Archivo

Posts Tagged ‘Gestión del Tiempo’

Talleres Ejecutivos _100%

Para + Info hacer click en: Talleres Ejecutivos _100%.

Calendario 2015 - Todos Los Talleres Recortada Definitiva

Anuncios

No Tuve El Tiempo = Quise Hacer Otras Cosas

 

PenduloEs curioso el tergiversar de la mente humana que nos lleva en ocasiones a hacernos creer nuestras propias mentiras a través de excusas, falacias, y juegos de palabras que esconden detrás de sí unas realidades lapidarias, duras como puños, que nos resistimos a asumir.

Uno de estos ejemplos es la tan socorrida frase: “no tuve el tiempo”.

Como si el tiempo fuera algo que llevamos en los bolsillos y de repente desaparece.

La verdad es que el tiempo no se puede poseer ya que es el mismo tiempo que nos posee a nosotros y nos consume: el tiempo sucede inexorablemente en una única dirección posible: adelante.

El tiempo ni se gana ni se pierde, ni va más lento ni va más rápido, simplemente ocurre: y lo que se gana o se pierde es la posibilidad de hacer ciertas cosas mientras éste pasa.

Es más, el tiempo en sí no es una entidad tangible. Tampoco es lo que medimos con el reloj. El tiempo es, más bien, el conjunto de acontecimientos y actividades que realizamos en un determinando momento: y siempre se hace algo, aunque sea un simple respirar o dormir.

Por eso tampoco vale decir otra muy frecuente frase “no hice nada” / “no hiciste nada”.  Más bien usaste ese tiempo para hacer ciertas cosas, otras cosas que quizá no cabría esperarse, por muy simples, fútiles o triviales que fueran.

Por esta razón, cuando recurrimos a la frase: “no tuve el tiempo”, realmente lo que queremos decir es que usamos ese tiempo para hacer otras cosas. Y si lo hicimos así, desde luego, al ser nosotros los responsables de nuestras decisiones, tendremos que asumir que lo hicimos por decisión nuestra. Por tanto, decidimos hacer otras cosas en lugar de lo que se esperaba que hiciéramos.

Quizás nos hayamos sentidos “forzados” por los acontecimientos y las situaciones en dar prioridad a otras actividades, pero a fin de cuentas, la decisión habrá sido nuestra, y la responsabilidad de haber cedido ante otros acontecimientos, incluso imponderables, seguirá siendo nuestra en primera persona, tal vez por no haber considerado la eventualidad de esos mismos imponderables.

Así que más vale salir del escondite de la excusa, dar la cara, y afirmar con toda rotundidad que nuestras prioridades eran (y tal vez siguen siendo) otras.

El Tiempo No Es Lo Que Sucede, Sino Lo Que Tú Haces Para Que Suceda

Es curioso que hay épocas de nuestra vida que parece que pasan muy rápidas, y otras que parecen que no se pasan nunca… Parece que en ocasiones el tiempo va más rápido o más lento, pero la realidad es que se trata de una percepción subjetiva ya que los días disponen siempre de 24 horas todos los días.

¿Entonces qué es lo que hace que nuestra percepción cambie?

Son dos los factores que inciden en esta percepción:

1. El número de cosas que hacemos.

2. La profundidad con la sentimos lo que hacemos desde un punto de vista emocional.

RelojCon respecto al número de cosas, cuantas más hacemos, más parece que el tiempo vaya de prisa: la sensación es que el día se pasa rápido y que no tangamos el tiempo de “aburrirnos”. Esto si hablamos de la sensación presente mientras estemos en la tarea. Sin embargo, cuando todo ello se convierte en recuerdo, la gran cantidad de actividades realizadas hace que nos sorprendamos nosotros mismos de haber realizado/ conseguido tantas cosas en tan poco tiempo, y la sensación es de haber vivido muchas experiencias y que la vida no haya pasado tan lentamente como pensábamos cuando vivíamos esas situaciones.

