepto de psicología y liderazgo. Jamás me habría imaginado que próximo a la publicación, el piloto italiano volviera a hacer noticia para complacerme en la sabia elección de haberle elegido.

Pero el pasado domingo todo cambió. Es lo que tiene manejarse en esta época que los expertos llaman VUKA.

Analizándolo bien, las cosas cambiaron el jueves anterior a la carrera, cuando Rossi sorpendió a todos acusando a Márquez de estar favoreciendo a Lorenzo en la puja para el mundial.

En esas declaraciones algo no me cuadraba. En mi trabajo de documentación para escribir el libro, estudié su personaje analizando su biografía, y contrastando información con quienes les conocen. Acabé apreciando a este excéntrico piloto y las conclusiones que saqué fueron: Valentino Rossi es un gran ejemplo de resiliencia, superación y pensamiento positivo. Salvo en la muy encendida y conflictiva relación con Max Biaggi, al principio de su carrera, nunca se llevó mal con nadie y no se le recuerda a acusar a nadie como pasó con Márquez. Se le podía tachar de excesivamente agresivo y atrevido (pregunten a Gibernau y a Stoner), pero no antideportivo, y cuanto menos polémico fuera la pista.

Sin embargo el Jueves anterior a la carrera, Valentino mostró una actitud muy poco acorde a su perfil y trayectoria profesional, las declaraciones contra Márquez en el previo parecían un evidente indicio de que esto le distrajo del mundial. Incluso pareció que en algún momento cambiase su objetivo prioritario: de ganar el mundial a poner en evidencia a Márquez. Esto en la carrera se hizo más evidente, ya que una vez adelantado al español, por la quinta o sexta vez, le retó a seguirle y a volver a adelantarle en lugar de tratar de fugarse a la persecución de Lorenzo.

Todo esto, junto con lo que sucedió después, es merecedor de un análisis psicológico profundo.

Por esta razón no dudé en contactar con una persona, un buen compañero que de Psicología de pilotos de motociclismo sabe mucho.

DosilJoaquin Dosil, es Psicólogo y Doctor y profesor especializado en Psicología y Coaching Deportivo. Fue psicólogo del deporte de varios motociclistas de 125cc, 250cc, MotoGP y GP2, entre ellos, Jorge Lorenzo y Maverick Viñales son los que tiene permiso para revelar su nombre. Trabaja actualmente con el Celta de Vigo y forma y asesora a varios psicólogos y técnicos de distintos clubes de la Liga de Fútbol Profesional, desde el centro Libredón.

La primer pregunta que le hice fue la siguiente: Valentino mostró una actitud muy poco acorde a su perfil y trayectoria profesional desde las declaraciones contra Márquez en el previo de la carrera: ¿perdió de vista su objetivo?, suponiendo que un psicólogo del deporte hubiese trabajado con él, ¿qué tipo de trabajo habría tenido que hacer para ponerle en las mejores condiciones de alto rendimiento de cara a su objetivo?

JD: la verdad es que es difícil saber si fue una estrategia o si realmente existía el malestar mostrado en la previa. De una forma u otra, no se consiguió el objetivo, por lo que el psicólogo del deporte debería prever, junto al piloto, las diferentes consecuencias que podría tener el cruce de declaraciones. El papel del psicólogo del deporte es que el piloto salga con la cabeza centrada en pilotar y dar el máximo, eliminando o reduciendo al máximo posibles distractores.

RC: Muy interesante. De esto concluyo que quizás todo podría haber sido una estrategia de Rossi, quizás para poner nervioso a Lorenzo, o quizás para pinchar al mismo Márquez y que se sintiera en el deber de demostrar al mundo que él no es gregario de nadie y que entonces fuese a por Lorenzo para quitarle puntos. Si eso fuera cierto, la estrategia no funcionó: Márquez entró al trapo con él en carrera provocándole: suponemos que un psicólogo personal de un piloto se daría cuenta de ello antes de la carrera : ¿qué tipo de trabajo tendría que hacer para ponerle en las mejores condiciones de sacar el máximo provecho de la carrera?

