Archivo

Archive for the ‘Otros’ Category

Psicólogos y Organizaciones Profesionales se Reúnen en Cartagena para tratar con Rigor el Coaching

Por primera vez las más relevantes organizaciones internacionales de Coaching debatirán sobre las aportaciones de la psicología a esta disciplina. Y será en la Región de Murcia.

El Ilustre Colegio de Psicólogos de la Región de Murcia ha logrado, en una iniciativa única, juntar en un mismo evento los máximos exponentes de AECOP (Asociación Española de Coaching Organizacional) , ICF (International Coach Federation) y la ISCP (International Society for Coaching Psychology) para exponer desde el marco de la psicología aplicada al coaching, las últimas novedades en cuanto al ejercicio profesional, técnicas, aplicaciones prácticas y ámbitos de intervención.

Cartel Jornadas

El evento está dirigido a profesionales de la Empresa que manejan o quieren informarse sobre el Coaching como herramienta de Liderazgo, Directores de RRHH y Responsables de Desarrollo de Personas, Profesionales de la Educación, Deporte, Orientación Profesional, el Emprendimiento y Psicólogos de Carrera, y contará con la intervención Institucional del Director del Servicio de Empleo, D. Alejandro Zamora, Director del Instituto de Fomento, D. Javier Celdrán, y el Consejero de Desarrollo Económico, Empleo y Turismo, D. Juan Hernández Albarracín.

Leonardo Wolk (autor del best seller mundial “Coaching: El Arte de Soplar Brasas”), master coach experto en Coaching Organizacional y Life Coaching, Damian Golvarg (anterior Presidente Global de la ICF) uno de los máximos expertos mundiales en definición y evaluación de Competencias Profesionales del Coaching, Juan Carlos de la Osa, referente nacional en cuanto a Psicología aplicada al Coaching, Francisco Solano, director de post-grado en Coaching Deportivo para el Ilustre Colegio de Psicólogos de Cataluña, y Manuel García Palomo, presidente de AECOP Andalucía y representante en esa ocasión de AECOP España, Pablo Tovar uno de los psicólogos más reconocidos en el panorama nacional e internacional sobre temas de Liderazgo, serán los principales speakers de estas jornadas que incluyen también mesas redondas, exposición de casos prácticos, y talleres vivenciales de las principales vertientes del coaching (Ejecutivo y de Equipos, Life, Educación y Deporte, Empleo y Emprendimiento).

Los talleres vivenciales tratarán de profundizar sobre las distintas vertientes del Coaching y ámbitos profesionales de aplicación: Franciscoo Solano (Deporte), Ana Peinado (Educación), Eva Herber (Empresa), Anna Lubska (Life) y Roberto Crobu (Emprendimiento), serán los encargados de dirigir estos talleres.

“La psicología es quizás la principal fuente de técnicas y herramientas del coaching. Estas técnicas y herramientas cambian y evolucionan con el tiempo. Es importante estar actualizados y al día, y en ocasiones los avances no llegan a trasladarse adecuadamente a colectivos que no provienen de nuestra disciplina: esto puede convertirse en malos entendidos y prácticas profesionales aproximativas y no del todo excelentes. Entendemos entonces que los Psicólogos que operamos en Coaching, somos quienes podemos aportar y trasladar a la sociedad y a los profesionales en ejercicio esas técnicas y herramientas, directamente desde la fuente, con el rigor, la forma y la profesionalidad que el mercado demanda” – Comentan los organizadores.

La cita para este evento único en España es el 19 y 20 de Noviembre en Cartagena, y las inscripciones están abiertas actualmente en el mismo enlace psicologiacoaching.es

Hay varios paquetes de ofertas que se detallan a continuación:

Jueves 19 copia

Viernes 20 copia

Viernes 20 Tarde copia

Grupos copia

Categorías:Otros

A esto le llamo yo automotivación.

anaorganic

Muy buenos días a todos!!

Madre mía lo que acabo de descubrir que comparto con vosotros, me parece genial, como dicen los franceses, “súper”, sin más, es “súper”.

Hoy pensaba escribir algo sobre motivación y vaya si lo he encontrado.

Me partía de risa viendo el vídeo, a la niña le gustan un montón de cosas, le gustan sus pijamas, eso me ha encantado, su corte de pelo, toda su familia, su cosas, toda su casa,jajajjaja, ¿no es genial?

Pues esa es una de las claves para automotivarse, yo creo.

