Archivo

Posts Tagged ‘Competición Deportiva’

Roberto Crobu Presenta su segundo libro “Liderar la Incertidumbre”

CARTEL PRESENTACIÓN LIBRO

El autor, dará a conocer su segundo libro el próximo Jueves 17 de Marzo en El Corte Inglés acompañado de Bruno Dureux, Fernando Abad y José Luís Mendoza García

La obra, con prólogo de Juan Carlos Cubeiro y una colaboración de Edurne Pasaban, será presentada oficialmente el próximo 17 de Marzo, a las 19:30 en el aula cultural de El Corte Inglés, Gran Vía. La presentación, abierta al público hasta completar aforo, incluirá una master class de media hora gratuita, impartida por el autor, y un debate con la mesa redonda en la que participarán D. Bruno Dureux, presidente del Círculo de Economía de la Región de Murcia, D. Fernando Abad, director del diario MurciaEconomía, y D. José Luís Mendoza García, Director del Dpto. de Relaciones Internacionales de la UCAM.

En su interior el libro trata el Liderazgo desde la perspectiva del Mindfulness, aprovechando la historia de siete deportistas de élite (Mireia Belmonte, Tersa Perales, Edurne Pasaban, Tom Brady, Michael Jordan, Valentino Rossi y Ayrton Senna), para explicar los procesos de toma de decisiones y funcionamiento de la mente a la hora de afrontar grandes retos y propósitos vitales, camino a la excelencia en cualquiera de los ámbitos que decidamos actuar en nuestra vida. Así es como el autor redescubre valores como el Esfuerzo, la Perseverancia, la Oportunidad, La Atención, la Pasión, la Resiliencia y la Valentía.

Con el fin de organizar la llegada de los asistentes y prever la afluencia, se ha puesto a disposición un enlace para confirmar asistencia en este enlace:

http://www.ticketea.com/entradas-conferencia-presentacion-libro-liderar-la-incertidumbre-roberto-crobu/

El libro también cuenta con video de presentación en el enlace:

http://www.youtube.com/watch?v=xhpZVHByX18

Y una página de Facebook para información sobre los detalles de su producción y contenido:

http://www.facebook.com/liderarlaincertidumbre/?ref=bookmarks

El Jueves siguiente, 24 de Marzo, se repetirá presentación en FNAC con conferencia y debate, en esa ocasión conducido por Lola Gracia.

 

Anuncios

Rossi-Márquez: un caso para la Psicología Deportiva. Conversación con Joaquin Dosil, Psicólogo del Motociclismo

Rossi MarquezRecién terminado mi segundo libro, iniciaba a frotarme las manos por la magnífica coincidencia de que Valentino Rossi volviera a ganar un mundial. Ya le consideraba una pieza pasada a la historia, tanto que hace año y medio, cuando ya tenía casi todo el libro configurado, pensé en documentarme sobre el piloto para completar un capítulo donde veía que podría quedar bien su ejemplo para explicar un concepto de psicología y liderazgo. Jamás me habría imaginado que próximo a la publicación, el piloto italiano volviera a hacer noticia para complacerme en la sabia elección de haberle elegido.

Pero el pasado domingo todo cambió. Es lo que tiene manejarse en esta época que los expertos llaman VUKA.

Analizándolo bien, las cosas cambiaron el jueves anterior a la carrera, cuando Rossi sorpendió a todos acusando a Márquez de estar favoreciendo a Lorenzo en la puja para el mundial.

En esas declaraciones algo no me cuadraba. En mi trabajo de documentación para escribir el libro, estudié su personaje analizando su biografía, y contrastando información con quienes les conocen. Acabé apreciando a este excéntrico piloto y las conclusiones que saqué fueron: Valentino Rossi es un gran ejemplo de resiliencia, superación y pensamiento positivo. Salvo en la muy encendida y conflictiva relación con Max Biaggi, al principio de su carrera, nunca se llevó mal con nadie y no se le recuerda a acusar a nadie como pasó con Márquez. Se le podía tachar de excesivamente agresivo y atrevido (pregunten a Gibernau y a Stoner), pero no antideportivo, y cuanto menos polémico fuera la pista.

