Archivo

Posts Tagged ‘Dirección por Objetivos’

COMO PASAR DEL MIEDO A LA ACCION

Decálogo sobre la Acción como Antídoto del Miedo

El miedo es uno de los factores más paralizantes a la hora de querer conseguir uno lo que quiere. El miedo tiene una función adaptativa y nos sirve para protegernos de los peligros y preservar nuestra salud y existencia. Como animales que somos, es razonable y lógico hacer uso del miedo y tener miedo. La cuestión está en que en ocasiones aplicamos esa función biológica a aspectos que en realidad no están nada relacionados con nuestra supervivencia, como puede ser el miedo al fracaso, el miedo a hablar en público, el miedo a decir no, o el mismo miedo al cambio.

Pero, contrariamente a lo que muchos piensan, no es el factor más peligroso para conseguir  uno sus propósitos, ya que otros elementos más paralizantes que muchas veces confundimos precisamente con el miedo, tales como el sopor mental y la pereza. El sopor mental es lo opuesto a la alerta y vigilia, es un estado que podemos definir como “pereza del pensamiento”, apatía, o aburrimiento. La pereza todos sabemos lo que es: se trata de una preferencia por lo cómodo, lo conocido que desemboca en una actitud de aferrarse a la impermanencia de las cosas.

Muchas veces confundimos la pereza y el sopor con miedo: creemos tener miedo y decimos que estamos bloqueados, pero en realidad lo que tenemos es sopor y pereza.

Existe en esos casos un antídoto muy eficaz para superar ese estado: la acción.

La acción (como forma de afrontamiento) es el único recurso que tenemos para hacer frente  al miedo. Y esto es muy distinto de permanecer en la comodidad. De hecho, si estudiamos el reino animal, si bien hay algunas especies que ante situaciones de riesgo se hacen “los muertos”, la gran mayoría  tiene entre sus recursos dos estrategias: el ataque y la defensa. Ambas implican actuar.

Por esta razón tener miedo y no actuar no tiene sentido: será más preciso decir que se tiene miedo y además pereza. Y que no se actúa, no por miedo, sino por pereza. Tener miedo no obliga necesariamente a quedarse parados. De hecho, se puede tener miedo y hacer lo que uno no tiene miedo a hacer, haciéndolo con miedo, pero haciéndolo. De otra manera no será el miedo quien nos paralice sino la pereza y el  sopor mental.

Pero la evitación puede servir solo circunstancialmente porque no elimina ni sobrepasa el  miedo. Ni tampoco permite afrontar su causa: si queremos conseguir algo valioso, hemos de actuar.

Si no actuamos, no es por miedo, sino por pereza.

Ahora la pregunta que surge es la siguiente:

¿Cómo se puede pasar del miedo a la acción?

Aquí va un decálogo:

Mc Escher 2

  1. Tener claro si lo que se desea o se necesita vale más la pena que estarse  uno parado: a veces nos planteamos necesidades y deseos que en realidad no estamos dispuestos a hacer lo que es preciso y pagar el precio que suponen, causando en nosotros mucha frustración. Eliminando el deseo, se elimina el sufrimiento, pero entonces tendremos que ser consecuentes con que nuestra preferencia es permanecer como estamos.
  2. Se quiere actuar, dejar de repetirse uno que tiene miedo: eso no aporta y pone a una persona en la espiral de negatividad. Es obvio y natural tener miedo, y muchos otros que lo intentaron previamente, lo experimentaron. Pero aquellos que lo lograron tuvieron en algún momento que romper esa barrera pasando por los puntos sucesivos de este decálogo.
  3. Dejar de justificarse en el miedo como razón para no hacer: asumir uno su propia pereza si no quiere actuar.
  4. Dejar de repetirse que uno que no puede o no es capaz: será más bien que no quiere actuar o tiene pereza.
  5. Dejar de repetirse uno que no puede actuar por culpa de los demás, de lo que le sucedió o lo que le hicieron: posiblemente esa gente ya no está ahí impidiéndole
  6. Dejar de repetirse un que no dispone de recursos para hacerlo bien o que se dan las circunstancias adecuadas: la perfección no existe, ¿para qué entonces esperar a que se den las circunstancias perfectas? Actuar no implica hacerlo de la mejor manera posible en absoluto, sino de la manera en la que uno puede.
  7. Identificar la primera acción a poner en práctica y ejecutarla.
  8. Practicar, Fracasar y Repetir: lo normal es que a la primera no nos salgan las cosas. En ocasiones es necesario fracasar para aprender.
  9. Afrontar la experiencia: el valor de la experiencia es fundamental y siempre es necesario. Si no sabemos cómo conseguir algo, es porque no tenemos la experiencia necesaria para hacerlo: no nos que otro remedio que probar. Por ejemplo, las marcas de coche no podían fabricar hace 20 años los coches de hoy, porque necesitaron construir aquellos que vinieron en este intervalo de tiempo para darse cuenta de lo que necesitaban mejorar: todo se construye usando como base los pasos anteriores. No podemos llegar a un sitio alguno sin querernos desplazar.
  10. Vivir la experiencia como aprendizaje: muchas veces no actuamos porque pensamos que todavía nos falta aprender cosas. No hay otra forma de aprender que no sea practicando. Es algo que nos cuesta asumir porque venimos de un sistema educativo que se basa en la adquisición de conocimiento como base para la práctica. Así es como olvidamos que la práctica es la mejor estrategia de adquisición de conocimiento y aprendizaje.