Ya hace muchos años, pero muchos, una persona me comentó que en su empresa, una multinacional, en cursos de formación/motivación, les ponían delante de un espejo y les hacían decir: “soy feliz, soy el mejor”. He de reconocer que por aquel entonces me chocó, a todos nos hizo reir, sobre todo el imaginar a todos esos ejecutivos delante de un…

Ver la entrada original 259 palabras más

Categorías:Otros

¿Por qué Es Aconsejable Que Un Coach Tenga Formación Específica en Psicología?

Coaching Psicologo

Este no es un post que trata una vez más de hincar el dedo en la tan conocida controversia que ve enfrentados algunos Coaches y otros Psicólogos (cuando esto sucede, ambos suelen tienen mucho en común, sobre todo su intransigencia hacia el otro), sino que trata de sintonizar y armonizar posturas.

Aún admitiendo y siendo muy respetuoso y condescendiente con todos los Coaches que no son psicólogos y con todos los psicólogos que no saben realmente lo que es el Coaching, afirmaré primero que muchos de los problemas surgidos entre Coaches y Psicólogos se deben precisamente al desconocimiento de unos acerca del área de trabajo de los otros.

En todo caso, quizá, usando un lenguaje más propio del Coaching, más que preguntarse un “por que” a este asunto, habría que preguntarse un “para qué” y cambiar la pregunta en: “Para qué es aconsejable que un Coach tenga formación específica en Psicología?

En este post trataré de contestar tanto al “por qué” como al “para qué”.

El “por que” proviene del mismo desconocimiento que desde el mundo del Coaching se tiene acerca de la psicología, confundiendo la psicología (en su más amplio abanico de aplicaciones) con la psicoterapia. En este sentido está claro que el Coaching no es una psicoterapia, pero también es cierto que en el Coaching se trabaja sobre creencias, pensamientos, comportamientos y emociones, ámbitos que siempre han sido territorio de trabajo exclusivo de los psicólogos.

El por qué un Coach debería tener conocimientos de psicología (bastaría con un bienio de formación), reside en el hecho de no ser conscientes muchos Coaches no psicólogos que, aún preguntando, sin decir a una persona lo que tiene que hacer, el Coach acaba influyendo en los procesos psicológicos de un Coachee. Para tomar consciencia de ello bastaría con preguntar a un Coach no psicólogo en base a qué criterios suele elegir hacer una pregunta u otra a su cliente en un momento dado de una sesión: ¿Por qué elige esa pregunta y no otra? ¿Para qué? ¿Con qué finalidad?

La respuesta a esta pregunta delata de manera evidente que el Coach tiene una intención de influir en los procesos psicológicos del cliente, aunque lo haga desde el desconocimiento de qué proceso psicológico se trata y desde la falta de consciencia en ello, aún con toda la buena fe del mundo.

Si por ejemplo nos encontramos ante una situación en el que el Coachee desea alcanzar una objetivo, pero se siente impedido en hacer lo que es preciso que haga para lograrlo, y usamos por ejemplo la pregunta: ¿En qué otras ocasiones fuiste capaz de hacer algo parecido?, desde el enfoque de un Coach no psicólogo es evidente que estamos “animando” al Coachee a encontrar recursos en sí mismo para ver si es capaz de hacerlo; desde el enfoque de un Coach-Psicólogo es evidente que estamos tocando el Consctructo del Empowerment y que, conociendo datos basados en la evidencia investigadora publicada en literatura sobre como es este constructo, de qué manera funciona y que factores lo mueven, un Coach-Psicólogo puede valorar si es el momento adecuado de hacer esa pregunta o, si acaso, plantear otra pregunta: “Qué podrías aprender en caso de intentarlo y fallarlo”, que sin embargo toca el Constructo de la Resiliencia en lugar del Empowerment.

Realmente la cosa no parece tener mucha trascendencia puesto que ningún Coach, siendo o no psicólogo estaría prestando un servicio realmente profesional en el caso de adelantarse al cliente y pensar que es lo que “le viene mejor” en un momento dado, pero sí es importante que conozca la trascendencia de cada una de sus preguntas como para saber al menos qué es lo que está moviendo en el cliente mientras le pregunta.

Y un coach que sin saberlo hace palanca en el constructo del Empowerment en lugar de hacerlo sobre la Resiliencia, es responsable de los procesos que genera en su cliente y no podemos alienar esa responsabilidad en el desconocimiento de las implicaciones que esto tiene para el coachee, para su salud psico-emocional, para su integridad, autoestima y, por qué no, de cara también al servicio por el que el Coach cobra y a su legitimidad ética: como se suele decir, el desconocimiento de la norma no exime a uno de sus propias responsabilidades .