Visto del modo contrario, en las épocas en las que no tenemos recuerdos de haber realizado muchas actividades, tendremos la sensación de que hayan pasado muy deprisa, pese a aburrirnos mientras las vivíamos.

Por tanto, cuantas más cosas hagamos, más parece que llenamos la vida de experiencia y, cuantas menos experiencias distintas y variadas tengamos, más parece que la vida pase de prisa. ¿Por qué?

Básicamente es porque medimos el tiempo en actividades y eventos, cosas que nos suceden y experiencias que tenemos. De hecho, podemos decir que el tiempo no es lo que pasa y se mide con las agujas del reloj, sino el conjunto de actividades y experiencias que nosotros somos capaces de tener y producir durante ese transcurso.

Pero es evidente el revés que puede tener este aspecto: que cuanto más nos afanemos para hacer muchas cosas variadas, más tendremos la sensación de que nos estamos perdiendo algo por el camino y que no estamos viviendo con “Profundidad” lo que hacemos. ¿Cuántas veces, presas por el estrés de hacer muchas cosas, hemos caído en no haber sido capaces de disfrutar de lo que hacíamos? Aquí entra el segundo factor en juego:

La profundidad con la sentimos lo que hacemos desde un punto de vista emocional, parece no tan fácil de conseguir aunque es un ingrediente base esencial para disfrutar de la vida y sentir esa “plenitud” que algunos relacionan tanto con la “felicidad”. ¿Cómo conseguir todo esto?

Desde luego aprendiendo a vivir el presente: dicho así parece una frase vacía, de esas tantas que se leen en libros de auto-ayuda, que quedan bien pero no dicen más. Pero en este post iremos un poco más allá y explicaremos el real significado de “vivir con profundidad el presente”: esto significa afrontar cada actividad del día a día con la consciencia plena de donde estamos, qué estamos haciendo, porque lo hacemos, para qué lo hacemos, ser conscientes de que lo realizamos de la manera más agradable, dentro de lo que cabe en nuestras posibilidades, y ser conscientes a la vez de la intención positiva que nos guía para hacerlo. Siempre que hagamos algo conscientes de todos estos aspectos mientras lo estemos realizando, estaremos viviendo el presente en profundidad.

Para lograrlo es importante que nuestra atención esté centrada en lo que estemos haciendo y que cada vez que notemos que se desvía hacia preocupaciones/ especulaciones del futuro, o rumiaciones/ recuerdos sobre el pasado, (todo ello ajeno a la situación presente), volver a centrar la mente en lo que se esté haciendo y recuperar esa conscienciaen esa intención positiva, como disciplina de pensamiento.

Todo ello significa asumir el control de lo que estemos haciendo, siendo conscientes de que en todo momento estemos realizando algo para conseguir que sucedan ciertas cosas movidas por esa intención positiva.

De esta manera la experiencia vivida cobra profundidad y significado y, pese al número de actividades que hagamos, no tendremos la sensación de que el “tiempo haya pasado” tan rápidamente.

Tras este razonamiento podemos decir que el tiempo finalmente no es lo que simplemente sucede, como si fuera algo alejado y ajeno a nosotros: si así fuera se convertiría en vacío, en tiempo inexistente y ausencia de recuerdos, por tanto en ausencia de tiempo.

El tiempo es más bien el conjunto de todas las cosas que nosotros somos capaces de convertir en recuerdo porque las vivimos con suficiente intensidad y profundidad emocional debido a vivir nuestro presente con atención plena, conscientes de que estamos haciendo algo con una intención positiva orientada a que sucedan ciertas cosas.

Definitivamente, el tiempo no es lo que simplemente sucede, sino el conjunto de actividades que nosotros realizamos con la intención positiva de que las cosas sucedan.