Sin embargo el Jueves anterior a la carrera, Valentino mostró una actitud muy poco acorde a su perfil y trayectoria profesional, las declaraciones contra Márquez en el previo parecían un evidente indicio de que esto le distrajo del mundial. Incluso pareció que en algún momento cambiase su objetivo prioritario: de ganar el mundial a poner en evidencia a Márquez. Esto en la carrera se hizo más evidente, ya que una vez adelantado al español, por la quinta o sexta vez, le retó a seguirle y a volver a adelantarle en lugar de tratar de fugarse a la persecución de Lorenzo.

Todo esto, junto con lo que sucedió después, es merecedor de un análisis psicológico profundo.

Por esta razón no dudé en contactar con una persona, un buen compañero que de Psicología de pilotos de motociclismo sabe mucho.

DosilJoaquin Dosil, es Psicólogo y Doctor y profesor especializado en Psicología y Coaching Deportivo. Fue psicólogo del deporte de varios motociclistas de 125cc, 250cc, MotoGP y GP2, entre ellos, Jorge Lorenzo y Maverick Viñales son los que tiene permiso para revelar su nombre. Trabaja actualmente con el Celta de Vigo y forma y asesora a varios psicólogos y técnicos de distintos clubes de la Liga de Fútbol Profesional, desde el centro Libredón.

La primer pregunta que le hice fue la siguiente: Valentino mostró una actitud muy poco acorde a su perfil y trayectoria profesional desde las declaraciones contra Márquez en el previo de la carrera: ¿perdió de vista su objetivo?, suponiendo que un psicólogo del deporte hubiese trabajado con él, ¿qué tipo de trabajo habría tenido que hacer para ponerle en las mejores condiciones de alto rendimiento de cara a su objetivo?

JD: la verdad es que es difícil saber si fue una estrategia o si realmente existía el malestar mostrado en la previa. De una forma u otra, no se consiguió el objetivo, por lo que el psicólogo del deporte debería prever, junto al piloto, las diferentes consecuencias que podría tener el cruce de declaraciones. El papel del psicólogo del deporte es que el piloto salga con la cabeza centrada en pilotar y dar el máximo, eliminando o reduciendo al máximo posibles distractores.

RC: Muy interesante. De esto concluyo que quizás todo podría haber sido una estrategia de Rossi, quizás para poner nervioso a Lorenzo, o quizás para pinchar al mismo Márquez y que se sintiera en el deber de demostrar al mundo que él no es gregario de nadie y que entonces fuese a por Lorenzo para quitarle puntos. Si eso fuera cierto, la estrategia no funcionó: Márquez entró al trapo con él en carrera provocándole: suponemos que un psicólogo personal de un piloto se daría cuenta de ello antes de la carrera : ¿qué tipo de trabajo tendría que hacer para ponerle en las mejores condiciones de sacar el máximo provecho de la carrera?

Psicologia-aplicada-al-motociclismoJD: Márquez no se está jugando el mundial, por lo que es muy diferente su caso del de Rossi. El trabajo mental consiste en centrarse en lo realmente importante, en lo que depende de ti, minimizando factores que puedan afectar negativamente a tu rendimiento. Hay muchas técnicas, personalmente trabajo desde una corriente cognitiva con los pilotos, desde la percepción de la situación, estrategias mentales de afrontamiento de situaciones y gestión emocional.

RC: Rossi en los instantes previos a la carrera parecía muy concentrado. Cerró los ojos. Parece que estuvo mucho tiempo buscando el punto de equilibrio, casi meditando y recitando un mantra…. Evidentemente si esto fuera cierto no le bastó… Con lo mucho que se habla de la meditación para encontrar el equilibrio, parece que esto poco sirve cuando las pulsaciones suben…

JD: la meditación, el yoga se ha puesto muy de moda entre los pilotos. Es bueno, para la búsqueda del equilibrio en el día a día, con aprovechamiento también para competiciones. El trabajo de control de pensamientos y gestión emocional suele ser más eficaz en esos casos concretos en los que el piloto está muy revolucionado.

RC: si algo he podido aprender de este episodio es que si queremos entrenar la quietud y la calma interior, de poco sirve hacerlo con pulsaciones “normales”, quizás haya que llevar al asistido a experimentar una frecuencia cardíaca típica de un momento de tensión y entrenarle trabajando con él desde ese punto… De hecho, Rossi reaccionó al contacto del casco de Márquez contra su pierna dándole un empujón con la rodilla (al menos esto es lo que se ve o lo que parece que se ve): ¿Cómo interviene un psicólogo del deporte para ayudar a un deportista en gestionar mejor esas emociones a tan altos niveles de rendimiento y frecuencia cardíaca?

JD: hay diferentes estrategias. en la unidad de psicología y coaching deportivo de Libredon trabajamos con biofeedback (p.e. pulsómetros) para ayudar al deportista a gestionar sus pulsaciones, a encontrar su nivel optimo de activación para alcanzar su máximo rendimiento. lo primero es que detecten cual es, para corregir si en alguna ocasión están muy relajados o demasiado activados (como en este caso). Cuando estás por encima de tu nivel optimo es más fácil caer en la precipitación, como fue el caso. Dejas de centrarte en lo importante y los impulsos naturales surgen y “ganan la batalla”. Llegados a este punto, es muy difícil poder controlarlos, por lo que abogamos por la prevención, no llegar a este punto de difícil retorno.

RC: no cabe duda de que ambos, ahora más que nunca necesitan trabajar con un psicólogo: ¿Como habría que enfocar el trabajo con uno y otro piloto desde el punto de vista emocional desde ahora hasta la carrera de Cheste? ¿Y en lo cognitivo, como facilitar que lo ocurrido no obstaculice su máximo rendimiento en la carrera del 8/11?

JD: desde mi opinión todos los pilotos deberían trabajar con un profesional de la psicología del deporte, cómo un miembro más del staff técnico. El psicólogo ayuda a la puesta a punto del piloto y se ha demostrado que los resultados mejoran. En este sentido, debemos ser conscientes de que cada vez son más los pilotos que acuden a un profesional para aumentar su rendimiento, prevenir situaciones y poder sacar su máximo rendimiento mental. La fortaleza mental se trabaja. Para saber qué trabajar y cómo trabajar de cara a Cheste, tendríamos que conocer las variables personales que más están influyendo a uno y a otro, por lo que es muy difícil poder decir qué hacer sin conocer cómo están viviendo la situación y, sobretodo, cómo son sus mecanismos psicológicos de afrontamiento.

RC: desde comportamiento de ambos y de las declaraciones, en pista y fuera, podemos avanzar algún hipótesis especulativa y no concluyente de que se haya creado una “micro obsesión transitoria” de uno de los dos pilotos (o de ambos) hacia el otro. Parece que esto suele ocurrir mucho en el deporte entre adversarios habituales…. ¿Cómo habría que intervenir en su caso?

JD: al comenzar la entrevista comentaba que lo primero que habría que valorar es cuanto es estrategia y cuanto es reacción natural por frustración, ansiedad, presión, etc… a partir de ahí tendríamos que comenzar a evaluar y a intervenir. Lo demás son especulaciones sin fundamento.

Como Superar el “NO PUEDO” en 8 Pasos.

A una acción siempre le antecede un pensamiento.

Y a una no acción también.

ImposibleSi queremos ir a la causa del porque repetimos comportamientos cuyas consecuencias no nos gustan y no sabemos como dejar de hacerlo, o porque no conseguimos intentar ciertos comportamientos que nos gustaría tener, tendremos entonces que investigar qué pensamientos están detrás de esas acciones equivocadas consumadas o no acciones. Puede que ahí encontremos pensamientos que nos conecten con emociones como el miedo o la preocupación, o incluso la tristeza y, en todo caso, un sentimiento de malestar, bien por no haber sido capaces de dar la vuelta a esa situación, o bien por no estar conforme con sus consecuencias.

Una de las creencias que están detrás de un comportamiento no ejecutado o permanentemente pendiente de hacer es el famoso “NO PUEDO”, basado en razones, excusas, o incluso evidencias pasadas concretas o generalizadas, extraídas de una situación y aplicadas a su generalidad.

La cuestión ante esa creencia no consiste tanto en perderse buscando las causas para cambiarla, cuando nació, que eventos o episodios le dieron fuerza, porque se arraigó en nosotros, etc. En esa búsqueda es posible que acabemos gastando demasiado tiempo para lograr algún resultado medianamente satisfactorio. No es yendo al pasado que conseguimos cambiar o encontrar soluciones al presente, sino trabajando sobre el mismo presente como transformamos nuestro futuro.

Existen distintas maneras para transformar esta creencia limitante en una oportunidad de mejora que potencie la función dinámica de la persona hacia la consecución de resultado, en lugar de bloquearla o enquistarla en la evitación.

El “NO PUEDO” es la expresión de una indefensión aprendida ante un problema, lo cual, para salir de esa indefensión, requiere que la persona sea capaz de encontrar, de alguna manera, una fisura ante el problema que le ataña donde se vea capaz de hacer algo que dependa de sí misma y recobrar un poco de control como para sentir que vuelve a “tomar las riendas” de esa situación o problema.

La estrategia que comentaremos a continuación es de fácil aplicación para un Coaching Ejecutivo aplicable al ámbito profesional, o también al Coaching Deportivo, cuando un deportista siente que “no puede” o no consigue ejecutar una acción o movimiento.

La estrategia se llama: REDUCCIÓN AL TAMAÑO CONTROLABLE.

Es una de las estrategias más eficaces y consta de los siguientes pasos:

1. Separar el problema en partes (3 o 4 partes), como si fueran pequeñas etapas.

2. Tras separarlo, pedir a la persona que se analice en su actuación ante cada una de esas partes: observar que hace bien y que puede mejorar.

3. Valorar de partida las partes que hace bien y funcionan y extraer que estrategias se usa la persona como para que su ejecución en esas partes sea más eficaz.

4. Analizar de qué manera las estrategias que funcionan esas partes, puedan ser aplicadas en las otras partes.

5. Luego plantear la elección de uno de los aspectos de más fácil abordaje acerca de aquello que puede hacer mejor: centrarse solo en ese aspecto y marcarlo como objetivo inicial, olvidándose del problema en su globalidad, puede representar un principio de alivio y reducción de la carga emocional estresante.

6. Tras ello, dedicarse a crear un plan de acción para mejorar esa parte específica.

7. Si el problema persiste, entonces es bueno separar esa parte en otros 3 o 4 micro-partes y repetir el proceso.

8. Si la persona observa tras un periodo de entrenamiento que ha mejorado su ejecución en esa parte, entonces pasar o otras partes del problema que estén todavía pendientes de mejora y repetir el proceso.

Como Reducir Sufrimiento y Preocupaciones Y Mejorar Rendimiento y Concentración Con Mindfulness

DOS TÉCNICAS ALTAMENTE EFICACES:

Circulacion CelesteExisten dos maneras útiles para orientar la mente ante situaciones que generan preocupación, sufrimiento, o malestar.

Estas dos maneras son las mismas que se entrenan tanto en el deporte de Alto Rendimiento, como en las Disciplina Meditativas, con el fin de disciplinar la mente y mantener el esfuerzo constante, centrado en el objetivo.
Para distinguirlas, las hemos llamado: técnica de CONCENTRACIÓN y técnica de FLUIDEZ.


CONCENTRACIÓN:

Se trata de elegir a priori un punto de atención, o una sucesión de puntos de atención, según la duración del esfuerzo, y mantenerla presente a lo largo de todo el tiempo que dura el ejercicio. La pauta a seguir en este caso es estar presente en todo momento acerca de donde está nuestra mente y cuáles son nuestros pensamientos. Se trata de asumir el rol de espectador externo que observa la mente que al principio tiene que estar centrada en un punto de atención y que, conforme se desvíe, hay que volver a centrar en ese punto llamándole la atención con cariño, compasión, y sin reproches o arrepentimientos. Esta técnica es la que se entrena en la meditación ZaZen y Vipassana y que se encuentra también en el método de Mindfulness MBSR y y en algunos ejercicios iniciales del método MBET. Esta metodología, parafraseando las palabras de Osho, se centra en la concentración y consiste en cerrar la mente en torno a un solo punto: es decir estrechar la mente para que solo esté centrada en un punto y así no permita la entrada de pensamientos intrusivos. En el supuesto de que entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que bien se vuelva originalmente al punto de atención elegido, o bien, si el pensamiento intrusivo persiste, se preste entonces atención a ese pensamiento, sin porque dialogar o especular sobre él. En este último caso la intención consiste en tomar consciencia con lo que nos hace sentir, y aceptando ese sentimiento con el mismo cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco desvanezca, y entonces volver a centrar la mente en el punto de atención inicial elegido. Este método se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.


FLUIDEZ:

Esta técnica trata de abrir el campo perceptivo a todas las experiencias del momento, incluyendo las sensaciones provenientes de los 5 sentidos y los pensamientos de la mente en sí. Es una técnica más próxima a la meditación Taoista, y que se puede encontrar en los ejercicios más avanzados del método Mindfulness MBET. En lugar de “estrechar la mente” alrededor de un solo punto, se abre al máximo el campo perceptivo tratando de captar toda le información, sin por ello aferrarse necesariamente a una u otra. Es una manera de gestionar la mente basada en el sentir constante del devenir de las cosas, con la disposición abierta en aceptar todo lo que ocurra, sin establecer preferencias con un aspecto u otro de la experiencia. Todo es útil en principio y nada es bueno ni malo. Este enfoque basado en la síntesis de extremos, se centra en el entrenamiento de la no dualidad y de la búsqueda del equilibrio como punto neutro, en lugar de la felicidad como opuesto al malestar o sufrimiento. En el supuesto de que en esta práctica entre algún pensamiento intrusivo, la metodología implica que se le de el mismo tratamiento que a la demás información, bajo la intención de aceptación incondicional, también en este caso con cariño, compasión y sin reproches o arrepentimientos, hasta que poco a poco aparezca otra sensación o información y entonces la mente la capte y, para hacerlo, abandone la anterior. Esta técnica se basa en el sentir constante, prestando atención al lugar donde surgen y evolucionan las sensaciones, ubicándolas en el espacio y en el cuerpo sin tratar de controlarlas o manipularlas. Un buen indicador de que estamos manipulando la experiencia en lugar de sentirla es el uso de las palabras: en la medida en que nos encontremos poniendo palabras para describir lo que sucede, estaremos entonces manipulando la situación con nuestro pensamiento, ya que el pensar es de por sí una manera de poner palabras a lo que se siente. Una buena manera de entrenar el sentir evitando ponerle palabras es dejándose llevar prestando atención al lugar donde sentimos la sensación física del momento, ponerle forma y observar como esa forma evoluciona conforme evoluciona la sensación y la experiencia. Este método también se puede entrenar en sesiones iniciales de 15’ y poco a poco alargar hasta 20’, 30’, 45’ y 60’.

La Dificultad Es Tu Mejor Aliada: ¿Querrías Algo Fácil?

¿Querías algo fácil?
¿Querrías que algo fuera fácil?
¿Para qué?

FacilTrata de contestar a esta última pregunta y encontrarás lo que te motiva mucho más que la propia posibilidad de conseguir tu objetivo.
Sí, porque entonces no estás tan alineado/a con tu objetivo como para hacer más de lo que contestas en esa tercera pregunta, para conseguirlo: ergo, condicionas la consecución de tu objetivo al no estar dispuesto/a a hacer más de lo que contestas a esa última pregunta.
Ergo, para ti es más importante no superar la limitación de lo que contestas a esa tercera pregunta que conseguir ese objetivo, cueste lo que cueste.

Esta es tu realidad. O mejor dicho lo que tú has elegido que sea tu realidad. O dicho aún mejor, lo que queda te la realidad tras ponerle tú la limitación que le has impuesto.

¿Te lo habías planteado alguna vez desde este punto de vista?

Pero, en efecto, a dónde conduce el buscar algo fácil?
Desde luego a lo que cualquiera puede conseguir si se propone algo fácil. O simplemente a conseguir cualquier cosa que pueda conseguir cualquiera. Ya que si es fácil, cualquiera, en circunstancias como las tuyas, podría conseguirlo.

Por tanto, lo fácil conduce a lo obvio, a lo ordinario, a lo que todos saben y pueden hacer/ conseguir.

¿Entonces, que te diferencia de los demás? ¿Qué hace que alguien, un cliente, un empleador, una posible pareja, se decante por ti y en lugar de por otros?

Y la conclusión a todo esto es que buscar lo fácil conduce a la mediocridad y lo ordinario de la gran mayoría que ya lo consiguen.
Y si no quieres caer en la mediocridad, será oportuno que inicies a mentalizarte en que las cosas van a ser difíciles.

Ahora, ¿Te quejas de que las cosas están difíciles?
¿Acaso, tras lo dicho, querrías algo fácil?
¿Acaso te conviene que algo sea fácil?

Cuanto más fácil, más tendrás que compartir ese reto con otros tantos (y son muchos) que buscan cosas fáciles. Al final no sé si te va a resultar rentable tanto esfuerzo para buscar lo fácil para luego tenerte que “pelear” con muchos para compartir un trocito de tarta a repartir entre tantos. Quizás esto al final te resulte más difícil y poco rentable que apostar por lo difícil desde partida.

Es curioso como huimos de lo difícil cuando sin embargo lo difícil puede ser nuestro mejor aliado. Maldecimos lo difícil cuando sin embargo lo podríamos agradecer: que las cosas sean difíciles hace que tengas cada vez menos competencia en lo que haces.

Podrías entonces agradecer que las cosas te resulten tan difíciles. Porque si las cosas no fuesen tan difíciles tendrías entonces mucha más competencia de la que tienes. Y no podrías diferenciarte de la masa de tantos mediocres con tanta eficacia como cuando tratas de conseguir metas difíciles.

Porque la excelencia no está reñida con la facilidad, sino que es incompatible con ella. Porque la excelencia se fragua a partir de dónde otros abandonan, lo dejan, y desisten. Porque la excelencia se forja a partir de dónde se termina lo fácil para la mayoría, y otro pocos emprenden el camino de la dificultad.

Por esta razón el camino de la dificultad siempre es menos traficado. Por esta razón eligiendo la excelencia y asumiendo la dificultad que conlleva, encontrarás cada vez menos competencia hacia esa cumbre en la que solo cabe destacar al/la mejor. Por eso el camino de la excelencia siempre tiene menos competencia. Por eso la excelencia siempre es rentable.

Necesitamos retos difíciles para crecer como hombres y profesionales. Porque lo fácil nos conduce a la mediocridad.

Facil DificilSi las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia pero escasas competencias.
Si las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia pero escasa competitividad.
Si las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia y ninguna excelencia.

Y recuerda que siempre encontrarás dos caminos posibles en lo que hagas: el fácil y el excelente. Lo que te vayas encontrando en esos caminos no va a depender tanto de ti, pero escoger uno u otro, eso sí es decisión y responsabilidad tuya.

Ante la dificultad se crecen los hombres. Entre las dificultades se encuentran siempre los mejores.

Por otro lado, “Fácil” es la palabra que esconde la mentira que no queremos ver en cada uno de nosotros. Porque llamamos fácil todo aquello que usamos para esconder nuestra propia incompetencia e ineptitud ante los retos que podríamos/ deberíamos afrontar.

Llamamos fácil aquello que no nos permite ver nuestra necesidad de mejora personal/ profesional.
Llamamos fácil aquello que nos permite evitar los esfuerzos y la incomodidad de realizar cambios útiles.
Llamamos fácil aquello que nos permite permanecer en nuestra holgada comodidad, engañados bajo la falacia de la seguridad de que siempre será holgada, siempre será cómoda, y siempre estará ahí para nosotros solo.

Hasta el día en que nuestra barriga de orgullo y expectativas crezca de manera desmesurada como para de repente darnos cuenta de que ya no es tan cómoda, ha dejado de ser holgada y se ha vuelto estrecha, además de estar compartiéndola con muchos que ansían lo mismo. Entonces será cuando nos daremos cuenta que seremos nosotros quienes habremos cambiado nuestra condición…… obviamente a peor.

Ahora te repito la pregunta: ¿Querías algo fácil?

LA EXCELENCIA NO ENTIENDE DE CIENCIA

La Excelencia No Entiende de Ciencia

En más de una ocasión me he preguntado que opinará un científico investigador en Psicología sobre el libro “El Hombre En Busca De Sentido” de Viktor Frankl. Porque el caso de Frankl es tan singular y vinculado a la excelencia del sentir, pensar, y actuar humano que desde luego no encaja con la gran mayoría de la gente.

Viktor Frankl, ingresado en un campo de concentración consiguió sobrevivir durante muchísimo tiempo viendo como sus compañeros, mujer e hijos (creo eran hijas) dejaban su vida ahí. Él mismo cuenta que el motivo de tanto aguantar pese a los edemas y a la pérdida de dedos del pié por congelación,era debida al hecho de tener muy claro el sentido vital de aquella experiencia como paso necesario para luego publicar su libro y contar a la comunidad Psicológica de la Época sus hallazgos en como piensa y actúa una persona en situaciones similares.

Pero Claro Frankl, frente a los millones de judíos muertos y asesinados por los Nazis es una excepción. Es quizás ese porcentaje de error a la tésis que soportarían las ciencias  sociales que en un campo de concentración, lo normal es acabar muerto tras “x” tiempo de permanencia, con un alpha de .01 o .05.

Lo mismo podríamos decir de Mandela que tras 27 años de cárcel, consiguió cambiar el destino de su patria, siendo elegido presidente. ¿Qué probabilidades científicas tiene un ex-presidiario de ser elegido presidente de su país?

Lo mismo podríamos decir de Thomas Edison quien, tras más de 11000 experimentos, dio con la bombilla que iluminó nuestras casas durante 100 años, siendo tan coherente con sus propósitos como seguir en sus intentos en contra de lo que afirmaban los “científicos” de la época acerca de él (que era un loco, un fracasado, y que estaba perdiendo el tiempo).

Lo mismo podríamos decir de Einstein, quien dio la vuelta a la mecánica Newtoniana con la teoría de la relatividad.

O de Nicolás Kopénrico quien se atrevió a decir que no era la tierra, sino el sol, el astro que ocupaba el centro del universo.

O Cristobal Colón, quien se atrevió a surcar el oceáno en busca de las Indias en una época en la que la “ciencia” afirmaba que la tierra era plana y en ese charco acababa

También era cientificamente imposible que una persona afroamericana (con piel negra) pudiera ser elegido presidente de los EE.UU hasta hace 6 años.

O el caso del periodista Norman Cousins quien, tras caer gravemente enfermo y paralizado, ante las escasísimas esperanzas de vida que le dieron los médicos por no haber tratamiento, decidió sin resignarse, a cerrarse en casa a ver películas de humor mientras un amigo le inyectaba grandes cantidades de vitamina C. No obviamente, pero se curó.

O por qué no citar los ejemplos modernos que nos ofrece el deporte: Michael Jordan, quien desafió las leyes de la gravedad, o aquel caso de unos corredores que rebajaron el tiempo de ejecución de sus pruebas en contra de lo que decían los “científicos”, y que sobre ellos se dijo: “Como no sabían que era imposible, entonces lo consiguieron”.

Todo estos ejemplos de excelencia son casos evidentes de personas singulares, de la excelencia personificada en el poder humano de ir más allá de sus “limitadas” posibilidades.O mejor dicho, de lo que otros juzgan de manera pretenciosa que son sus limitaciones, creyendose poseedores de la verdad al esgrimir sus tesis como “cientificamente válidas y contrastadas”.

¿Qué diría hoy Sócrates si nos viera hablar por el móvil?   ¿Qué diría hoy Magallanes si viera pasar un avión con personas por encima de su cabeza, mientras navegara por las olas del oceano?

Y la evidencia es que las “ciencias sociales” basándose en criterios de probabilidad sobre “la mayoría de los casos con un mínimo margen de error”, no contemplan estos casos como científicamente probables, o los justifican como “las excepciones que confirman la regla”, abogando por lo que hace o por cómo se comporta la mayoría.

Bajo esta premisa se basa el sistema educativo, el social, y el sanitario principalmente.

Es así como niños con una inteligencia minimamente superior a la “media”, acaban siendo suprimidos por un sistema educativo que favorece un servicio destinado a las mentes “normales” (o porque no decir más bien medio-cres).

O como ciertas enfermedades tengan que tratarse con metodología convencional solo porque es “la que funciona para la mayoría”.

Viktor Frankl para la ciencia quizás nunca existió, o no sea posible. O quizás sea lo que llaman la excepeción que confirma la regla”. Quizás no se le otorgue el valor tan trascendental que sin embargo ha tenido su libro en transformar la vida de muchas personas en el mundo, incluso por encima e muchos hallazgos fruto de investigaciones sobre masas, basadas en lo que llaman “la evidencia empírica”.