Los que somos Coaches y además Psicólogos nos hemos dado cuenta de la importancia de todo esto en estos años de experiencia: mientras un Coach simplemente hace preguntas para animar la reflexión de su cliente no siendo consciente de qué procesos y mecanismos psicológicos toca, un Coach-psicólogo si es consciente de ello, por lo que puede hacer preguntas acertadas y orientadas al servicio que realmente pretende ofrecer a su cliente y por el que el cliente decide y paga en todo momento.

Es muy importante por estas razones, de un lado sensibilizar a los Coaches que no son psicólogos de las implicaciones que está teniendo su servicio en sus clientes y, por el otro, regular esta actividad para que los programas de Coaching que salgan al mercado tengan en cuenta un mínimo de horas de formación en psicología, orientada a este fin.

A favor de todo esto se presenta muy propicia la propuesta de reforma de los grados universitarios que pretende ejecutar el gobierno de España que vería una reducción del primer grado de tres a dos años: esto permitiría ofrecer una formación básica que podría ser la vía por la que finalmente se regularía la actividad profesional del Coaching mediante un primer bienio de formación básica en psicología y, luego, la especialización que corresponda (Coaching Ejecutivo, Sistémico y de Grupos, Deportivo, De Vida, etc.).

Ahora venimos al “para qué” es aconsejable que los Coaches tuvieran esa formación de base:

– Para mejorar la eficacia de los protocolos de intervención.
– Para unificar prestaciones de servicio bajo criterios más homologables en el mercado.
– Para garantizar un servicio más profundo y preciso a sus clientes y un feed-back más profesionalizado.
– Para elevar su categoría profesional y finalmente igualarla a nivel institucional a la de un psicólogo.
– Para eliminar de una vez el enfrentamiento que ve a Coaches y Psicólogos separados y considerando sus servicios como excluyentes y en antítesis, siendo profesionales que trabajan en ámbitos que han de entenderse como totalmente complementarios.

A fin de cuentas, todos saldríamos ganando.

Categorías:Otros Etiquetas: , , ,

Diferencias entre psicología y coaching

Siendo Psicólogo y conociendo a Alejo, comparto muchas cosas de este artículo, aunque algunos detalles menores no. Cuanto menos esclarecedor porque pone de manifiesto la real reflexión que es: ¿A qué profesionales y con qué formación de base (Académica) debería atribuirse la competencia de “hacer coaching”?

Psicología del Rendimiento

El coaching es psicología, pero la psicología es más que coaching

Un coach es experto en tecnología comunicativa para hacer descubrir los objetivos y acompañar al cliente en el compromiso de lograrlos. En este sentido, el coaching es una herramienta metodológica más de la psicología, aunque por las vicisitudes del mercado la etiqueta coaching se ha hecho un hueco fuera de la psicología, cosa que ha permitido que personas no graduadas en psicología ofrezcan los servicios de coaching gracias a diferentes certificaciones emitidas por las propias empresas de formación.

Un psicólogo ofrece las garantías de una formación universitaria y de formar parte de un colectivo con un Colegio Profesional desde donde se marcan las directrices éticas y deontológicas, cosa que asegura al cliente la seriedad y profesionalidad del servicio.

El psicólogo está entrenado por defecto en las técnicas comunicativas y de entrevista, pero además y a diferencia del coach no…

Ver la entrada original 1.422 palabras más

Categorías:Otros

La Sufrología Del Éxito Y Sus Mentiras

Todos, cuando perseguimos un objetivo, independientemente del objetivo, también huimos de algo.

Incluso el león, cuando persigue a la zebra, también huye en cierta manera: llámese hambre, llámese miedo al hambre, miedo a no tener la fuerza para ganar una batalla para conseguir aparearse, miedo a enfermedades por no comer, o miedo a acabar siendo presa de otros predadores en caso de debilitarse.

Todos los que persiguen un objetivo, independientemente de lo que huyen, generalmente lo hacen por diversión y placer o por necesidad. Y en este post hablaremos de los casos de personas que lo hacen por placer y diversión, aunque en ocasiones lo convierten en necesidad.

Cuando esto ocurre, ese camino de diversión y placer se terigversa, se tuerce y, sin prácticamente darnos cuenta, convertimos una actividad aparentemente placentera y relajante, en un motivo de superación personal obligada, tensión, frustración, estrés, malestar, y “sacrificio”.