Categorías:MIndfulness Etiquetas: ,

Talleres De Organización Personal, Eficiencia y Gestión del Tiempo

Gracias a un acuerdo establecido con el Ilustre Colegio de Ingenieros en Telecomunicaciones, Roberto Crobu impartirá una serie de talleres de 4 horas de duración, en desarrollo de habilidades distintas, que estarán abiertos a otros colectivos profesionales, previa inscripción.
Se iniciará temas de gestión del tiempo para luego abordar la resolución de problemas, las habilidades de comunicación, y la marca personal.

A continuación se detallan los dos primeros talleres:

TALLER DE ORGANIZACIÓN PERSONAL, EFICIENCIA Y GESTIÓN DEL TIEMPO – I

Grupo 1 – Jueves 20/03/2014 de 16:00 a 20:00Reloj Caracol
Grupo 2 – Viernes 21/03/2014 de 16:00 a 20:00

Ilustre Colegio de Ingenieros en Telecomunicaciones
C/Manresa 1 – 9ºA – 30004 Murcia

PROGRAMA:
1. Fundamentos básicos de la gestión del tiempo: destruyendo mitos y creencias comunes erróneas.
2. Autodisciplina personal: diferencia entre orden y organización y entre firmeza y flexibilidad.
3. Como fijar objetivos: el Método P.A.R.E.M.O.S.®.
4. Como Establecer Prioridades – Primero Lo Primero y el Método ABC para las listas de tareas.
5. La agenda y otros dispositivos/ Aplicaciones electrónicas de ayuda a la gestión del tiempo.

TARIFA:
Colegiados 40€ (+ gastos de gestión)
No Colegiados 60€ (+ gastos de gestión)

Compra aquí tus entradas

TALLER DE ORGANIZACIÓN PERSONAL, EFICIENCIA Y GESTIÓN DEL TIEMPO – II

Grupo 1 – Jueves 27/03/2014 de 16:00 a 20:00Reloj Dali
Grupo 2 – Viernes 28/03/2014 de 16:00 a 20:00

Ilustre Colegio de Ingenieros en Telecomunicaciones
C/Manresa 1 – 9ºA – 30004 Murcia

PROGRAMA:
1. ¿Racionalizar o emocionalizar el tiempo? La percepción subjetiva del tiempo y su componente emocional.
2. ¿Urgente o Importante? El cuadrante de Stephen Covey.
3. El Círculo de Control.
4. ¿Responder o reaccionar? Los ladrones de tiempo.
5. Consejos prácticos para gestionar eficazmente los ladrones de tiempo.
6. Ejercicios Prácticos, Simulaciones y Role Playings
7. Preguntas y Cierre Feed-Back;

TARIFA:
Colegiados 40€ (+ gastos de gestión)
No Colegiados 60€ (+ gastos de gestión)

Compra aquí tus entradas

Categorías:Eventos Etiquetas:

Coaching: El Sentido De Tu Vida No Lo Determina Lo Que Haces, Sino Lo Que Piensas Mientras Lo Haces

 

El Sentido De Tu Vida No Reside En Lo Que Haces Sino En Lo Que Piensas Mientras Lo Haces

En más de una ocasión puede que te hayas sentido ante la imperiosa necesidad de hacer algo orientado a un fin específico.

Puede incluso que si repasas tu agenda de actividades diarias y la analices, acabes por no encontrar hueco temporal alguno entre actividad y actividad.

Si esto te ocurre, sin duda quiere decir que eres una persona muy atareada.

Y puede atribuyas esta gran implicación en tantas actividades como una consecuencia necesaria de tu actividad personal o profesional, y que lo vivas entonces como una obligación “impuesta” por tus circunstancias.

Sin embargo no son tus circunstancias las que determinan tu agenda, sino lo que tu consideras que son tus circunstanciashttp://clicktotweet.com/QpXLo : es decir lo que tú decides priorizar en todo momento, de acuerdo con la importancia que atribuyes a cada cosa.