Psicologia-aplicada-al-motociclismoJD: Márquez no se está jugando el mundial, por lo que es muy diferente su caso del de Rossi. El trabajo mental consiste en centrarse en lo realmente importante, en lo que depende de ti, minimizando factores que puedan afectar negativamente a tu rendimiento. Hay muchas técnicas, personalmente trabajo desde una corriente cognitiva con los pilotos, desde la percepción de la situación, estrategias mentales de afrontamiento de situaciones y gestión emocional.

RC: Rossi en los instantes previos a la carrera parecía muy concentrado. Cerró los ojos. Parece que estuvo mucho tiempo buscando el punto de equilibrio, casi meditando y recitando un mantra…. Evidentemente si esto fuera cierto no le bastó… Con lo mucho que se habla de la meditación para encontrar el equilibrio, parece que esto poco sirve cuando las pulsaciones suben…

JD: la meditación, el yoga se ha puesto muy de moda entre los pilotos. Es bueno, para la búsqueda del equilibrio en el día a día, con aprovechamiento también para competiciones. El trabajo de control de pensamientos y gestión emocional suele ser más eficaz en esos casos concretos en los que el piloto está muy revolucionado.

RC: si algo he podido aprender de este episodio es que si queremos entrenar la quietud y la calma interior, de poco sirve hacerlo con pulsaciones “normales”, quizás haya que llevar al asistido a experimentar una frecuencia cardíaca típica de un momento de tensión y entrenarle trabajando con él desde ese punto… De hecho, Rossi reaccionó al contacto del casco de Márquez contra su pierna dándole un empujón con la rodilla (al menos esto es lo que se ve o lo que parece que se ve): ¿Cómo interviene un psicólogo del deporte para ayudar a un deportista en gestionar mejor esas emociones a tan altos niveles de rendimiento y frecuencia cardíaca?

JD: hay diferentes estrategias. en la unidad de psicología y coaching deportivo de Libredon trabajamos con biofeedback (p.e. pulsómetros) para ayudar al deportista a gestionar sus pulsaciones, a encontrar su nivel optimo de activación para alcanzar su máximo rendimiento. lo primero es que detecten cual es, para corregir si en alguna ocasión están muy relajados o demasiado activados (como en este caso). Cuando estás por encima de tu nivel optimo es más fácil caer en la precipitación, como fue el caso. Dejas de centrarte en lo importante y los impulsos naturales surgen y “ganan la batalla”. Llegados a este punto, es muy difícil poder controlarlos, por lo que abogamos por la prevención, no llegar a este punto de difícil retorno.

RC: no cabe duda de que ambos, ahora más que nunca necesitan trabajar con un psicólogo: ¿Como habría que enfocar el trabajo con uno y otro piloto desde el punto de vista emocional desde ahora hasta la carrera de Cheste? ¿Y en lo cognitivo, como facilitar que lo ocurrido no obstaculice su máximo rendimiento en la carrera del 8/11?

JD: desde mi opinión todos los pilotos deberían trabajar con un profesional de la psicología del deporte, cómo un miembro más del staff técnico. El psicólogo ayuda a la puesta a punto del piloto y se ha demostrado que los resultados mejoran. En este sentido, debemos ser conscientes de que cada vez son más los pilotos que acuden a un profesional para aumentar su rendimiento, prevenir situaciones y poder sacar su máximo rendimiento mental. La fortaleza mental se trabaja. Para saber qué trabajar y cómo trabajar de cara a Cheste, tendríamos que conocer las variables personales que más están influyendo a uno y a otro, por lo que es muy difícil poder decir qué hacer sin conocer cómo están viviendo la situación y, sobretodo, cómo son sus mecanismos psicológicos de afrontamiento.

RC: desde comportamiento de ambos y de las declaraciones, en pista y fuera, podemos avanzar algún hipótesis especulativa y no concluyente de que se haya creado una “micro obsesión transitoria” de uno de los dos pilotos (o de ambos) hacia el otro. Parece que esto suele ocurrir mucho en el deporte entre adversarios habituales…. ¿Cómo habría que intervenir en su caso?

