Archive

Posts Tagged ‘Zona de Confort’

La Zona de Confort Es Necesaria: Desmontando Algunas Mentiras Del Coaching

Nadie me puede Motivar, Me Gusta La Zona de Confort, Los Miedos me Protegen, No tengo Creencias Limitantes, y Soy Feliz.

PayasoMuchos conceptos en el ejercicio del Coaching han evolucionado en los últimos años y, los que en principio parecían grandes avances, han demostrado pronto sus limitaciones. Esto nos está llevando a rediseñar un nuevo código del Coaching más ecuánime que ha dejado atrás el brillo superficial de aquellos speakers aparentemente motivadores cuyo discurso carecía de fundamento y no estaba sustentado en un conocimiento de los mecanismos psicológicos y emocionales del ser humano. A continuación detallamos algunos de esos conceptos desmitificados:

1. Se acabó la era de los “Gasolineros”: nadie motiva a nadie. Nadie chuta energía a nadie como si fuera gasolina que le haga funcionar: porque igual la gasolina que me chutan es diesel y yo necesito combustible hibrido porque soy “más limpio” pero corro menos, o porque me tratan de chutar gasolina de fórmula uno o de competición para que mi coche corra más, mientras mi coche necesita Euro 95. Ha quedado atrás el concepto de Leader motivador. Como mucho se puede ser Leader inspirador, pero la evidencia ha demostrado que nadie puede motivar a aquellos que no desean estar motivados o motivarse. Así como se expresa el libro Camino al Cambio (Bubok 2013), la motivación es una decisión personal e intransferible: en la empresa se convierte en una responsabilidad personal que funciona de bisagra entre empresa y empleado; si no estás motivado y no consigues motivarte, es tu responsabilidad y lo que deriva de ello es tan importante como definir si el trabajar desmotivado y no rendir adecuadamente, puede representar en sí mismo un fraude hacia la empresa.

2. La zona de confort es fundamental para el disfrute y la felicidad: la tan denigrada zona de confort no es algo malo en sí. Desde luego lo es si nos encontramos en una situación de malestar de la que deseamos aparentemente salir y no hacemos nada para ello, anclándonos a nuestro malestar. Será entonces que de alguna manera disfrutamos de ese malestar si no queremos abandonarlo. Cuando más disfrutamos de las cosas es cuando podemos parar y contemplarlas, es decir cuando nos sintamos realmente cómodos en ellas. La zona de confort puede confundirse con la rutina. Pero la rutina es importante para recrearse y afianzarse en un hábito hasta integrarlo y automatizarlo: y cuando un proceso se automatiza, se llega a fluir en ello. Y la fluidez es un concepto muy cercano a la felicidad. Otra cosa es que nos aferremos a ese hábito y a esa comodidad a toda costa como para resistirnos a los cambios inevitables de un mundo que evoluciona y que nos pide que evolucionemos en consonancia: en este caso nos quedaremos obsoletos si nos acomodamos.

3. Los miedos no son negativos, sino que nos ayudan a protegernos y a proteger lo que deseamos seguir disfrutando: el miedo, que es la base de la zona de confort, es una emoción adaptativa que nos preserva ante los peligros. No ayuda a proteger lo que hemos logrado para seguir disfrutándolo. Otra cosa es que nos apeguemos a ello como para que su falta nos cuse malestar. El miedo tiene por tanto una utilidad ya que nos ayuda a reflexionar sobre como mantener nuestro bienestar, siempre que sea en dosis comedidas y no nos lleve a la parálisis. Gracias al miedo podemos ser más prudentes cuando las situaciones lo requieren.

4. No existen las creencias limitantes en absoluto: las creencias no es que sean limitantes o potenciadoras en absoluto: las creencias surgen como efecto de procesos psicológicos orientados a ayudarnos a construir un significado de las experiencias que tengamos en la vida. Creamos creencias para dar significado a lo que vivimos. Toda creencia surgió en algún momento para ayudarnos a comprender y clasificar una situación de alguna manera para que pudiéramos convivir con ella o superarla. Es por tanto una creencia positiva, al menos en su intención inicial: otra cosa es que los tiempos cambien y que para adaptarnos a nuevas situaciones, esa creencia inicie a causarnos ciertas dificultades. La cuestión no estará entonces en destruirla o eliminarla o tratarla como una enemiga, sino en transformarla para que nos ayude a integrar los nuevos aprendizajes provenientes de esas nuevas experiencias.