Sacrificio

En ese punto es cuando opera, más poderosamente que nunca, la falaz y engañosa creencia de que para llegar al éxito hay que sufrir. Lo cual lleva necesaria, consciente y/ o subconscientemente a convertir la actividad en un calvario de sufrimiento, porque, si al éxito solo se llega a base de “sacrificios” (otra idea comúnmente aceptada), no habrá éxito sin sacrificios, o vale lo mismo, debe de haber sacrificios para que haya éxito.

Sin embargo la gran mayoría de las veces el éxito no sucede necesariamente al sacrificio, pero el sacrificio sí estará. No hay relación directa causa-efecto. Por tanto hablar o pensar en términos de sacrificio convierte al auto-dialogo de la persona en una poderosa arma de negatividad, victimismo y desaliento, mientras no obtiene lo que persigue. E irremediablemente, se hace más patente que nunca el elemento de lo que huimos: es como si tratando de huir de algo, persiguiendo un objetivo, ese algo irremediablemente lo acabamos por atraer hacia nosotros.

Esto no significa que no haya que trabajar con determinación, y constancia para conseguir un objetivo, pero poner la atención en la parte negativa del trabajo, desde luego disuade y distrae de la parte positiva que es el gozo y la diversión del momento que se vive o la oportunidad poder ejercer uno su propia voluntad para acercarse o alcanzar algo deseado.

Cuando la diversión inicial se convierte en “sacrificio”, será porque habremos confundido medios con fines, y la voluntad de realizar una actividad habrá sido sustituida por la auto-imposición de tener que cumplir con un criterio, objetivo o meta determinada. Y lo que tendremos que sacrificar para conseguir esa meta habrá sustituido en nuestras mentes a lo que nos mueve a disfrutar con ella.

De hecho, ninguna meta merece o conlleva sufrimiento si somos conscientes de estar ejerciendo nuestra auto-determinación y jugando nuestras oportunidades para lograrla: independientemente del resultado final.

Y ningún “sacrificio” será jamás el “justo” precio a pagar para conseguir una meta. Independientemente del resultado esperado.

La realidad es que conseguir una meta no necesariamente depende de la capacidad de sufrimiento, sino de la voluntad: si tu voluntad es mayor que tu sufrimiento no sabrás jamás a que resultados te llevará. Si tu sufrimiento es mayor que tu voluntad, el resultado ya lo conoces y es el mismo sufrimiento.

Esto no quita que ejercer esa voluntad no conlleve cierta dosis de dolor. Pero más que de sufrimiento entonces tendrás que hablar de Dolor….

El dolor es una sensación eminentemente física que viene juzgada por la mente como algo negativo de lo que hay que alejarse.

El sufrimiento es una condición mental en la que la mente asume una serie de creencias distorsionadas acerca del dolor físico que registra y las convierte en pensamientos negativos que conducen a una actitud victimista y derrotista.

Hay dos maneras para darle la vuelta a esa espiral y ambas están basadas en la voluntad y la visualización: una se centra en observar y visualizar el mismo dolor detenidamente hasta integrarlo, y depurarlo del juicio negativo con el que solemos asociarlo. Sentirlo como algo que acompaña pero no daña: es la técnica de los faquires y de los caminadores sobre vidrios y carbones ardiente.

La otra es la distracción mediante visualización de otros escenarios más agradables.

La primera es más difícil, y lenta pero muy eficaz a largo plazo.

La segunda es más fácil pero más peligrosa porque si la visualización se realiza en la fase demasiado temprana del dolor, llevará irremediablemente al aburrimiento, entonces volverá más presente que nunca la sensación de dolor que, tarde o temprano, nos hará caer en el sufrimiento. Además, muchas veces, al visualizar el escenario que motiva y anima, y sentir a la vez el dolor presente, puede llevar a la persona a tomar consciencia de que desea algo que no tiene en ese momento, lo cual contribuirá a un mayor desanimo por la diferencia negativa que supone lo bueno deseado de lo malo vivido.

Categorías:Otros

El Síndrome Post-Vacacional: Porque No Requiere De Intervención Psicológica

A quien no le haya resultado incómodo o generado malestar alguna vez el simple pensamiento de que las vacaciones se han terminado y que toca volver al trabajo.

Es frecuente en estas fechas ver indicadores de este malestar en las RRSS, muros de FB y twitts de nuestros contactos, mediante frases que ejemplifican ese malestar. Una de estas frases recibida en los últimos días por uno de mis contactos recitaba, a modo de poema y con rima, lo siguiente: “Después de tanto disfrutar, ha sido bonito, pero toca volver a la cruda realidad”.

Como si el trabajo fuera la realidad, pero las vacaciones no lo hubieran sido…. Como si el disfrute no hubiese sido real… Como si la persona no fuera consciente que el mero hecho de vivir algo es la máxima demostración de que la experiencia ha sido real.