JD: al comenzar la entrevista comentaba que lo primero que habría que valorar es cuanto es estrategia y cuanto es reacción natural por frustración, ansiedad, presión, etc… a partir de ahí tendríamos que comenzar a evaluar y a intervenir. Lo demás son especulaciones sin fundamento.

Discurso Motivacional para Superación Personal y Deportiva: Todos Llevamos Un #TomBrady Dentro

BradyCuando en la final del lejano Enero de 1982, perdiendo su equipo, Joe Montana lanzó un último desesperado pase, con 52 segundos del final que dio a los San Francisco 49ers, la anotación que les hizo recuperar el y ponerse delante en el marcador, ganando finalmente 28-27 contra los Dallas Cowboys, entre los setenta mil espectadores que presenciaron la histórica jugada había un niño californiano de 4 años llamado Tom Brady.

Ese niño presenció ese increíble pase que posteriormente pasó a la historia de este deporte y fue bautizado “The Catch”. También presenció el inicio de la época gloriosa de Joe Montana, el mejor jugador de football americano de todos los tiempos (hasta el domingo pasado). Ese partido puso a Montana en la primera superbowl (que ganó), y a la que sucedieron otras tres a lo largo de la década de los ochenta. Montana se convirtió para aquel niño en el ídolo, ejemplo, e imagen a seguir.

Y ese niño el domingo pasado, en la XLIV Superbowl se convirtió finalmente en el mejor jugador de football americano de todos los tiempos, no solamente por igualar el mismo número de títulos de Montana (4); tampoco por haber sido seleccionado, igual que Montana, tres veces como mejor jugador de la Superbowl; sino por el haber superado su record de pases con anotación en una superbowl  y por la manera en la que llegó a ello tras 15 años de carrera y varios intentos fallidos.

El camino de Brady no ha sido tan fácil para llegar hasta ahí. Fue seleccionado como jugador número 199 de la liga en el 2000 en la sexta ronda de elecciones, en un lugar dejado para deportistas mediocres y reservas. Aún así fue capaz de decirle a su jefe que su elección iba a ser la mejor decisión que jamás hubiera tomado la organización de los New England Patriots, su actual y único equipo desde entonces. Al año siguiente, partiendo como segunda reserva, acabó titular por accidente y llevó a su equipo a la Superbowl ganándola con una última conducción del ataque que a pocos segundos del final permitió a su equipo desempatar el partido. En 2004, otra vez a la superbowl, con un solo minuto del final repitió la gesta contra los Carolina Panthers.  En 2005 con tan solo 27 años ya había ganado 3 superbowl, y las comparaciones con Montana iniciaron presentarse así como la sombra de una maldición que siempre le llevó, desde entonces, a acercarse a su mito sin lograrlo. Se quedó a la puerta de su cuarto superbowl en varias ocasiones y perdió otros dos contra los New York Giants. Tras varios intentos fallidos, podría haberse conformado. Con 38 años, siendo el mejor pagado, teniéndolo todo, tres títulos en el bolsillo, y estando en el Top no es fácil mantener la motivación y la atención centrada en la excelencia porque ya se está en la excelencia: no se llega a eso por casualidad. Es difícil motivarse cuando uno está muy abajo, pero quizás lo sea aún más cuando uno ya ve que lo ha conseguido prácticamente todo. Podría haberse conformado: en todo caso hubiera logrado ser el mejor de los segundos…

Pero Tom Brady no es así, es el mejor. Él lo sabe. Lo siente. Forma parte de su actitud. Solo lo tiene que demostrar una vez más. Solo hay para él un camino, y es adelante. Solo hay una acción posible y es seguir exigiéndose el máximo.

Tras ganar el tercer título en 2005, supo mantener su motivación centrada y, tras 11 años de esfuerzos y trabajo,  se presentó finalmente a su sexto superbowl el domingo pasado, ganando tras una memorable remontada de diez puntos en el último cuarto de partido, culminada a poco más de dos minutos del final, tras haber iniciado el encuentro con una pérdida de balón, siendo interceptado: lo peor que le pueda pasar a un jugador en su rol y en un partido tan trascendental donde pierde más el que primero falla y donde gana el que menos fallos comete.

Y 11 años de intentos se dicen pronto, pero hay que vivirlos para saber mantener enfocada la motivación de un deportista de alto rendimiento que lleva encima la presión mediatica del mundo del deporte y de la prensa rosa a resultar además ser el marido de la top model Giselle Bundchen. Y eso porque si una habilidad podemos destacar, por encima de todas, en un jugador que está al football americano como Michael Jordan al baloncesto, es su fortaleza mental.

La fortaleza mental que le permitió seguir teniendo nítida la imagen y el deseo que surgió en él a los cuatro años, viendo jugar a Montana.  Y esta es la clave que convierte a un deportista normal, quizás poco prometedor como lo fue él en sus inicios, en el mejor de todos los tiempos: tener las ideas claras, saber lo que uno quiere y disponerse a dedicar su vida a esa misión superando dificultades, presiones internas, externas, y mediáticas, lesiones, frenos e impedimentos, con actitud y determinación de estar dispuesto a hacer lo que se precisa para lograr lo que uno quiere.

Así es como Tom Brady acaba por tenerlo todo. Encarna el prototipo de chico perfecto americano: guapo, famoso, millonario de los deportistas mejor pagados al mundo, sonriente, educado, capitán de su equipo, referente para los demás, con una familia feliz y perfecta, casado con una top model, que se dedica a lo que le gusta y…. mejor jugador de todos los tiempos.

En el fútbol no hay parecido ya que Brady encarna el glamour y el atractivo de David Beckham, el talento  y la velocidad de Messi, la eficacia de Pelé, la responsabilidad,  humildad y elegancia de Zidane,  el poderío físico de Ronaldo, y el liderazgo de Guardiola.

Es como  un Federer con la fortaleza mental y el poderío de Nadal.

Algo que a muchos les puede  resultar lejano e inalcanzable.

Pero, ¿acaso no fue también inalcanzable esto en algún momento para ese niño de cuatro años mezclado entre los setenta mil espectadores de ese partido del 1982?

La cuestión es que todos, como ese niño, partimos del mismo punto: del ser meros espectadores de los éxitos de los demás y admirarlo hasta tal punto de desearlo sin darnos el permiso de intentarlo. El punto de partida es común a todos. Lo que pasa es que muchos desisten de partida por no confiar en sus medios y juzgar eso como imposible.

Pero, lo que marca la diferencia es ser capaces de plantearse primero que eso puede suceder y, luego, mantener la atención presente en lo que más deseamos conseguir, por encima de las distracciones y vaivén que se nos proponen a lo largo del camino (que siempre es largo) para llegar a ello.  Así es como ese niño salió del anonimato de esas setenta mil personas y destacó hasta darnos a conocer que se llama Tom Brady.

Tom Brady tardó 33 años para convertirse desde ese partido de Montana en el mejor de todos los tiempos y ese fue el tiempo que necesitó: ¿estamos dispuestos nosotros a dedicar el tiempo necesario para dar cabida a nuestros sueños?

La respuesta a esta pregunta es lo que nos separará de lo que más deseamos, sin perder de vista un elemento importante: todos hemos sido o estamos siendo ante nuestros sueños como ese niño de cuatro años. Nada nos diferencia de él.

Todos llevamos un Tom Brady dentro.

Como Superar La Doble Seducción De La Desmotivación

Alambre Espino¿Qué es la Desmotivación?

La desmotivación consiste simple y llanamente en una condición emocional fruto de un pensamiento. La desmotivación es producida por un pensamiento. Un pensamiento que llega en determinados momentos y consigue que una persona no haga algo que sin embargo quisiera hacer o que, le haría hipotéticamente ilusión hacer.