 

Aceptación y Realización: las dos vías de Sanación

aceptacion-resignacion

Tras sofisticar mucho las formas y estrategias de intervención, llega un momento en la vida de todo profesional en el que de repente todo se aclara y simplifica a la esencia. Esto es lo que ha ocurrido repasando los distintos casos tratados en estos años de actividad.

Las personas que trabajan conmigo saben que el objetivo de todo camino de desarrollo psico-emocional es aprender a mantener el equilibrio, el foco y la fluidez. ¿Pero cómo hacerlo?

Los ejes de mi intervención son básicamente dos: la aceptación o la realización.

Porque toda fuente de desequilibrio o malestar suele ser generada en la persona por una forma de afrontar lo que le suceda y tener que hacer algo, bien con aquello que le afecta o bien con su manera de tomárselo.  En ambos casos el elemento que siempre está presente es la necesidad de la persona de re-establecer el equilibrio emocional. Y esa necesidad es lo primero que hemos de identificar y lo único con lo que hemos de trabajar.

Hay dos formas de resolver el conflicto o desequilibrio marcado por la necesidad de una persona: proceder a lograr lo que supone la satisfacción de esa necesidad (vía de la Realización), o eliminar esa necesidad (vía de la Aceptación).

De hecho, como consecuencia de esa necesidad, el cliente puede elegir si quiere que le acompañe para trata

r de cambiar lo de fuera, es decir poner en práctica las acciones necesarias para cambiar la situación, o cambiar su forma de afrontarlo, es decir tratar de construir un significado alternativo a lo que le ocurre, con el cual sentirse más cómodo y aceptar la situación.

luna-sol

No existe entre los dos el camino fácil, ya que cada uno siempre esconde insidias, dificultades y sorpresas no del todo agradables.  De hecho, ambos caminos presentan  y parten de la misma  necesidad inicial.

Aceptación:es el camino de la resiliencia y del desapego,  del entender que aceptar una realidad no significa resignarse, sino aprender a valorar los aspectos positivos y entrever las oportunidades que esconde. Si un chico llega a la edad en que decide aceptar que no será futbolista profesional por estudiar una carrera, esto no significa que pasará toda su vida con la duda de no saber que hubiese pasado en caso de intentarlo, sino que aceptará vivir con la certeza de haber tomado una decisión que presenta la oportunidad de estudiar una carrera y ser profesional  de la rama que le corresponda. La estrategia de mi intervención con la que trabajo en estas fases se basa en el Mindfulness la Psicología Positiva y la Psicología Cognitiva. La línea estratégica principal es acompañar a la persona a desapegarse de su propia necesidad inicial de ser futbolista, para vivir en paz sin ella. Eliminada la necesidad que causa el malestar, se eliminará el malestar.