GritoEsta frase dice mucho de cómo esta persona entiende que la realidad más auténtica es lo que corresponde a la rutina anual, mientras que lo otro es la excepción… Y esa realidad es “cruda” en contraposición con la excepción que es bonita… Como si para esta persona lo real corresponde con “lo malo”, y lo bonito quien sabe a que: como si fuera imposible entonces que algo real y algo bonito pudieran ocurrir a la vez en su vida…

Volviendo al Síndrome Post vacacional, éste no deja de ser un estado transitorio que suele afectar a la persona mientras se encuentra en el periodo de “cambio de rutina” entre las vacaciones y el trabajo, pero que suele desvanecer solo en cuanto la persona misma centre sus pensamientos en el siguiente foco temporal de atención. No deja de ser algo transitorio que dura unos pocos días máximo (de 2 a 3 días), que en caso alguno condiciona, o merma el habitual funcionamiento de la persona en sus distintos ámbitos de vida: como máximo puede que ralentice de alguna manera su funcionar, pero no llega en caso alguno a generar un bloqueo o una parálisis.

Para aliviar este estado, en los casos en los que se presenta como leve, basta acortar el periodo de tránsito entre el “Final de las vacaciones” y la “Puesta al día de la rutina anual”. Esto hará que el síndrome dure menos (siempre que lo tengamos), sin llegar al extremo de pasar de una cosa a otra de manera brusca y abrupta, por lo que esto puede incrementar la dificultad de adaptación a la nueva rutina (cambios de hora, tareas, actividades, etc.) y causar el efecto opuesto, es decir un incremento sustancial del nivel de estrés por atender las exigencias de un trabajo que se presenta intenso de manera improvisa y directa: esta última situación sería como pedir a un deportista que vuelva a competir sin realizar la preparación física pertinente a la nueva temporada.

En este sentido se trata de acortar el tiempo de transición entre una rutina y otra, sin que por ello se tenga que incrementar el nivel de intensidad con la que se inicia la nueva rutina.

El Síndrome Post-Vacacional suele agravarse cuando está asociado a la nueva rutina el recuerdo de situaciones desagradables relacionadas con esa misma rutina a encontrar: cuando la persona entiende que la vuelta al trabajo implica volver a los “viejos” problemas sin resolver (o que según ella no tienen solución), situaciones para las que la persona no se siente capaz de afrontar o resolver eficazmente, o que supongan estrés, conflictos, altas cargas de trabajo sensoriales, cognitivas, emocionales, o sociales, hasta situaciones más contundentes aún como pueden ser ambientes relacionados con la desigualdad de género, la falta de conciliación, hasta el acoso o mobbing.

En estos últimos casos es cuando se puede pensar que el Síndrome Post-Vacacional se agudiza y genera bloqueos o parálisis emocionales que condicionan y merman un funcionar más o menos habitual de la persona. En estos casos es cuando, según algunos especialistas, el Síndrome Post-Vacacional y se convierte en un problema que merece tratamiento.

Pero no es así, ya que el Síndrome Post-Vacacional en estos casos no es el problema en sí, sino el indicador, es decir el síntoma por el que se manifiesta y agudiza el real problema que afecta a la persona (Estrés, Acoso, Mobbing, Falta de Autoestima, Fobias en sus distintas vertientes, Deficit de Asertividad, etc.). En estos casos el Síndrome Post-Vacacional no es el diagnóstico, no es la causa, sino la consecuencia, no es el fin, sino el medio por el cual se informa de cual es el fin del tratamiento: la finalidad del tratamiento, entonces, no es aliviar el síndrome post vacacional sino afrontar el problema que subyace.

Categorías:Otros

Con Este Post Celebramos El Mismo día 100 Publicaciones y 300 Seguidores

Un fuerte agradecimiento a todos los lectores y personas que han puesto interés en este Blog, leyendo, compartiendo o invitando a otros a sucribirse.

Hoy 5 de Julio de 2013 tras un año y 5 meses desde su apertura, con limitados pero muy cualificados medios, este blog ha conseguido en el mismo día que coincidiese la publicación del post #100, junto con la suscripción del seguidor #300.

En una año hemos conseguido publicar un post cada 5 días de promedio, y obtener una suscripción cada 3 días.

Quizás a muchos esto le parezca poco, pero yo soy de los pocos a los que le parece mucho.

Gracias a Todos.

Fdo.

Roberto Crobu.

Categorías:Otros Etiquetas: