Archive

Posts Tagged ‘Congruencia’

¿Qué Es Lo Que Da Sentido A Lo Que Haces?

Que Es Lo Que Da Sentido A Lo Que Haces

Categorías:Coaching Etiquetas: , , ,

El Trabajo Que Realices No Hará De Tí Un Mejor Profesional: Solo Revelará El Tipo De Persona Que Eres

El Trabajo Que Realices No Hace de Ti un Mejor Profesional - Solo Revela Que Tipo De Persona Eres

Detrás De Un Resultado Insatisfactorio Siempre Hay Un Enfoque o Una Disposición Inadecuada

Detrás De Un Resultado Insatisfactorio Siempre Hay Un Enfoque o Una Disposición Inadecuada

Hay Dos Puntos Inevitables Para Entender Y Dar Sentido Al Álgebra Del Comportamiento Humano: Los Objetivos y Los Resultados

Hay Dos Puntos Inevitables En El Comportamiento Humano...

Lo Que Eres De Verdad Se Define Por Lo Que Haces, No Por lo Que Dices

Lo que eres de verdad se define por lo que haces

 

La Pertenencia y el Equilibrio de un Equipo Depende del Asumir el Rol Que Tenemos

www.optimacoaching.es

Según un compendio de teorías clásicas de la escuela de relaciones humanas, lo que diferencia un grupo de un equipo son dos ejes:

  1. Un equipo se constituye específicamente para lograr un objetivo explícito, por encima de los objetivos individuales de las partes. Esto puede implicar la necesidad de asumir una configuración específica en función de las tares y funciones que ocurre realizar para conseguir un equipo. El fin marca su existencia y su logro supone razón de disolución. En este sentido la presencia de un objetivo es el primer eje.
  2. Un equipo, para que tal sea, tiene que presentar en sus miembros el sentimiento de pertenencia y cohesión. Esto implica que existan relaciones y que se configuren roles específicos derivados de estas relaciones.

Todo ello no implica que los grupos no tengan objetivos ni relaciones marcadas por el sentimiento de pertenencia: una familia es un grupo, sus miembros siente pertenencia entre sí pero no se constituye como entidad con un fin específico por el cual sea necesaria su existencia y cuya consecución implique su disolución.

Desde este punto surgen dos reflexiones:

  1. Existe una relación intransitiva entre Grupo y Equipo, por la que un Equipo es también un Grupo, pero un Grupo no es necesariamente un Equipo.
  2. Donde hay más de una persona siempre hay un líder (formal o informal, estable o situacional).

¿Entonces, una empresa: es un grupo o un equipo?

Siguiendo las teorías sobre interacciones entre grupos, la Empresa en sí no es ni un grupo ni un equipo, sino un sistema.

De hecho, un grupo se configura en su identidad y cultura, no solo por lo que es, por las personalidades e interacciones entre los miembros, es decir, de puerta hacia dentro, sino por lo que no es, por su diferenciación de los demás grupos, es decir, de puerta hacia fuera, por las interacciones con otros grupos.

En este sentido, cuando hay varios grupos que interactúan, se crean sistemas cuyo equilibrio/desequilibrio está marcado por las interacciones entre grupos.

Esto suele pasar en las empresas con plantillas habitualmente superiores a las 7-10 personas, según los estudios realizados.

Hablo de 7-10 personas porque está calculado que el número máximo de miembros de un grupo (o equipo, en este caso no es importante la diferenciación grupo-equipo) para que éste resulte eficaz en las relaciones entre miembros, suele ser de 7 personas. A partir de ahí suele ser natural que el grupo experimente escisiones situacionales en subgrupos.

Total, si estamos hablando de empresas superiores a 7 personas, es muy probable encontrarnos con subgrupos que interactúan.

Estaríamos entonces hablando de un sistema de grupos.

Que ese sistema esté formado por grupos no hay lugar a dudas. Que esos grupos se puedan considerar equipos, depende de la conciencia en sus miembros de tener un objetivo común para el que trabajar, y de las ganas de sentirse cada uno identificado en ese objetivo y querer invertir energía emocional, cariño, y voluntad para mantenerse en ese conjunto de personas, y pertenecer a al mismo por encima de sus intereses personales.

¿Qué hacer cuando nos encontramos con que todos  quieren mandar y nadie quiere servir?

Se trata de un obstáculo habitual para hacer “equipo”.

Esto abre un gran debate sobre el derecho a despedir y la obligación moral de tener uno que dimitir cuando deja de sentirse identificado con los dos ejes (objetivo y pertenencia).

Independientemente de que todos quieran mandar, siempre habrá un líder situacional (formal o informal). Otra cosa es que los demás estén preparados para asumir su rol, la situación, las propias limitaciones y sean conscientes de su potencial independientemente de lo que quieran.

Aquí puede entrar el Coaching, la Psicología del Trabajo y la Programación Neuro-Lingüística, dependiendo de la tipología del caso y de las repercusiones que pueda tener en el comportamiento, ideación y estado emocional de esas personas:

Todos queremos ser algo o conseguir algo… ¿Pero está esa expectativa alineada con nuestras posibilidades/ habilidades y congruencia de valores como para hacer lo que se nos pide para cumplir con ello? ¿Es eso lo que realmente queremos? ¿Conocemos a fondo nuestro objetivo?

A menudo me encuentro con personas que acuden a mi consulta y que manifiestan un problema laboral cuya causa para ellos es muy clara: son capaces incluso de situarla, la gran mayoría de las veces fuera de sí mismo.

La gran mayoría de las veces, donde al principio del proceso suelen ver una causa, a mitad del mismo están viendo una consecuencia. Han cambiando su perspectiva, están alineando sus expectativas y sus acciones ya no están orientadas a defenderse de mala manera de esas causas, sino a generar nuevas consecuencias alternativas, más congruent y acordes con sus valores y expectativas.

En este sentido, si todos quieren mandar, y esto hace que el equipo no funcione, o que haya un grupo donde cabría esperarse un equipo, hay dos vías posibles.

  1. Cambiar de enfoque personal, asumir la situación y generar nuevas expectativas.
  2. Marcharse y cambiar de equipo.

Aquí afirmo lo que a muchos no les gusta porque parece políticamente incorrecto, pero lo considero humanamente justo:

“Es derecho moral de los que asumen la situación y quieren quedarse, la posibilidad de excluir al que no quiere asumirla”.