5. Lo que más nos impulsa puede ser nuestra mayor limitación: ojo con eso de dejarse llevar por los valores positivos que a uno más le impulsan. Imaginemos que una persona desee ser speaker o conferenciante y que tiene como valor que le impulsa el reconocimiento. Buscando ese reconocimiento es posible que se auto-imponga un alto nivel de exigencia a la hora de hablar en público como para agradar al mayor número posible de personas. Pero imaginemos que el nivel de exigencia es tan elevado que la persona acabe sintiéndose invadida por la ansiedad y el nerviosismo. ¿Disfrutará esa persona de lo que más le impulsa? ¿Le ayudará esto a esa persona para lograr lo que desea y hacerlo adecuadamente?

6. La felicidad no está al final de un proceso, como consecuencia de obtener uno lo que desea, sino al principio: la felicidad es una decisión personal. Es un principio. Es una actitud que una persona decide tener en la vida. No por tener más dinero, más fama, más amor, más salud seremos necesariamente más felices. Sino que si somos felices con lo que tenemos, no tendremos necesidad de más dinero, más fama, más amor y más salud. Lo que se plantea uno desde la privación, no puede conducirle a algo bueno y beneficioso puesto que desde el subconsciente le reafirma constantemente que no tiene o no posee el objeto de su deseo, y que mientras no lo tenga no estará apaciguado su ánimo.

La Dificultad Es Tu Mejor Aliada: ¿Querrías Algo Fácil?

¿Querías algo fácil?
¿Querrías que algo fuera fácil?
¿Para qué?

FacilTrata de contestar a esta última pregunta y encontrarás lo que te motiva mucho más que la propia posibilidad de conseguir tu objetivo.
Sí, porque entonces no estás tan alineado/a con tu objetivo como para hacer más de lo que contestas en esa tercera pregunta, para conseguirlo: ergo, condicionas la consecución de tu objetivo al no estar dispuesto/a a hacer más de lo que contestas a esa última pregunta.
Ergo, para ti es más importante no superar la limitación de lo que contestas a esa tercera pregunta que conseguir ese objetivo, cueste lo que cueste.

Esta es tu realidad. O mejor dicho lo que tú has elegido que sea tu realidad. O dicho aún mejor, lo que queda te la realidad tras ponerle tú la limitación que le has impuesto.

¿Te lo habías planteado alguna vez desde este punto de vista?

Pero, en efecto, a dónde conduce el buscar algo fácil?
Desde luego a lo que cualquiera puede conseguir si se propone algo fácil. O simplemente a conseguir cualquier cosa que pueda conseguir cualquiera. Ya que si es fácil, cualquiera, en circunstancias como las tuyas, podría conseguirlo.

Por tanto, lo fácil conduce a lo obvio, a lo ordinario, a lo que todos saben y pueden hacer/ conseguir.

¿Entonces, que te diferencia de los demás? ¿Qué hace que alguien, un cliente, un empleador, una posible pareja, se decante por ti y en lugar de por otros?

Y la conclusión a todo esto es que buscar lo fácil conduce a la mediocridad y lo ordinario de la gran mayoría que ya lo consiguen.
Y si no quieres caer en la mediocridad, será oportuno que inicies a mentalizarte en que las cosas van a ser difíciles.

Ahora, ¿Te quejas de que las cosas están difíciles?
¿Acaso, tras lo dicho, querrías algo fácil?
¿Acaso te conviene que algo sea fácil?

Cuanto más fácil, más tendrás que compartir ese reto con otros tantos (y son muchos) que buscan cosas fáciles. Al final no sé si te va a resultar rentable tanto esfuerzo para buscar lo fácil para luego tenerte que “pelear” con muchos para compartir un trocito de tarta a repartir entre tantos. Quizás esto al final te resulte más difícil y poco rentable que apostar por lo difícil desde partida.