Realización: es el camino de la definición de objetivos ambiciosos y planes de acción. El camino de la motivación de gran alcance, del compromiso y la superación. Este camino requiere hacer todo lo que es preciso (y a veces incluso más) para alcanzar el objetivo que supone la satisfacción de la necesidad de la persona. Llegar a la cumbre del Everest sin oxigeno supone un logro que requiere gran esfuerzo y un foco dirigido y sostenido en el tiempo. Si la persona no acepta la posibilidad de no haberlo intentado, tendrá que cumplir con varias etapas de un plan de acción a muy largo plazo que requiere desde reunir los medios, hasta disponer del tiempo, como el superar fracasos y acumular la experiencia suficiente. El nivel de compromiso con el cliente no cambia, aunque en este caso el trabajo consiste en mantenerle atado  y apegado a esa necesidad y voluntad, incluso en los momentos en que puede plantearse desistir.    La Psicología Positiva y la Psicología Humanista son los marcos referenciales del trabajo en este aspecto, aunque el estilo de actuación  que uso es el del Coaching Ejecutivo y de Equipos.

Aclarado todo esto solo quedan dos preguntas:

¿Cuál es la necesidad que te atormenta últimamente?

¿Qué camino de los dos quieres elegir?

Yo te acompañaré.

¿Puede Una Persona Con Depresión Lograr Objetivos Con El Coaching?

Óscar Sánchez Hernández es Doctor en Psicología (mención de Doctorado Europeo) y experto en Psicología Positiva. Licenciado en Psicología. Máster en Recursos Humanos, Especialista en Inteligencia Emocional. Ha dedicado los últimos años a la investigación, aplicación y formación de diversas temáticas de la Psicología Positiva en distintas universidades europeas y americanas (Vanderbilt University, Nashville (USA), University of Warwick, Coventry (UK), Claremount Graduate University, California (USA) y Universidad de Murcia. Es además director, terapeuta y formador del centro de Psicología Positiva, SANDER PSICÓLOGOS: BIENESTAR Y CIENCIA (2012- actualidad), y miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva.

¿Son las psicopatologías y trastornos psicológicos una limitación para conseguir objetivos vitales? ¿Puede una persona con depresión plantearse objetivos vitales y ser acompañada en un proceso de coaching sin tener por qué “curarse” antes de su depresión?

DSCF2416Primero habría que definir de qué hablamos cuando hablamos de “Coaching”, un término quizá demasiado genérico. Habría que hablar más bien de técnicas y protocolos de actuación. Por ejemplo en el libro Positive Psychology in Practice de Linley y Joseph (2004), en uno de sus capítulos se detallan las influencias de distintas terapias en las diversas técnicas usadas por los coach (terapia centrada en soluciones, terapia cognitivo-conductual, terapia multimodal de Lazarus, Teoría de sistemas, inteligencia emocional, modelo transteórico de cambio de Prochaska y DiClemente, psicología positiva y enfoque de fortalezas…). Segundo, lo mejor en estos casos es ampararse en el conocimiento basado en la evidencia, tal y como hizo Seligman, Rashid y Parks (2006) con la Psicología Positiva: realizó un estudio en una muestra de personas con depresión grave mediante un diseño experimental, con asignación aleatoria a tres grupos. En uno se les aplicó tratamiento estándar , en otro psicoterapia positiva mediante un manual con técnicas y sesiones detalladas y en el tercero tratamiento estándar con medicación antidepresiva. Los resultados señalaron que el 55% de los pacientes que se sometieron a la psicoterapia positiva, el 20% que siguió el tratamiento estándar y sólo el 8% de tratamiento estándar junto con fármacos, consiguieron la remisión. No sería adecuado hablar de manera intuitiva acerca de si es efectivo o no el Coaching, sin disponer antes de datos basados en la evidencia. Creo que el Coaching puede beneficiarse del enfoque científico de la Psicología Positiva por esta misma razón.

Creo que la terapia debe aborar la parte psicopatológica como la que concierne a la Psicología Positiva (objetivos vitales, fortalezas…)

Una persona parapléjica puede plantearse el objetivo de jugar al baloncesto, intentarlo y lograrlo desde sus limitaciones sin tener porque curarse antes de su problema. ¿Es posible plantear lo mismo desde las limitaciones de una depresión?