Aún teniendo ilusión por hacer o conseguir algo, esa ilusión no consigue vencer la poderosa fuerza “desmotivadora” de ese pensamiento que, bien por miedo, bien por comodidad, acaba captando más atención y credibilidad en la persona hasta “vencer” a la ilusión inicial.

El pensamiento limitante que puede producir desmotivación suele tener un gran poder seductor, ya que es capaz de convencernos a cambiar nuestras intenciones iniciales y llevarnos a actuar de manera distinta de lo inicialmente deseado.

Al ser causada por un pensamiento, y asumir mayor poder en la medida en la que los focos de atención de la persona se centran más tiempo en ese pensamiento, la desmotivación puede menguar en la medida en la que conseguimos deshacernos de ese pensamiento o prestarle menos atención. Para lograrlo tendremos que tener previamente clara la respuesta a la siguiente pregunta:

¿Cuándo y en qué condiciones se presenta ese pensamiento?

El poder seductor de un pensamiento limitante que conduce a la desmotivación depende de los momentos en que ese pensamiento se genera o toma presencia en nuestra mente. Existen dos momentos en los que los pensamientos limitantes pueden producir desmotivación:

  1. En los momentos previos al inicio de una actividad: esto ocurre cuando, ante los preparativos a una actividad, surgen pensamientos que inducen a la persona a permanecer en las condiciones en las que se encuentra, si éstas son más agradables o cómodas de lo que supone la actividad, pese a los beneficios finales que se pueden obtener de ella, (ejemplo: como está lloviendo y hace frío, me quedo en casa a ver la película que estoy viendo en lugar de ir a entrenar) o que inducen a realizar otras actividades más amenas y agradables (ejemplo: en lugar de ir a entrenar, me voy de compras con mi amiga Ana).
  2. Durante la actividad, en los momentos de dificultad, cansancio o aburrimiento: cuando durante la realización de la actividad el nivel de dificultad percibido es excesivo respecto a las habilidades percibidas por la persona (ejemplo: esto está siendo muy duro, no está hecho para mí aunque me guste), o cuando el cansancio o la fatiga generan ese pensamiento que nos lleva a desistir bajo hipótesis o justificaciones teóricamente razonables, pero no necesariamente probables (ejemplo: hoy no me encuentro tan bien, igual si sigo me lesiono, igual me debería parar). También puede ocurrir como efecto de la repetición, la rutina y del aburrimiento que esto pueden provocar (esto ya lo he hecho otras veces, ya sé como va, lo puedo hacer o retomar cuando quiero, por hoy es suficiente).

¿Cómo podemos deshacernos de la desmotivación y recuperar la motivación?

Existen varias maneras de hacerlo y se pueden practicar y entrenar. Visualizar la meta y los beneficios de ella pueden ayudar, aunque no es aconsejable en los casos en los que se está todavía muy lejos de ella. Las técnicas más efectivas se basan en la gestión de los focos de atención, la consciencia plena y en el dominio de mapas mentales.

Focos de Atención: se trata de manejar la atención para centrarla en aspectos positivos y motivadores de la actividad, centrados no tanto en la visualización de cuando ésta estará acabada, sino en los aspectos positivos y agradables de su mera realización.

Conciencia Plena: se pueden contemplar los aspectos difíciles de la actividad y mantenerse activo en ella, tratando de que mientras, pase el mayor tiempo posible. Fisiológicamente las señales de malestar, aburrimiento y desmotivación irán progresivamente menguando conforme seamos capaces de contemplarlas y mirarlas a la cara; conforme pasa el tiempo, las probabilidades de que ese pensamiento limitante permanezca, irán progresivamente menguando, hasta desaparecer. Es una técnica que requiere mucha firmeza pero, una vez dominada, confiere mucha seguridad a la persona.

Mapas Mentales: se trata de disponer de una serie de pautas de pensamientos previamente diseñadas y establecidas que funcionen como guión a la hora de afrontar dificultades. En la medida en la que seamos capaces de centrarnos en esos mapas de pensamiento, no dejaremos lugar a la “intrusión” de otros pensamientos: la mente humana no puede pensar dos cosas a la vez con la misma claridad y precisión, por lo que en cuanto nuestra atención consigue centrar más claramente unos mapas pre-definidos, nos sentiremos menos “seducidos” por otros pen

Como Superar el “NO PUEDO” en 8 Pasos.