Es curioso como huimos de lo difícil cuando sin embargo lo difícil puede ser nuestro mejor aliado. Maldecimos lo difícil cuando sin embargo lo podríamos agradecer: que las cosas sean difíciles hace que tengas cada vez menos competencia en lo que haces.

Podrías entonces agradecer que las cosas te resulten tan difíciles. Porque si las cosas no fuesen tan difíciles tendrías entonces mucha más competencia de la que tienes. Y no podrías diferenciarte de la masa de tantos mediocres con tanta eficacia como cuando tratas de conseguir metas difíciles.

Porque la excelencia no está reñida con la facilidad, sino que es incompatible con ella. Porque la excelencia se fragua a partir de dónde otros abandonan, lo dejan, y desisten. Porque la excelencia se forja a partir de dónde se termina lo fácil para la mayoría, y otro pocos emprenden el camino de la dificultad.

Por esta razón el camino de la dificultad siempre es menos traficado. Por esta razón eligiendo la excelencia y asumiendo la dificultad que conlleva, encontrarás cada vez menos competencia hacia esa cumbre en la que solo cabe destacar al/la mejor. Por eso el camino de la excelencia siempre tiene menos competencia. Por eso la excelencia siempre es rentable.

Necesitamos retos difíciles para crecer como hombres y profesionales. Porque lo fácil nos conduce a la mediocridad.

Facil DificilSi las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia pero escasas competencias.
Si las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia pero escasa competitividad.
Si las cosas no fueran difíciles, tendríamos mucha más competencia y ninguna excelencia.

Y recuerda que siempre encontrarás dos caminos posibles en lo que hagas: el fácil y el excelente. Lo que te vayas encontrando en esos caminos no va a depender tanto de ti, pero escoger uno u otro, eso sí es decisión y responsabilidad tuya.

Ante la dificultad se crecen los hombres. Entre las dificultades se encuentran siempre los mejores.

Por otro lado, “Fácil” es la palabra que esconde la mentira que no queremos ver en cada uno de nosotros. Porque llamamos fácil todo aquello que usamos para esconder nuestra propia incompetencia e ineptitud ante los retos que podríamos/ deberíamos afrontar.

Llamamos fácil aquello que no nos permite ver nuestra necesidad de mejora personal/ profesional.
Llamamos fácil aquello que nos permite evitar los esfuerzos y la incomodidad de realizar cambios útiles.
Llamamos fácil aquello que nos permite permanecer en nuestra holgada comodidad, engañados bajo la falacia de la seguridad de que siempre será holgada, siempre será cómoda, y siempre estará ahí para nosotros solo.

Hasta el día en que nuestra barriga de orgullo y expectativas crezca de manera desmesurada como para de repente darnos cuenta de que ya no es tan cómoda, ha dejado de ser holgada y se ha vuelto estrecha, además de estar compartiéndola con muchos que ansían lo mismo. Entonces será cuando nos daremos cuenta que seremos nosotros quienes habremos cambiado nuestra condición…… obviamente a peor.

Ahora te repito la pregunta: ¿Querías algo fácil?

¿De Qué Necesitas Estar Entretenido/a? – Como Bajar Tu Autoestima Buscando Entretenimiento –

 

mandosEs curioso que lo que llaman “Entretenimiento”, no es más que algo que el ser humano se ha inventado y que cumple la principal función de “Distraernos” de nuestras cadenas de pensamientos(Twittealo)

De hecho, “entretenimiento” tiene su término opuesto con “aburrimiento”, como si el no hacer nada o hacer más veces de lo mismo, llevara al aburrimiento.  ¿Y qué va a ser de aquellos momentos en los que la falta de actividades y distracciones nos permite conectar con nuestra consciencia más profunda para saber quienes somos realmente?

Como si necesitásemos de alguna manera alejarnos de nuestros mismos pensamientos.

Y me pregunto yo: ¿Para qué necesitamos estar alejados de nuestros pensamientos? ¿Por qué muchas personas sienten esa necesidad de no prestar atención a lo que piensan? ¿Qué perseguimos haciendo esto? ¿Qué obtenemos a cambio?

Haciendo esto es como si asumiéramos que hay una parte de nosotros que no queremos, que no deseamos, de la que queremos estar lejos…

¿No estaremos renegando y rechazando así a nosotros mismos (o al menos una parte de nosotros mismos)?

¿Hasta tal punto no nos gustamos  a nosotros mismos, como para no querer ver y mirar hacia dentro?

¿No estaremos huyendo de nuestra propia naturaleza? 

Y si esto fuera así, ¿es esto un hábito saludable para nuestro equilibrio psico-fisico-emocional?

“Por favor, distraedme de estas reflexiones porque acabo de descubrir que yo mismo (o una parte de mi, aquella que piensa) soy el peor enemigo de mi mismo”. (Twittealo)

¡Qué bárbara auto-destrucción del YO estamos poniendo en marcha con tratar de rechazar o ignorar una parte de nosotros!

Curioso, pero toda nuestra sociedad, gira alrededor del “Entretenimiento”: Cines, Teatros, Libros, Televisión, Discotecas, Pubs, Clubes , Conciertos, Ciudades de Vacaciones, Parques Temáticos, son todos conceptos relacionados con el “Entretenimiento”.

Con todo esto me pregunto también: ¿Qué necesidad del ser humano se esconde tras el hecho de buscar estar entretenido? (Twittealo)

Y llego a la conclusión que no es cuestión de aburrimiento, sino de que ante el silencio exterior, el ruido interior toma el protagonismo, llevandonos a la toma de conciencia de que no sabemos mucho sobre nosotros mismos (Twittealo): que somos principalmente ignorantes acerca de casi todo y que la gran mayoría de los conocimientos que adquirimos y de las creencias que decidimos seguir, no nos sirven de mucho, y que incluso, muchas de llas (aquellas generalmente menos flexibles y más arraigadas), incluso son contraproducentes, no hacen daño y nos hacen enfermar..

El entretenimiento no es más que un medio para poner en marcha de una manera fácil un mecanismo de defensa de nuestra propia autoestima.(Twittealo)  El Autoestima trata de defenderse del  miedo al sentirnos desamparados por la magnitud de la vida y la limitación en la que nosotros mismos nos encerramos con nuestra ignarancia enquistada en la “zona de comodidad” del “dame lo más fácil”. Y por eso busca entretenimiento: para no pensar. (Twittealo)

El entretenimiento es una experiencia personal que se basa en buscar fuera de nosotros mismos algo que nos proporcione una satisfacción efímera e nunca suficiente, capaz de compensar lo que no somos capaces de encontrar dentro de nosotros mismos: (Twittealo) en ocasiones porque no recibimos educación para siquiera buscarlo, y en otras porque es más fácil la inmediatez y comodidad del mundo material antes que la profundidad del del propio mundo interior.

Y no nos damos cuenta que el mismo pensamiento que subyace esa acción de buscar “entretenimiento”, es lo que nos hunde más en nuestra propia falta de autoestima, y que finalmente nos hace enfermar, fisica, mental o emocionalmente.

¿Cómo podemos creer en lo que viene desde fuera, como más merecedor de nuestro respeto y atención, si por otro lado no somos capaces de creer primero en nosotros mismos? (Twittealo)

Motivación: ¿Estás Realmente Dispuesto/a a Averiguar Si Será Como Crees Que Será?

Estas Realmente Dispuesto A Averiguar Si Sera Como Crees Que Sera

Es curioso como a veces nos negamos a hacer algo incómodo para nosotros bajo la justificación preventiva de que ya sabemos cómo acabará, y esgrimiendo el argumento  tan socorrido y gastado de “No Vale La Pena”, o “No Conviene”, o “No Compensa”.

En estos casos es muy importante valorar la situación de partida: ¿Cómo nos sentimos ante la situación actual de la que estamos partiendo? ¿Es eso lo que queremos para nosotros? Y sobretodo ¿Es eso lo que queremos seguir manteniendo para nosotros en el futuro?

Si la respuesta a esta última pregunta es SI, perfecto, adelante con la posibilidad de seguir manteniendo la situación actual.

Pero si la respuesta es NO, cabe hacerse una pregunta más ¿De qué otras opciones alternativas dispongo para salir o alejarme de esta situación presente que no deseo para el futuro? ¿Dispongo de esas alternativas? ¿Son alternativas más válidas o más “convenientes” que esa primera oportunidad que valoré previamente que “No Vale La Pena”?

Bien si la respuesta es SI, adelante con elegir la alternativa más conveniente y actuar para concretarla en resultados útiles para nosotros.

Pero si la respuesta es NO (y muchas veces lo es), es importante que reflexionemos sobre lo limitante que está siendo esa creencia de “No Vale La Pena”, ya que nos impide salir de donde queremos salir y buscar nuevos escenarios útiles.

En estos últimos casos el “No Vale La Pena” no es otra cosa que una excusa para no hacerlo, en una situación en la que es preciso hacer algo diferente para conseguir resultados que necesitamos sean diferentes. http://clicktotweet.com/6Od5m

Es como cuando decimos que no vamos en busca de un tesoro porque corremos el riesgo que ese tesoro no esté.

Lo que no nos decimos a nosotros mismos, es la siguiente parte del cuento que permanece oculta bajo nuestras falacias y falsas creencias que anticipan un futuro que todavía no está aquí y cuyos imponderables pueden influir para que el resultado pueda ser variado: “el resultado negativo ya lo tienes con no hacer nada, (http://clicktotweet.com/Dy4lz pero si no lo intentarás, no lo sabrás: no podrás averiguar si es realmente como tú crees”. (http://clicktotweet.com/scf31)

Es importante que averigüemos en esta situación que es lo que nos impide actuar: ¿Qué es lo que tememos perder con intentarlo? ¿Qué es lo que tememos encontrar que no nos gustaría encontrar? ¿Cómo podemos hacer para no perder lo que tememos perder? O ¿Qué otra cosa podríamos ganar que sea más valiosa de lo que perderíamos? (no olvidemos que toda adquisición o experiencia en la vida tiene un precio que tenemos que pagar por ella (http://clicktotweet.com/eBcor) : algunas experiencias vitales nos salen muy caras y otrasmás baratas, pero lo importante para nosotros no es el precio que tengamos que pagar por ellas, sino tenr claro cuáles son las más útiles). http://clicktotweet.com/4Hs4e  ¿Qué utilidad puede tener para nosotros esa nueva ganancia? ¿Estamos entonces dispuestos a intentarlo ahora?

“Mal” que vaya siempre quedará el aprendizaje útil de la experiencia: ese intangible que no tiene precio y marca la diferencia entre el ganador por suerte y el Ganador por profesión. http://clicktotweet.com/Y28M9

Bajo este nuevo encuadre es importante cuestionarnos en todo caso: ¿Y que es entonces de la experiencia? ¿Del camino y de todo lo añadido que podemos encontrar de útil mientras lo buscamos?

Un gran empresario camino al éxito tuvo que declararse en quiebra 3 veces en su oficio, antes de conseguir un éxito mayor en otro oficio que aprendió gracias a las 3 experiencias de quiebra tan  valiosas y tremendamente necesarias para conseguirlo.

Toda etapa o experiencia, sea buena o sea mala en la vida, es un peldaño de una escalera que quizás no seamos capaces de ver hacia dónde no lleva, pero es necesario para subir al peldaño siguiente.  http://clicktotweet.com/66Cb_

Todos sabemos que lo importante del “Camino a Santiago” no es llegar a Santiago, sino disfrutar del recorrido… http://clicktotweet.com/3D0bp

¿Por qué no estamos dispuestos a hacer lo mismo en este caso?

Vaya como vaya, independientemente del resultado, es posible que el camino nos brinde de oportunidades inesperadas que pueden incluso ser más valiosas que el mero hecho de conseguir la meta.

¿Qué Es Lo Que Te Mueve Hacia Lo Desconocido? ¿Y Qué Es Lo Que Te Frena Ante Los Cambios?

Que te mueve hacia los desconocido y que te frena hacia los cambios

 

Curioso, muy curioso.

Las personas por un lado afrontamos lo desconocido con ilusión, pero somos a la vez capaces de frenarnos ante los cambios.

Lo que parece una incoherencia en principio, esconde mecanismos psicológicos muy marcados y claramente adaptativos.

Primero, no es que haya personas que les gusten los cambios y otras que no, sino que hay personas que gestionan de distinta manera el cambio.

En general todos tendemos a producir cambio cuando ciertas situaciones sobrepasan el umbral de aburrimiento. Pero el umbral de aburrimiento cambia de persona en persona. Por eso hay personas que buscan los cambios con más frecuencia que otras.

Pero en general, incluso a “los culos de mal asiento” pueden en ocasiones sentarles mal los cambios.

La razón es que a nadie le gusta un cambio que no haya podido elegir o cuyos términos, tiempos, modalidades y condiciones no puede controlar o decidir.

Por eso, la principal razón que nos lleva a afrontar cambios y movernos hacia lo desconocido con mayor o menor ilusión, no reside en el cambio en sí o en sus condiciones coyunturales y materiales, sino en la percepción de control que una persona pueda tener de ese cambio.

A mayor percepción de control, más ilusión. A menor percepción corresponderá menos ilusión o incluso frustración.

Pero el cambio no tiene que ver solo con el destino hacia el que una persona de dirige, sino, también con el presente que tiene que abandonar.

Cuando una situación presente no supone estimulo alguno, o incluso es motivo de frustración, el cambio, y por tanto el abandono de la condición presente, será mucho más dinámico y voluntario por parte de la persona.

El problema pero surge cuando esa misma situación, incluso en la mediocridad que pueda suponer para la persona, satisface por otro lado aquellas necesidades básicas que permiten a la persona vivir con cierta tranquilidad y comodidad.

Ahí es cuando la persona, asentada en su propia “zona de confort”, percibe por un lado la ilusión y el deseo de cambiar pero, por el otro, el miedo a tener que abandonar una situación con la que en cierta medida se conforma.

Es en esos momentos que la persona se debate entre dar el paso o quedarse quieta.

Estos bloqueos pueden superarse en unos casos identificando las creencias limitantes que impiden a la persona actuar y,  en otros casos identificando aquellas expectativas también limitantes que pueden envolver a la persona en un espejismo ilusorio que le hace ver lo que persigue como un éxito seguro y le impide contemplar otras posibilidades alternativas más eficaces.

La Seguridad En Uno Mismo Es Esa Cualidad Que, Cuando Abunda Superando Un Límite, Se Convierte En Zona De Confort

La Seguridad Es Esa Cualidad Que Cuando Abunda Superando Un Limite Se Convierte En Zona De Confort

En ocasiones nos sentimos tan seguros de nosotros mismos que esa seguridad, ante que ser nuestro mejor aliado, se convierte en nuestro peor enemigo. Así es como afrontamos los retos con esa “suficiencia” que no nos permite concentrarnos para expresar nuestro mejor potencial.

Esta actitud se manifiesta a nivel cognitivo en su máxima consecuencia con esa “rigidez mental” de aquellas personas incapaces de considerar o contemplar pensamientos, ideas o creencias diferentes de las suyas, como igualmente válidas o aceptables.

Estas personas, que habitualmente llamamos Defensores del “Pensamiento Único”, suelen mostrar gran dificultad de adaptacion a los cambios, negación ante las necesidades de cambio, y manifestar exteriormente emociones como la frustración, la rabia o el enfado.

Suelen quejarse a menudo de todo lo que no se adecua a su línea de pensamiento, y sus comportamientos son de tipo impositivo (usan la coacción o su forma más sutil,  la manipulación, y en ocasiones la agresividad si se sienten atacadas), evitan personas, situaciones y circunstancias relacionadas con pensamientos distintos, y suelen mantenerse a la defensiva, negando o rechazando todo lo que no se conforma con sus creencias.

Al final, estas personas acaban prisioneras de sus propios jucios y pensamientos con el fin de mantener una cierta seguridad y establidad en sus estructuras de creencias, y valores.

Negando lo ajeno y diferente, se instalan en una mediocre conformidad consigo mismos: una comodidad en la que niegan también la posibilidad de cualquier aprendizaje sustancial  y crecimiento personal.