Eso es cierto, pero en todo caso, de camino a su objetivo no dudemos de que iniciaría y acabaría siendo seguida en sus intentos por profesionales sanitarios y facultativos que analicen constantemente hasta qué punto el reto puede tener efectos colaterales o beneficios en la persona. Con la psicología pasa un poco lo mismo. Quizá una persona se plantee lograr objetivos vitales y retos desde la depresión, aunque esto no quita la conveniencia de que en ese intento reciba un seguimiento por parte de profesionales cualificados: en este caso por parte de psicólogos. En definitiva, claro que se puede plantear un objetivo vital y tratar de alcanzarlo desde las limitaciones de una depresión, de hecho esto siempre se ha hecho en psicología puesto que el mero hecho de salir uno de la depresión, representa un objetivo. Ahora bien, uno puede trabajar con un Coach, al igual que un parapléjico tiene un entrenador para jugar a baloncesto a ciertos niveles, a la vez que es conveniente que reciba una seguimiento psicológico, tal y como ese parapléjico es conveniente que necesite a personal sanitario para no “morir en el intento”. En el caso concreto que me propones tanto la persona que está parapléjico como la persona que padece una depresión podrían beneficiarse de un psicólogo especializado en ocio terapéutico, muy en la línea de la psicología positiva, donde se trabaja estos objetivos en estas poblaciones que has señalado.

¿Sería legítimo atender a una persona con Depresión desde el Coaching, ayudándole a conseguir sus objetivos vitales sin tener porque intervenir previamente y terapeúticamente en ese trastorno? ¿Es más, sería efectiva la intervención?

Permíteme que te cuente una idea de una conferencia, que impartió en el último Congreso de Psicología Positiva, Imma Puig Santos, psicóloga del Barsa. Nos comentó que “lo que no se comprende no puede verse”. Para ello relató una ocasión en la que se le averió su coche. Llamó a su mecánico y, al llegar este y comprobar que le ocurría al coche, procedió a explicarle y señalarle que había pasado ” como ves el manguito ha fallado y…” al mismo tiempo que iba señalando diversas partes del motor. Imma nos comentó “yo le decía a todo que si pero yo…no veía nada”. Con esto quiero señalar que en mi opinión una persona con un problema psicológico necesita un profesional de la psicología capaz de moverse desde la Psicología Clínica, la Psicología de la Salud y llegar a enfoques más positivos como la Psicología Positiva o el Coaching. Si una persona no está formada en estos ámbitos no podrá “ver” qué está ocurriendo y cuál sería la mejor manera de ayudar a este cliente. Aplicaremos la técnica más adaptada al momento y situación concreta. Para ello debemos de estar al tanto de las técnicas que científicamente han demostrado mejores resultados a un problema psicológico concreto y en la fase concreta en la que se encuentra la persona en cuestión. Previamente es necesaria una adecuada evaluación psicológica que recoja tanto las variables psicopatológicas como las que provienen de la Psicología Positiva. También debe de trabajarse de forma multidisciplinar para dar el servicio óptimo a la persona que se acerca en busca de ayuda. De esta forma creo que sería posible que, de forma paralela, un psicólogo formado en Psicología Positiva y en Coaching, junto con otro profesional de la psicología formado en Psicología Clínica y de la Salud, pudieran trabajar en equipo con una persona que padezca un problema psicológico

¿Podemos considerar una intervención que trata de desarrollar el potencial positivo y los recursos de una persona como una “terapia”? ¿Es adecuado entender como “terapia” solo aquellas intervenciones basadas en eliminar el trastorno?

El objetivo de la terapia es conseguir una salud óptima en la persona y, como ya declaró la OMS en 1946 “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social y no únicamente la ausencia de enfermedades o dolencias” que realizan los profesionales sanitarios. La terapia psicológica la realizan los profesionales de la psicología. La terapia debe de abarcar, tanto el alivio y curación de los síntomas psicopatológicos, como los objetivos vitales, fortalezas, recursos personales y sociales y demás ámbitos que desde la Psicología Positiva y otras vertientes buscan ayudar a las personas a encaminarse hacia la dirección de ese estado completo de bienestar físico, mental y social.

Próxima Cita en Las Jornadas Conciencia Con Ciencia – 14 Junio

xxiv jornadas murcia BREncantado de haber sido elegido para inaugurar las XXIV Jornadas Conciencia con Ciencia, ofreceré una transformadora conferencia de ’90 minutos a las 10:00 de la mañana del Sábado 14 de Junio, titulada “Objetivos Vitales y Felicidad“, extraída de mi primer libro, Camino Al Cambio.

Las XXIV Jornadas Conciencia con Ciencia, son un evento multitudinario que en su última edición en Murcia, en 2012, congregó a más de 1000 personas.

Para inscripciones hacer click aquí.

Categorías:Eventos Etiquetas: ,

La Dificultad Es Tu Mejor Aliada: ¿Querrías Algo Fácil?

¿Querías algo fácil?
¿Querrías que algo fuera fácil?
¿Para qué?

FacilTrata de contestar a esta última pregunta y encontrarás lo que te motiva mucho más que la propia posibilidad de conseguir tu objetivo.
Sí, porque entonces no estás tan alineado/a con tu objetivo como para hacer más de lo que contestas en esa tercera pregunta, para conseguirlo: ergo, condicionas la consecución de tu objetivo al no estar dispuesto/a a hacer más de lo que contestas a esa última pregunta.
Ergo, para ti es más importante no superar la limitación de lo que contestas a esa tercera pregunta que conseguir ese objetivo, cueste lo que cueste.

Esta es tu realidad. O mejor dicho lo que tú has elegido que sea tu realidad. O dicho aún mejor, lo que queda te la realidad tras ponerle tú la limitación que le has impuesto.

¿Te lo habías planteado alguna vez desde este punto de vista?

Pero, en efecto, a dónde conduce el buscar algo fácil?
Desde luego a lo que cualquiera puede conseguir si se propone algo fácil. O simplemente a conseguir cualquier cosa que pueda conseguir cualquiera. Ya que si es fácil, cualquiera, en circunstancias como las tuyas, podría conseguirlo.

Por tanto, lo fácil conduce a lo obvio, a lo ordinario, a lo que todos saben y pueden hacer/ conseguir.

¿Entonces, que te diferencia de los demás? ¿Qué hace que alguien, un cliente, un empleador, una posible pareja, se decante por ti y en lugar de por otros?

Y la conclusión a todo esto es que buscar lo fácil conduce a la mediocridad y lo ordinario de la gran mayoría que ya lo consiguen.
Y si no quieres caer en la mediocridad, será oportuno que inicies a mentalizarte en que las cosas van a ser difíciles.

Ahora, ¿Te quejas de que las cosas están difíciles?
¿Acaso, tras lo dicho, querrías algo fácil?
¿Acaso te conviene que algo sea fácil?

Cuanto más fácil, más tendrás que compartir ese reto con otros tantos (y son muchos) que buscan cosas fáciles. Al final no sé si te va a resultar rentable tanto esfuerzo para buscar lo fácil para luego tenerte que “pelear” con muchos para compartir un trocito de tarta a repartir entre tantos. Quizás esto al final te resulte más difícil y poco rentable que apostar por lo difícil desde partida.

Es curioso como huimos de lo difícil cuando sin embargo lo difícil puede ser nuestro mejor aliado. Maldecimos lo difícil cuando sin embargo lo podríamos agradecer: que las cosas sean difíciles hace que tengas cada vez menos competencia en lo que haces.

Podrías entonces agradecer que las cosas te resulten tan difíciles. Porque si las cosas no fuesen tan difíciles tendrías entonces mucha más competencia de la que tienes. Y no podrías diferenciarte de la masa de tantos mediocres con tanta eficacia como cuando tratas de conseguir metas difíciles.

Porque la excelencia no está reñida con la facilidad, sino que es incompatible con ella. Porque la excelencia se fragua a partir de dónde otros abandonan, lo dejan, y desisten. Porque la excelencia se forja a partir de dónde se termina lo fácil para la mayoría, y otro pocos emprenden el camino de la dificultad.

Por esta razón el camino de la dificultad siempre es menos traficado. Por esta razón eligiendo la excelencia y asumiendo la dificultad que conlleva, encontrarás cada vez menos competencia hacia esa cumbre en la que solo cabe destacar al/la mejor. Por eso el camino de la excelencia siempre tiene menos competencia. Por eso la excelencia siempre es rentable.

Necesitamos retos difíciles para crecer como hombres y profesionales. Porque lo fácil nos conduce a la mediocridad.

Facil DificilSi las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia pero escasas competencias.
Si las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia pero escasa competitividad.
Si las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia y ninguna excelencia.

Y recuerda que siempre encontrarás dos caminos posibles en lo que hagas: el fácil y el excelente. Lo que te vayas encontrando en esos caminos no va a depender tanto de ti, pero escoger uno u otro, eso sí es decisión y responsabilidad tuya.

Ante la dificultad se crecen los hombres. Entre las dificultades se encuentran siempre los mejores.

Por otro lado, “Fácil” es la palabra que esconde la mentira que no queremos ver en cada uno de nosotros. Porque llamamos fácil todo aquello que usamos para esconder nuestra propia incompetencia e ineptitud ante los retos que podríamos/ deberíamos afrontar.