Por eso, si crees que “te falta tiempo” quizás no es cuestión de “falta de tiempo”: el día dura 24 horas para todos, incluso para ti. http://clicktotweet.com/d9Ii3

La cuestión es más bien de lo que decides hacer con ese tiempo: como tú decides “rellenar” esos vacíos, y lo que tú decides incluir en ese “contenedor” de actividades que realizas cada día, y que es el tiempo que tienes a disposición.

Si eso te puede ayudar, puedes visualizar el tiempo como una bolsa de monedas (por ejemplo 24 monedas de una hora o 96 monedas de un cuarto de hora).

Ahora bien, cada actividad que tú decides realizar a lo largo de tu día, es como si estuvieras comprando el tiempo necesario para realizarla, gastando de esas monedas el equivalente para disponer del tiempo que tu estimes necesario para su realización.

Hasta ahora estamos hablando del por qué hacemos ciertas cosas y rellenamos ese tiempo, pero ¿qué es del para qué?

¿Te has planteado alguna vez para qué haces lo que haces? http://clicktotweet.com/7W04j  ¿Qué sentido último tiene en línea con tu propósito vital? ¿Está  alineado eso con tu propósito vital? ¿Tienes un propósito vital?

Porque lo que da sentido a tu vida no es lo que hagas en todo momento, sino el hecho de que lo que decidas hacer, te acerque más o menos a lo que consideras que es tu propósito vital.

Y todo esto no tiene que ver con las actividades que decidas realizar, sino con lo que piensas acerca de esas actividades, justo en el momento previo y durante su realización.

Si entiendes que las actividades a las que tú has dado prioridad solo son “obligaciones” marcadas por lo que entiendes que son tus circunstancias (es decir lo que piensas que te ha tocado hacer en la vida), puede que existan otras actividades que con más facilidad te puedan acercar a tu propósito vital y que estés dejando de lado.

Entonces ¿Qué es lo que te impide re-establecer la distribución de agenda de una manera más acorde a tus prioridades? http://clicktotweet.com/AQd0f  Contestando a esta respuesta, no te engañes. Hasta ahora hemos demostrado que tú eres el dueño/a de tu tiempo.

En ocasiones tratamos de “rellenar” nuestros huecos temporales con actividades y actividades por realizar, como si eso fuera lo que diera sentido a nuestra vida. http://clicktotweet.com/dAZ91

El lema que seguimos en esas ocasiones suele ser: “cuantas más cosas hago, más habré aprovechado mi tiempo y mi vida”.

¿Pero están esas cosas alineadas con nuestros propósitos vitales?

Hacer por hacer, solo llena nuestros vacíos temporales,  pero no da necesariamente sentido a nuestra vida.    http://clicktotweet.com/XkGbZ

Nuestra vida iniciará a tener un sentido de plenitud cuando, a la hora de realizar las actividades, estaremos teniendo pensamientos relacionados no tanto con lo agradables o desagradables que serán esas actividades, no tanto con su mayor o menor obligatoriedad o necesidad, no tanto sobre otras cosas que nos gustaría realizar en su lugar, sino con lo importante que son esas actividades para acercarnos más a nuestros propósitos vitales.

Por esta razón, para dar sentido a nuestra vida, no es tan importante lo que hagamos, sino lo que estamos pensando acerca de lo que hagamos en ese momento: esto será lo que nos dará información acerca del si estamos bien alineados con nuestros propósitos vitales, o si es conveniente que revisemos nuestras prioridades.

No Se Trata De Optimizar, Sino De Ser Optimista: Lo Primero Es Fruto Del Miedo, Lo Segundo Se Rige En El Amor

Resolver Los Problemas De Gestión Del Tiempo No Tiene Que Ver Con Buscar Como Optimizarlo, Sino Con Vivirlo con Optimismo

La Cuestión No Es Buscar Como Sacar Más Tiempo, Sino Encontrar Aquello Que Tiene Más Sentido

No Se Trata De Sacar Mas Tiempo Para Hacer Las Cosas Sino De Hacer Las Cosas Para Que Ese Tiempo Tenga Sentido