A una acción siempre le antecede un pensamiento.

Y a una no acción también.

ImposibleSi queremos ir a la causa del porque repetimos comportamientos cuyas consecuencias no nos gustan y no sabemos como dejar de hacerlo, o porque no conseguimos intentar ciertos comportamientos que nos gustaría tener, tendremos entonces que investigar qué pensamientos están detrás de esas acciones equivocadas consumadas o no acciones. Puede que ahí encontremos pensamientos que nos conecten con emociones como el miedo o la preocupación, o incluso la tristeza y, en todo caso, un sentimiento de malestar, bien por no haber sido capaces de dar la vuelta a esa situación, o bien por no estar conforme con sus consecuencias.

Una de las creencias que están detrás de un comportamiento no ejecutado o permanentemente pendiente de hacer es el famoso “NO PUEDO”, basado en razones, excusas, o incluso evidencias pasadas concretas o generalizadas, extraídas de una situación y aplicadas a su generalidad.

La cuestión ante esa creencia no consiste tanto en perderse buscando las causas para cambiarla, cuando nació, que eventos o episodios le dieron fuerza, porque se arraigó en nosotros, etc. En esa búsqueda es posible que acabemos gastando demasiado tiempo para lograr algún resultado medianamente satisfactorio. No es yendo al pasado que conseguimos cambiar o encontrar soluciones al presente, sino trabajando sobre el mismo presente como transformamos nuestro futuro.

Existen distintas maneras para transformar esta creencia limitante en una oportunidad de mejora que potencie la función dinámica de la persona hacia la consecución de resultado, en lugar de bloquearla o enquistarla en la evitación.

El “NO PUEDO” es la expresión de una indefensión aprendida ante un problema, lo cual, para salir de esa indefensión, requiere que la persona sea capaz de encontrar, de alguna manera, una fisura ante el problema que le ataña donde se vea capaz de hacer algo que dependa de sí misma y recobrar un poco de control como para sentir que vuelve a “tomar las riendas” de esa situación o problema.

La estrategia que comentaremos a continuación es de fácil aplicación para un Coaching Ejecutivo aplicable al ámbito profesional, o también al Coaching Deportivo, cuando un deportista siente que “no puede” o no consigue ejecutar una acción o movimiento.

La estrategia se llama: REDUCCIÓN AL TAMAÑO CONTROLABLE.

Es una de las estrategias más eficaces y consta de los siguientes pasos:

1. Separar el problema en partes (3 o 4 partes), como si fueran pequeñas etapas.

2. Tras separarlo, pedir a la persona que se analice en su actuación ante cada una de esas partes: observar que hace bien y que puede mejorar.

3. Valorar de partida las partes que hace bien y funcionan y extraer que estrategias se usa la persona como para que su ejecución en esas partes sea más eficaz.

4. Analizar de qué manera las estrategias que funcionan esas partes, puedan ser aplicadas en las otras partes.

5. Luego plantear la elección de uno de los aspectos de más fácil abordaje acerca de aquello que puede hacer mejor: centrarse solo en ese aspecto y marcarlo como objetivo inicial, olvidándose del problema en su globalidad, puede representar un principio de alivio y reducción de la carga emocional estresante.

6. Tras ello, dedicarse a crear un plan de acción para mejorar esa parte específica.

7. Si el problema persiste, entonces es bueno separar esa parte en otros 3 o 4 micro-partes y repetir el proceso.

8. Si la persona observa tras un periodo de entrenamiento que ha mejorado su ejecución en esa parte, entonces pasar o otras partes del problema que estén todavía pendientes de mejora y repetir el proceso.

Como Reducir Sufrimiento y Preocupaciones Y Mejorar Rendimiento y Concentración Con Mindfulness

DOS TÉCNICAS ALTAMENTE EFICACES:

Circulacion CelesteExisten dos maneras útiles para orientar la mente ante situaciones que generan preocupación, sufrimiento, o malestar.

Estas dos maneras son las mismas que se entrenan tanto en el deporte de Alto Rendimiento, como en las Disciplina Meditativas, con el fin de disciplinar la mente y mantener el esfuerzo constante, centrado en el objetivo.
Para distinguirlas, las hemos llamado: técnica de CONCENTRACIÓN y técnica de FLUIDEZ.


CONCENTRACIÓN:

Se trata de elegir a priori un punto de atención, o una sucesión de puntos de atención, según la duración del esfuerzo, y mantenerla presente a lo largo de todo el tiempo que dura el ejercicio. La pauta a seguir en este caso es estar presente en todo momento acerca de donde está nuestra mente y cuáles son nuestros pensamientos. Se trata de asumir el rol de espectador externo que observa la mente que al principio tiene que estar centrada en un punto de atención y que, conforme se desvíe, hay que volver a centrar en ese punto llamándole la atención con cariño, compasión, y sin reproches o arrepentimientos. Esta técnica es la que se entrena en la meditación ZaZen y Vipassana y que se encuentra también en el método de Mindfulness MBSR y y en algunos ejercicios iniciales del método MBET. Esta metodología, parafraseando las palabras de Osho, se centra en la concentración y consiste en cerrar la mente en torno a un solo punto: es decir estrechar la mente para que solo esté centrada en un punto y así no permita la entrada de pensamientos intrusivos. En el supuesto de que entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que bien se vuelva originalmente al punto de atención elegido, o bien, si el pensamiento intrusivo persiste, se preste entonces atención a ese pensamiento, sin porque dialogar o especular sobre él. En este último caso la intención consiste en tomar consciencia con lo que nos hace sentir, y aceptando ese sentimiento con el mismo cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco desvanezca, y entonces volver a centrar la mente en el punto de atención inicial elegido. Este método se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.


FLUIDEZ:

Esta técnica trata de abrir el campo perceptivo a todas las experiencias del momento, incluyendo las sensaciones provenientes de los 5 sentidos y los pensamientos de la mente en sí. Es una técnica más próxima a la meditación Taoista, y que se puede encontrar en los ejercicios más avanzados del método Mindfulness MBET. En lugar de “estrechar la mente” alrededor de un solo punto, se abre al máximo el campo perceptivo tratando de captar toda le información, sin por ello aferrarse necesariamente a una u otra. Es una manera de gestionar la mente basada en el sentir constante del devenir de las cosas, con la disposición abierta en aceptar todo lo que ocurra, sin establecer preferencias con un aspecto u otro de la experiencia. Todo es útil en principio y nada es bueno ni malo. Este enfoque basado en la síntesis de extremos, se centra en el entrenamiento de la no dualidad y de la búsqueda del equilibrio como punto neutro, en lugar de la felicidad como opuesto al malestar o sufrimiento. En el supuesto de que en esta práctica entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que se le de el mismo tratamiento que a la demás información, bajo la intención de aceptación incondicional, también en este caso con cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco aparezca otra sensación o información y entonces la mente la capte y, para hacerlo, abandone la anterior. Esta técnica se basa en el sentir constante, prestando atención al lugar donde surgen y evolucionan las sensaciones, ubicándolas en el espacio y en el cuerpo sin tratar de controlarlas o manipularlas. Un buen indicador de que estamos manipulando la experiencia en lugar de sentirla es el uso de las palabras: en la medida en que nos encontremos poniendo palabras para describir lo que sucede, estaremos entonces manipulando la situación con nuestro pensamiento, ya que el pensar es de por sí una manera de poner palabras a lo que se siente. Una buena manera de entrenar el sentir evitando ponerle palabras es dejándose llevar prestando atención al lugar donde sentimos la sensación física del momento, ponerle forma y observar como esa forma evoluciona conforme evoluciona la sensación y la experiencia. Este método también se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.