Llamamos fácil aquello que no nos permite ver nuestra necesidad de mejora personal/ profesional.
Llamamos fácil aquello que nos permite evitar los esfuerzos y la incomodidad de realizar cambios útiles.
Llamamos fácil aquello que nos permite permanecer en nuestra holgada comodidad, engañados bajo la falacia de la seguridad de que siempre será holgada, siempre será cómoda, y siempre estará ahí para nosotros solo.

Hasta el día en que nuestra barriga de orgullo y expectativas crezca de manera desmesurada como para de repente darnos cuenta de que ya no es tan cómoda, ha dejado de ser holgada y se ha vuelto estrecha, además de estar compartiéndola con muchos que ansían lo mismo. Entonces será cuando nos daremos cuenta que seremos nosotros quienes habremos cambiado nuestra condición…… obviamente a peor.

Ahora te repito la pregunta: ¿Querías algo fácil?

Donde Encontrar El Camino Al Cambio – Facilidades Para Lograrlo

Hola Debido a las numerosas preguntas recibida sobre dónde encontrar mi libro Camino Al Cambio para comparlo o regalarlo en Navidad,  informo que estamos haciendo todo lo posible con el Editor para abastecer la demanda en tiendas.

En todo caso hay una serie de consejos que puedo facilitar:Camino al Cambio - Roberto Crobu - Portada Miniatura Miniatura

1. EN ESPAÑA Y PARA COMPRAS EN TIENDA
Si lo pides en librería, informa sobre estos datos a tu tienda: ISBN: 13:978-84-686-4239-0  (el ISBN es lo más importante) Título: Camino Al Cambio; Autor: Roberto Crobu, Editor: Bubok. Es conveniente que en la tienda lo busquen en el sistem DILVE (Motor de búsqueda de libros por ISBN).

2. EN ESPAÑA Y COMPRAS POR INTERNET
Conviene comprarlo en este enlace: http://www.bubok.es/libros/229231/Camino-al-cambio por varias razones: si lo compras en papel, tendrás de regalo la posibilidad de bajartelo en E-Book. Los plazos de Entrega son más cortos. Puedes comprar tanto en Papel (y se te enviará a casa) o en E-book (y lo tendrás a menor importe y de manera inmediata). Además, puedes bajarte gratuitamente unas páginas para leerlo y saber si te gusta o no.

3. FACILIDADES SI VIVES EN MURCIA
Puedes contactar directamente via mail a caminoalcambio@caminoalcambio.com y dejar numero de teléfono para que se entregue personalmente.
Y si lo prefieres, gracias a un especial acuerdo con Diego Marin Librero (Tel. 968 242 829), se puede comprar el libro en las 4 tiendas que tiene en la Capital (Centro del Libro, González Palencia, Antaño y Expo-libro). Dispone de Stock actualmente y, en caso de problema, puede llegar el libro al día siguiente.

4. FUERA DE ESPAÑA
Solo se vende en Colombia, Mexico y Argentina a través de la página web que el editor tiene en cada pais. Para ello hab´ra que buscar en Google “Bubok Argentina”, “Bubok Mexico” o “Bubok Colombia”, según el país desde donde se quiere adquirir el libro.

En caso de cualquier duda, ruego me contactes personalmente y me cuentes la incidencia, o bien lo hagas vía mail a:

caminoalcambio@caminoalcambio.com

SINÓPSIS:
Camino al Cambio es una obra en la que se funden enfoques y técnicas de Motivación, Coaching, Recursos Humanos, Liderazgo y Desarrollo Personal orientado a la Consecución de Objetivos y Gestión del Cambio, hábilmente reflejadas, en un cuento sencillo pero profundo, que esconde la esencia de la felicidad en el trabajo y en la vida personal.

Un día Ángel encuentra a Miguel, el que fue su antiguo Jefe y del que ahora ocupa el puesto. La visión de Ángel sobre su trabajo cambiará al escuchar el cuento que Miguel le confía: un cuento en el que el protagonista, trabajando para un simple objetivo, descubre que es la felicidad…”

EL Éxito No Se Logra Al Final De Un Proceso Sino Al Principio: En El Momento De La Decisión

EL Éxito No Se Logra Al Final De Un Proceso Sino Al Principio - En El Momento De La Decisión