Bajo este supuesto, pensemos en el gran poder limitante que tiene confiar en las “ciencias que basan sus resultados en probabilidades”: que según las previsiones recientemente publicadas (tras estudios proyectivos basados en la ciencia de la estadística) dicen que dos de cada tres enfermaremos de cáncer y por tanto afrontaremos esta eventualidad con resignación. Que hoy en día una persona con cáncer tiene muchas probabilidades de morir y afrontará la enfermedad con esta creencia dominante. Que un deportista, en teoría no se esforzaría tanto para mejorar sus marcas si le dicen que es imposible. Que un niño negro del barrio de Brooklyn en EE.UU. no se esforzaría para salir de la micro-cultura criminal que prevalece en su barrio porque los estudios dicen que no tiene prácticamente posibilidades de hacerlo.

GripeLa lamentable campaña de vacunación de la gripe 20013-14 del Servicio Murciano de Salud  pronuncia la siguiente frase: “la única alternativa a la vacuna”, encima de un dibujo que refleja una habitación (con colres y decoración tristona), con una cama, una mesilla y otros detallitos que además transmiten la sensación de soledad y desamparo. Insinuando que “O te vacunas, o caerás enfermo/a”. Dando la enfermedad como segura, y el medicamento como “salvación”.  ¿A qué intereses responde esta campaña? ¿A los de tener una sociedad que promueve la excelencia? Creo más bien a atentar en contra la salud mental pública, fomentando el miedo y la fobia.

Y esto nos pone en la evidencia de los hechos: la ciencia social, al basarse en las probabilidades calculadas sobre “la mayoría de los caso examinados” no hace más que apoyar y fomentar un sistema de mediocridad que mucho dista de la excelencia que tratamos de perseguir cada día.

Las ciencias sociales son en definitiva sinónimo de mediocridad y no de excelencia.

Personalmente creo que seguir y asumir como válidos ciertos datos demográficos provenientes de estudios sobre masas, no hace más que anclarnos en la mediocridad y la limitación del pensamiento.

Personalmente creo más en los ejemplo de excelencia previamente citados y de cómo el efecto de aprendizaje vicario de Bandura (es decir el aprendizaje basado en la observación de modelos) a partir de modelos de excelencia, sea el mejor método para trascender esa mediocridad.

Si buscas la excelencia, te será muy difícil conseguirlo si confías ciegamente en cierta “ciencia”.

La excelencia no conoce ciencia.

La Seguridad En Uno Mismo Es Esa Cualidad Que, Cuando Abunda Superando Un Límite, Se Convierte En Zona De Confort

La Seguridad Es Esa Cualidad Que Cuando Abunda Superando Un Limite Se Convierte En Zona De Confort

En ocasiones nos sentimos tan seguros de nosotros mismos que esa seguridad, ante que ser nuestro mejor aliado, se convierte en nuestro peor enemigo. Así es como afrontamos los retos con esa “suficiencia” que no nos permite concentrarnos para expresar nuestro mejor potencial.

Esta actitud se manifiesta a nivel cognitivo en su máxima consecuencia con esa “rigidez mental” de aquellas personas incapaces de considerar o contemplar pensamientos, ideas o creencias diferentes de las suyas, como igualmente válidas o aceptables.

Estas personas, que habitualmente llamamos Defensores del “Pensamiento Único”, suelen mostrar gran dificultad de adaptacion a los cambios, negación ante las necesidades de cambio, y manifestar exteriormente emociones como la frustración, la rabia o el enfado.

Suelen quejarse a menudo de todo lo que no se adecua a su línea de pensamiento, y sus comportamientos son de tipo impositivo (usan la coacción o su forma más sutil,  la manipulación, y en ocasiones la agresividad si se sienten atacadas), evitan personas, situaciones y circunstancias relacionadas con pensamientos distintos, y suelen mantenerse a la defensiva, negando o rechazando todo lo que no se conforma con sus creencias.

Al final, estas personas acaban prisioneras de sus propios jucios y pensamientos con el fin de mantener una cierta seguridad y establidad en sus estructuras de creencias, y valores.

Negando lo ajeno y diferente, se instalan en una mediocre conformidad consigo mismos: una comodidad en la que niegan también la posibilidad de cualquier aprendizaje sustancial  y crecimiento personal.